Sociedad

IDEAS DE IZQUIERDA

A 20 años de “Remembranzas”: Samurai X o la cicatriz como obra maestra de la animación

El manga creado por Nobuhiro Watsuki, y presentado en la reconocida revista Shonen Jump en 1994, tuvo su adaptación como OVA en 1999 bajo la dirección de Kazuhiro Fuharashi en 1999, convirtiéndose en una de las más aclamadas producciones de culto, por parte los miles de seguidores del anime, mostrando el periodo más oscuro y sombrío del espadachín Kenshin Himura, conocido también como "Battousai el destajador".

Domingo 10 de febrero

Niño ¿tu nombre?

Shinta (corazón grande)

Un nombre muy débil para un guerrero

De ahora en adelante tu nombre será Kenshin (corazón de espada)

¿Ken…Shin?

Te daré un regalo muy preciado (1)

Nostalgia

La animación japonesa viene dando pasos agigantados, y con el transcurso del tiempo, ha conseguido convertirse en un nicho para miles de seguidores en todo el mundo, quienes día a día siguen periódicamente las tramas de un sin número de series que circulan, a través de distintas plataformas.

Sin embargo, antes de que plataformas como Crunchyroll o Netflix, consiguieran hacerse de una gran parrilla de animación para distribuir, o directamente crear sus propias producciones, el Anime, se expandía en un submundo que hasta ese entonces, pertenecía a un grupo reducido de fanáticos, que seguían algunas de sus series favoritas por medio de la televisión, o directamente a través de tiendas especializadas, en la distribución de series que normalmente no llegaban a través de medios masivos. Basta recordar aquellos video club, o tiendas hechas para la venta o arriendo de VHS, en las que uno podía conseguir los denominados OVAS (Original Video Animation), producciones que por su extensión y temáticas generalmente bajo la censura, hacían imposible su distribución a través de medios convencionales (2)

De ahí podemos encontrar algunos clásicos como Devilman, Furi Curi, The Hakkenden, o un gran éxito como Tenchi Muyo, serie transmitida por la televisión local a comienzos del 2000, entre otras. Y es en este listado de clásicos, que podemos encontrar una de las quizás más recordadas animaciones de la que tenga memoria los amantes de la animación japonesa “Rurouni Kenshin: Meiji Kenkaku Romantan: Tsuioku Hen”, o más conocida en Latinoamérica como “Samurai X: Reminiscencias”, que durante este mes cumple ya 20 años desde su estreno en Japón.

El OVA dividido en 2 partes en el país nipón, y en cuatro partes en el resto de los países “Trust” y “Betrayal”, cuenta la historia del vagabundo Kenshin Himura, quien también tuvo su serie durante el año 96. Sin embargo, en esta ocasión la cinta, muestra la parte más oscura y sanguinaria de su vida, su historia como “Hittokiri Battousai”(Battousai el destajador), y cuál es el origen de su cicatriz en forma de cruz.

¿De qué trata el OVA de Rurouni Kenshin?

La animación de la obra creada por Nobuhiro Watsuki, comprende los capítulos 165 al 179 del manga, siendo dirigida por Kazuhiro Furuhashi (Cazador X, Gundam Unicorn), y en esta se retrata la vida de Shinta, un niño vendido por sus padres, junto a un grupo de esclavos y prostitutas, quienes son emboscados por un puñado de ladrones, siendo asesinados. Sin embargo, por las casualidades del destino en su camino se encontrará con Seijuro Hiko, maestro de la suprema técnica de la espada “Hiten Mitsurigi Ryu”, quien le salvará dando un giro a su vida, entre ellos su cambio de nombre, el de Shinta (corazón grande) por el de Kenshin (corazón de espada).

De aquí en adelante se nos mostrará la vida de Kenshin dentro del Bakumatsu periodo transicional de la era del Shogunato Tokugawa (feudalismo) a la era del gobierno del emperador Meiji (monárquico burgués), comprendidos entre los años 1853 y 1867 (3), en los cuales ocurren una serie de batallas por el levantamiento de un nuevo periodo, en la búsqueda de acabar con la opresión hacia miles de campesinos, artesanos y sectores populares, que viven bajo el yugo de los poderosos, aunque no sin la contradicción del establecimiento de un nuevo gobierno quizás aún más corrupto y cruel que el anterior, el de los oligarcas y capitalistas.

Es así como Kenshin blandirá su espada con patriota reformista de Choshu, una facción al interior del partido Ishinshishi (restauradores), conformado por daymos sublevados, principalmente de la provincia ya mencionada anteriormente y de Satsuma, junto con el apoyo de samuráis y campesinos críticos del gobierno Tokugawa, frente al injerencismo imperialista y colonial principalmente de Estados Unidos, donde la dirección política del país les dividirán en conservadores y radicales. Y como también aparecerán personajes centrales de la historia de Japón como el líder de la facción Choshu, Kogoro Katsura, o el líder del Kihetai (milicia irregular), Shinsaku Takasugi (4).

En el caso de Kenshin, el paso a esta nueva era, de la cual guarda una gran esperanza traerá consigo ríos de sangre, y muertes frenéticas sin descanso, donde incluso sus sentimientos estarán en juego en medio de momentos tumultuosos del Japón, cruzado por guerras y batallas sin precedentes poniendo a prueba sus ideales como un joven asesino.

Contexto en el que transcurre el anime

Como señalé anteriormente, el OVA de Rurouni Kenshin se encuentra situado en el periodo del Bakufu, especialmente en 1864, donde se venían desarrollando una serie de batallas entre adeptos al gobierno del shogunato, y abolicionistas patriotas, dentro del periodo Edo, realizándose las acciones de la obra principalmente en las ciudades de Tokio y Kyoto. Las guerras Boshin entre 1868 y 1869, que significó la abdicación del shogun Tokugawa Yoshinobu o la rebelión de Satsuma en 1877, se desarrollarán con posterioridad, en el marco de un proceso ascendente de modernización occidental que comienza el año 1858, luego de llegada de Commodoro Perry, quien obliga al gobierno japonés, a generar una política de apertura comercial, impuesta por el imperialismo norteamericano, que lleva al shogun finalmente a capitular (5).

Es en medio de esta crisis política que vemos que importantes reflexiones políticas y militantes serán el gran condimento de esta magna obra, donde los ideales, las miserias y esperanzas del pueblo japonés se trastocarán con hechos trascendentales que mercarán la vida de la sociedad en su conjunto y donde una serie de personajes de la denominada restauración Meiji, irán apareciendo en el transcurso de la historia, entrecruzado por una profunda historia de amor y venganza.

Algunos de ellos serán claro está, el protagonista Kenshin Himura, inspirado en uno de los cuatro legendario hitokiri, Kawakami Gensai, o Hajime Saito, capitán de la tercera tropa del Shinsengumi (centinelas o policía del shogunato).

Elementos técnicos: Animación y banda sonora

Sin duda, uno de los componentes más deslumbrantes en “Remembranzas”, es la animación del OVA a cargo de artistas como Masami Hagiwara (Slam Dunk, Dr. Slump), o Toshimitsu Kobayashi (Ayakashi Horror Story, The Hakkenden), visualizándose impresionantes escenas de combate a la par de impresionantes paisajes y secuencias metafóricas, que le dan una potencialidad única de madurez a la obra, donde secuencias atribuibles a la pena, el enojo o la confusión, se expresan de manera magistral.

A su vez, la banda sonora a cargo de Taku Iwasai (Tengen Toppa Gurren-Lagann), es sencillamente hermosa y espectacular, donde composiciones como KO.TO.WA.RI (Memorias), retumban hasta el final del último de los fragmentos, en un incesante número de escenas que no podrían llegar a su máximo esplendor, sin la sensibilidad musical que carga consigo cada momento.

El OVA como fino fomato de la animación oriental

A 20 años de su estreno, el OVA “Remembranzas” logró instalarse como una de las obras estandarte de la animación japonesa, pudiendo incluso conseguir lo que pocos proyectos tan ambiciosos como este han logrado, la adaptación de un fragmento exterior a la serie, con consistencia y vitalidad propia, y de una madurez incalculable.

La historia de Kenshin, o Battousai el destajador, a través de las guerras y la carnicería imperialista en el Japón de mediados del siglo XIX, es de un valor prácticamente único, en el cual combina elementos históricos de la Revolución Meiji, y el ocaso de un feudalismo decadente que se desmorona. La consecución de personajes en escena a través de increíbles combates, a la par de componentes artísticos y técnicos de primer nivel, como la banda sonora y la animación, hacen de las casi dos horas que dura esta serie, una obra hipnótica, y atrapante hasta la yugular.

La cantidad de metáforas y reflexiones profundas, hablan de los sueños, y la necesidad de comprometerse por una nueva era en que los más débiles y desposeídos puedan librarse de la tiranía de los oligarcas y señores feudales, que hacen y deshacen con sus vidas. Una era que por cierto no se desploma por sí sola, y ese es el gran dilema de Kenshin, quien es empujado por una época, y portando en sus manos la más formidable técnica de todas, el “Hiten Mitsurugi Ryu”. Sin embargo la violencia en este camino le será algo inminente e impostergable, y un amor marcado por el pasado, como una herida abierta que no cierra.

Estos son sólo uno de los tantos aspectos formidables que encierra “Rurouni Kenshin: Tsuiokuhen”, una obra que hasta el día de hoy, es recordada como una de las más fascinantes piezas logradas en el anime, con un eco épico que reverbera hasta el día de hoy en sus antiguos y nuevos seguidores, condesados en quizás la más desgarradora palabra, “KO.TO.WA.RI”

Bakumatsu...
En Kyoto, hubo un reformista conocido como Hitokiri Battousai, con su espada mataba como si fuera un demonio. Pero después de llegar la nueva era Meiji, al final de todo el caos, él desapareció entre toda la gente...

1.- Fragmento extraído del OVA Rurouni Kenshin: Kenkaku Romantan: Tsuiokuhen

2.-Según ciertos conocedores del Anime, el primer OVA, correspondería a “Dallos” de 1983, dirigida por Mamoru Oshii (Patlabor, Ghost in the Shell), siendo la primera producción de anime lanzada específicamente para cinta de video.

3.-La restauración Meiji se conoce como al periodo de reformas impulsado por el emperador de Japón Meiji Tenno, quien toma el poder, luego de más de 300 años de un fuerte dominio del Shogunato, encarnado en sus últimos años por Tokugawa Yoshinobu, quien abdica. Se reconoce a este periodo, como el proceso de occidentalización y apertura comercial llevado por Japón, el cual fue impuesto a través el plan conolizador del imperialismo norteamericano, conocido como el “Tratado de Harris”.

4.-El Ishinshishi, se constituía principalmente por daimyos rebeldes, o señoríos molestos con la política del Shogun frente a la colonización occidental. De ahí se pueden reconocer distintas fracciones, entre ellos Choshu liderados por Kogoro Katsura.

5.-Durante el periodo de transición conocido como Bakumatsu, y años posteriores, se libran importantes batallas en Japón, llevando a consolidar el imperio monárquico constitucional impulsado por el emperador Meiji. Este proceso generó el levantamiento de una casta oligárquica ascendente, que comienza a asentarse en el gobierno. Una de las figuras más reconocidas, es la del Primer Ministro japonés, Toshimichi Okubo.






Temas relacionados

Animé   /   Samurai   /   Sociedad   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO