Deportes

DEPORTES

A los ídolos no se les perdona todo

La semana pasada renunció y por fin se acabó la novela entre Sampaoli, la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), el fútbol chileno y los hinchas. Jorge Sampaoli se va después de formar parte de todos aquellos que mediante privilegios y corrupciones ensucian el fútbol. ¿Puede ser un ídolo quien es parte de la corrupción del deporte más popular del mundo?

Louis Álamos

Columnista de deportes

Martes 26 de enero de 2016

Ha pasado una semana desde que se acabó la novela entre Sampaoli, la ANFP y el fútbol chileno. El día 19 de enero se daba a conocer el acuerdo al que llegó Jorge Sampaoli junto a los timoneles del fútbol local para sellar su renuncia que tanto ha sido dilatada. El acuerdo fue renunciar supuestamente a los premios de la Copa América, los que se evalúan aproximadamente en más de US$2,8 millones.

El ex-técnico de la selección dio un giro en lo que eran sus últimas ubicaciones, ya que este había anunciado a principios de mes que al premio de la Copa América no renunciaría, porque estos eran el futuro de su hijo, al igual que otros argumentos que dio como parte de la demagogia que expresó desde el momento en que fueron esos premios los que destaparon la olla de que la corrupción dentro de la asociación de fútbol no sólo estaba implicando a los directores de la mesa, sino también al mismísimo entrenador junto a su cuerpo técnico.

Para recordar a algunos, el escándalo se desató cuando se conocieron las formas en que la ANFP y Jorge Sampaoli pactaron por contrato cómo evadir los impuestos derivados de los premios del campeonato de la Copa América que se realizó acá en Chile durante el 2015. El negocio que acordó Jadue junto al entrenador era que el pago de los premios de la Copa serían de US$6 millones que se repartiría en dos mitades, el 50% para Sampaoli y el otro 50% para el resto del cuerpo técnico que sería para el preparador físico Desio y el ayudante técnico-hoy entrenador de Universidad de Chile-Beccacece. Por lo tanto, del total del dinero debía tributarse el 40% por impuesto global complementario.

¿Cuál fue el acuerdo? Para evitar el pago de impuestos al Fisco, el contrato que se firmó con consentimiento de Jadue y Sampaoli, estipulaba que esos montos en dinero corresponderían a los "derechos de imagen" del cuerpo técnico y no de los premios de la Copa América, esto con el fin de zafar el pago de impuestos por dineros ganados dentro del país, ya que los derechos de imagen generalmente son efectuados por empresas internacionales por lo que se les da la facultad a los beneficiados de meter esos dineros en cualquier parte del mundo.

Esto facilitó que Sampaoli y su cuerpo técnico cancelaran el dinero en el extranjero mediante sociedades creadas por ellos mismos en un paraíso fiscal como lo son las Islas Vírgenes Británicas, donde seguramente los impuestos son más bajos o no se cobran.

Finalmente, más allá de si se le canceló después del espectáculo de corrupción las platas al Servicio de Impuestos Internos o Jorge Sampaoli haya devuelto casi la totalidad del premio de la Copa América de su parte, estos eventos no borran las manchas que en la actualidad tiene el deporte en este caso el fútbol, donde participó el que para muchos es considerado el mejor entrenador de la historia de Chile.

En el ámbito deportivo no se puede negar lo buen entrenador que fue Jorge Sampaoli, sacó campeón a la selección chilena de la Copa América, cuando ni una selección había ganado algo en la historia del fútbol, tuvo de rodillas a la selección brasilera comenzando las eliminatorias, fue escogido entre los tres mejores entrenadores del mundo y supo cómo continuar el legado que dejó Marcelo Bielsa en el fútbol chileno. Eso lo hizo convertirse en un ídolo para los miles de hinchas dentro del libro de la historia del fútbol local, pero por muy ídolo que sea no se le puede dejar pasar que forma parte de todas aquellas personas que se han encargado de ensuciar la pelota, que han manchado de manos de los capitalistas un deporte que nació entre los trabajadores y que estos mismos hicieron tan popular a nivel internacional.

No por nada en la encuesta Cadem el 60% de los hinchas prefería que Sampaoli se fuera y el 37% de quienes querían que se quedara sólo les queda cuestionarse si es que se puede ser hincha de alguien que es parte de un conjunto corrompe un deporte tan hermoso, que cada vez se aleja del pueblo trabajador como lo ha sido en el caso del aumento de las entradas para los partidos de la selección y dándole privilegio a un grupo de empresarios que en este caso hacen favores hasta al mismo entrenador, favores alejados de la realidad de todos aquellos que han hecho del fútbol el deporte rey. Es por todo esto que no concuerdo con Sampaoli cuando dice que en Chile a los ídolos no se los respeta, porque no estoy de acuerdo con respetar a aquellos privilegiados que potencian el fútbol como un nido de ganancias para unos pocos que pasan sus días explotando a miles.






Temas relacionados

Corrupción   /   Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO