Política Chile

POLÍTICA

Apruebo o Rechazo ¿cómo no caer en la trampa?

Los partidos políticos del régimen hoy se debaten entre las dos opciones Apruebo o Rechazo hacia el plebiscito de abril. Pero, ¿Existe otra alternativa a este “proceso constituyente” a la medida del gobierno de Piñera y el régimen?

Karla Peralta Díaz

Ex Presidenta del Centro de Estudiantes de Medicina UA Vocera de Pan y Rosas y Vencer

Domingo 16 de febrero

Desde el pacto de la cocina constituyente, el 15 de Noviembre, luego de la huelga general del 12 de noviembre, cuando se sentaron a negociar desde la UDI hasta el sectores del Frente Amplio como Revolución Democrática para entregar un salvavidas al gobierno de Piñera, el escenario nacional ha estado cruzado por el debate y la expectativa sobre el plebiscito de abril.

Alianzas políticas y comandos hacia el plebiscito

Los partidos tradicionales del régimen han tomado sus bandos respecto de las opciones sobre Apruebo o Rechazo para una nueva constitución. De esta forma, comenzaron a hacer alianzas políticas en pro de conformar comandos para llevar adelante campañas por su opción preferencial.

Por la parte del apruebo se organizan 7 comandos entre los que se encuentra: “Chile Apruebo” conformado por Convergencia Progresista (PS, PPD Y PR), “#Yo Apruebo” conformado por la Democracia Cristiana, “Por un Chile Digno” donde participa el Partido Comunista, Partido Humanista, Igualdad, Pro, Federación Regionalista Verde Social, “Somos Chile” agrupando a Senadores Independientes como Alejandro Guillier, “Que Chile Decida” conformado por el Frente Amplio (RD, CS, PL, Comunes), Marca AC y Plataforma Socialista e independientes. Finalmente también se organizan desde la derecha con Evópoli y “Queremos lo mejor para Chile” constituido por el sector de RN por el apruebo, liderado por personajes como Ximena Ossandón, Paulina Nuñez, Marcela Sabat, entre otros.

Los abanderados del rechazo lideran los siguientes 4 comandos: “Rechazar para Reformar” donde se agrupa el sector de RN por el rechazo con figuras como Andrés Allamand, “#HagámoslaCorta” levantado por la UDI y su presidenta Jacqueline Van Rysselberghe, “Casa del No” que agrupa a diversas personalidades desde periodistas, abogados, voceros evangélicos, el expresidente de Codelco, entre otros, también se encuentra el comando del “Partido Republicano” donde figura el derechista Antonio Kast, quien a dado de hablar por su campaña.

¿Debatir entre el Apruebo o Rechazo es lo único a lo que podemos aspirar?

Claramente este proceso al que pretende desviarnos Piñera y su gobierno con el sustento de los partidos políticos tradicionales nada tiene que ver con una alternativa que realmente pueda representar los intereses de las grandes mayorías, que a partir de octubre salieron a las calles a cuestionar los 30 años de gobiernos neoliberales que profundizaron la precarización en la mayoría de la población para abultar los bolsillos de un pequeño grupo de empresarios dueños del país.

Para poder conquistar las demandas del Chile que Despertó y dejar atrás todas las herencias de la dictadura, no nos podemos dejar engañar con las trampas de la derecha, sino que, debemos apostar a una alternativa por fuera de las opciones de miserias que nos entrega el régimen y apostar a levantar una verdadera asamblea constituyente libre y soberana. Donde realmente tenga representación el pueblo movilizado, los trabajadores, mujeres y jóvenes donde puedan votar las y los secundarios protagonistas del estallido que sean mayores de 14 años, sin las trabas del actual proceso, con cargos que sean revocables y con sueldos iguales a un trabajador promedio.

Para lograr una asamblea de estas características, donde realmente podamos discutir los problemas que nos aquejan en salud, educación, vivienda, pensiones, salarios y proponer la nacionalización de los recursos naturales para financiarlo, debemos imponerla con la fuerza de la clase trabajadora en unidad a mujeres y jóvenes.

Para eso es necesario que las organizaciones sindicales y estudiantiles, como la CUT, el Colegio de Profesores, la Confech, retomen el camino que decidieron abandonar el 12 de noviembre y articulen un efectivo plan de lucha en perspectiva de una huelga general, tomando como punto de apoyo el próximo 8 de marzo. Así mismo, debemos prepararnos y organizarnos en cada lugar de estudio y trabajo fortaleciendo la autoorganización y diferentes sectores como lo vienen haciendo en Antofagasta con el Comité de Emergencia y Resguardo o en Hospital Barros Luco para imponer por sobre este régimen y gobierno represor nuestras demandas y necesidades.






Temas relacionados

Política Chile   /   Asamblea Constituyente libre y soberana   /   Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO