Juventud

Congreso de Federación U de Chile

A las y los compañeros militantes del Vamos Construyendo y a la izquierda crítica de la actual conducción de la FECh

Hace unos días la organización política de la Universidad de Chile "Vamos Construyendo", que actualmente ocupan la vicepresidencia de la FECH, anunció su retiro del proceso de CONGRESO FECH. Desde VENCER les escribimos esta carta pública.

Vencer

Universidad de Chile

Viernes 5 de octubre | 12:15

A las y los compañeros militantes del Vamos Construyendo y a la izquierda crítica de la actual conducción de la FECh:

Queremos comenzar por manifestar que compartimos que el actual proceso de Congreso de Federación carece de participación, lo que abre el peligro de que el resultado sea aún menos beneficioso para la democracia estudiantil, y termine fortaleciendo a la FECh pero como un aparato burocrático cada vez más alejado de las bases y de las luchas que nos proponemos dar en unidad con otros sectores. 

La crisis política abierta desde la destitución de Alfonso Mohor puso en evidencia que la actual estructura federativa no cumple con los objetivos de ser una herramienta efectiva para la transformación social, ni es capaz de canalizar los intereses de los miles de estudiantes que la componen. Como se ha visto durante todo este año, la FECh no se ha hecho parte de movilizar por la conquista de un sistema de educación pública gratuito y de extensión nacional, ni tampoco fue un actor durante la movilización feminista. 

Hoy, en un contexto de futuras movilizaciones como el 24 No + AFP o el 8 de Noviembre el Paro Nacional de la CUT, y en la actual coyuntura de despidos de miles de trabajadores a nivel nacional, así como paralizaciones de profesores, la FECh no ha jugado un rol para unir estas luchas y potenciarlas a través de ella, buscando unificar a las y los estudiantes con otros sectores. Cuestión que por lo demás, ha sido planteada más de una vez en las síntesis de nuestras asambleas al momento de discutir la estrategia a seguir para la conquista de nuestras demandas, pero sin ser tomado por la dirección política de la federación. 

Una crisis que no es coyuntural

Desde el 2011 hasta la fecha, la federación ha sido conducida por las mismas organizaciones que hoy componen el Frente Amplio. La baja participación y convocatoria de nuestra Federación no se explica por la "apatía" de nuestras compañeras y compañeros, sino que es la estrategia de incidencia parlamentaria, de presión por hitos, la que coloca a las y los estudiantes como un sujeto pasivo, una base de maniobra que se moviliza puntualmente y luego vuelve a la rutina universitaria. En definitiva, estudiantes que no son protagonistas de la política y que se convirtieron en actores secundarios de las negociaciones entre dirigentes.

Hoy, cuando el Frente Amplio nos señala que la participación es un dato accesorio y que lo importante del Congreso FECh es marcar un hito para relegitimar la Federación, renuncian a la pelea por revitalizar al movimiento estudiantil como un actor político nacional. Sabemos que lo que esta detrás de eso es que buscan que la instancia sirva para resolver las disputas políticas de su coalición y consagrar un modelo de Federación acorde a su estrategia política: la reedición de la política noventista de los consensos con la Nueva Mayoría, a través de la incidencia parlamentaria y el lobby. 

Y entonces, ¿a qué Congreso apostar?

El movimiento estudiantil chileno dio una de las movilizaciones más combativas de Latinoamérica en la lucha por la educación gratuita. Nuestra Federación debe, por principio, colocar la confianza en nuestras propias fuerzas, integrando métodos de democracia directa a su orgánica, con los que nos preparemos para momentos más álgidos. 

Te te puede interesar: Una fech anticapitalista para los combates del presente

Nosotros sostuvimos en nuestras asambleas y Plenos de Federación que no podía ser el mismo Pleno FECh, cuestionado desde las últimas elecciones, el que llevase adelante el proceso congresal, sino que este debía disolverse y procederse a elegir delegados y delegadas mandatadas y revocables por cada asamblea de carrera, que llevaran adelante un proceso de discusión amplia en la Universidad; y donde estos congresales, debían elegirse previo al comienzo del proceso congresal. Sin embargo, pese a que advertimos que de no ser así los resultados serían los que ustedes constatan en su comunicado, ustedes como Vamos Construyendo se negaron a esto y votaron junto al Frente Amplio la actual metodología del congreso FECh.

Más allá de estas diferencias, pensamos que hoy renunciar a disputar el Congreso FECh es entregarle al Frente Amplio el desarrollo político de este proceso y, por tanto, subordinarse a que se siga sosteniendo la misma estrategia que por años nos ha condenado al desgaste y el estancamiento. Es simplemente, resignarnos a que diseñen una federación acorde a sus intereses; como por ejemplo, cerrar la mesa de Federación, limitando el derecho a la libertad de tendencias políticas que se hagan un contrapeso en la conducción de la FECh.

Hoy ustedes como Vamos Construyendo cuentan con una significativa cantidad de posiciones políticas, que puestas en movimiento podrían significar que este Congreso FECh sea distinto: la Vicepresidencia FECh, segunda vocería política de la Federación, dirigen diferentes Centros de Estudiantes y un número considerable de concejerías FECh. Si ustedes se restan unilateralmente ¿qué pasará con todos los compañeros y compañeras que les votaron? ¿pudieron discutir las y los estudiantes de FACSo si querían o no desligarse del Congreso de Federación?

Por el contrario, desde Vencer pensamos que podemos hacer un contrapeso a las posiciones que se expresan desde el Frente Amplio, que se traducen en querer realizar un Congreso FECh donde el único objetivo es superficialmente entregar legitimidad la Federación, para seguir colocando bajo la alfombra los verdaderos problemas de conducción política que nos han llevado a una situación de estancamiento y de alejamiento de las compañeras y compañeros de base de su propia Federación. Por eso es que a través de esta carta les proponemos que juntos y juntas desbordemos el actual Congreso de Federación.

Si nos jugamos por realizar asambleas de carrera y generación en todas las Facultades en las que estamos, denunciando el actual carácter del congreso, eligiendo delegados de base y haciendo un llamado a todas las organizaciones de izquierda críticos a la actual conducción de la FECh a que se sumen, podemos generar una disputa real a la conducción del Frente Amplio en el proceso. Les hacemos este llamado porque creemos que lo que está en juego es la continuidad de una conducción y una estrategia infertil para el movimiento estudiantil, cuando el gobierno de Piñera sigue pasando sus ataques a trabajadores, mujeres y estudiantes, sin aparecer aún una respuesta unificada y desde las calles. 

Lo que hoy necesitamos es conquistar una FECh democrática, donde sean las bases las que decidan, que sirva para las luchas del presente como la oposición al proyecto de Aula Segura del Gobierno y la defensa de la educación pública. Una FECh que se ligue a los conflictos actuales, como la lucha de los/as pobladores/as de Quintero-Puchuncaví o de los trabajadores de Komatsu que están enfrentándose contra los despidos.

¡Hagamos una gran asamblea abierta a las y los estudiantes y a la izquierda!, y desde allí levantemos en común la pelea por:

1. Que existan asambleas de base y democráticas para discutir el Congreso FECh, extendiendo los tiempos del precongreso y del congreso de ser necesario y ampliando en cantidad a las y los delegados congresales, para una mayor representación estudiantil

2. Que la FECh se organice tomando métodos de la democracia directa, como la existencia de delegados y delegadas mandatadas de las bases, y la revocabilidad de cualquier cargo de representación estudiantil

Y 3. Que el programa de la FECh enfrente a los empresarios de la educación, luche por la educación gratuita y tenga por principio la unidad con otros sectores, como las y los trabajadores, las mujeres, la diversidad sexual y otros sectores y pueblos oprimidos.

Si el Frente Amplio usa la apatía de nuestros compañeros y compañeras como excusa, nosotros no podemos aceptarla como una limitante. Regalar el Congreso FECh a la misma estrategia política que rechazamos porque no nos sirve para conquistar nuestras demandas, sería también ser parte y responsable del resultado que se obtenga de un proceso antidemocrático, alejado de la mayoría de las y los compañeros, y encerrado en las cuatro paredes del Pleno de Federación. Por eso hoy es nuestro desafío proponer hoy un plan concreto que convierta a la FECh en una herramienta de transformación radical de la sociedad, desde las bases y para salir a luchar y vencer en las batallas del presente.






Temas relacionados

FECH   /   Educación   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO