Política Chile

Arica se prepara para un Carnaval sin violencia a la mujer

La iniciativa impulsada por las Ñustas del carnaval, junto a la asamblea de feministas y disidentes por la constituyente Arica, busca ponerle fin a la naturalización de la violencia a la mujer, en contextos de festividades.

Viernes 31 de enero

Las Ñustas, reina o princesa del imperio Inca representan la naturaleza de la mujer andina y aymara y son las embajadoras del Carnaval Andino Con la Fuerza del Sol, que se realiza todos los años en la ciudad de Arica, y que en esta ocasión se llevará a cabo entre el 7 y 9 de febrero.

Es en este contexto que las candidatas a Ñustas del próximo carnaval junto a la Asamblea de Feministas y Disidentes por la Constituyente, AFEMIC, levantaron la campaña “Carnaval sin violación... la ebriedad no es consentimiento”. El objetivo es procurar evitar situaciones de acoso y abuso sexual hacia bailarines y público asistente al carnaval. Eliminar comportamientos que permanecían normalizados y que se dan de manera recurrentes en este ambiente de celebración.

En los últimos años, las mujeres han dado una dura pelea en cuestionar la violencia de género y sus múltiples maneras en que se manifiesta, permitiendo mayor visibilización a la condición de subordinación, cosificación y maltrato; pero que contradictoriamente individualiza una problemática, ya que el acosador, violentista o femicida no es un sujeto aislado, sino producto de una sociedad machista y misógina.

A lo descrito anteriormente se suma el rol del Estado, ya que para la mayoría no es desconocido que el Estado y su justicia toma medidas insuficientes frente a la violencia machista.

Esta campaña se lleva cabo en medio del hallazgo de un cuerpo sin vida de una mujer al interior de dos neumáticos en un sitio eriazo de la ciudad de Arica. Según PDI la causa probable del fallecimiento sería una asfixia por estrangulamiento, con una data de muerte de entre 8 y 10 días. La familia de la víctima informó que la mujer se encontraba en situación de calle y padecía adicción al alcohol y drogas.

El femicidio es la expresión más dura del machismo, pero este es el último eslabón de una cadena de violencias contra las mujeres que se producen en la sociedad, naturalizadas y reproducidas permanentemente por el Estado y sus instituciones. Los casos de violencia de género son los únicos en estructuras patriarcales arraigadas en todos los espacios de la sociedad. Aumentar la pena a los crímenes no será la solución al problema de violencia de género, como son los innumerables casos en distintos países. Lo que debe cambiar de raíz es esta sociedad machista que sostiene estas violencias, dado que el sistema punitivo sigue sin dar una real respuesta.

Es el cuestionamiento al comportamiento de la mujer y no el de los responsables de ejercer la violencia, una de las miles de manifestaciones de un sistema judicial patriarcal que culpabiliza y cuestiona a la víctima y naturaliza las agresiones sexuales, la violencia hacia las mujeres y los femicidios.

¡Por un plan de emergencia contra la violencia a las mujeres!

El carácter estructural de la violencia contra las mujeres emerge a través de un régimen social y económico, que nos incluye formalmente, pero nos sigue condenando a ser ciudadanas de segunda. Será sólo con la fuerza organizada por las mujeres en alianza con la clase trabajadora y los sectores más golpeados de la sociedad, que podremos acabar con la opresión hacia la mujer.

Es por eso que organizaciones como Pan y Rosas buscan salidas concretas, exigiendo un plan de emergencia contra la violencia a las mujeres, que garantice la seguridad para quienes sufran violencia, con casas de acogidas financiadas con el impuesto a las grandes fortunas del país. Un plan que cuente con licencias laborales para quienes padecen este tipo de abusos, además de apoyo y reinserción para toda aquella mujer que no pueda romper con las cadenas económicas que rige este sistema capitalista y patriarcal.

¡8M: Levantemos una gran huelga general productiva!

El próximo Día Internacional de la Mujer Trabajadora, tendrá características diferentes ya que se enmarca en un Chile que despertó. Por esto debe ser un 8 de marzo de lucha organizada mostrando toda la fuerza de las mujeres trabajadoras, estudiantes, pobladoras y diversidades sexuales, peleando por las demandas históricas, así como por el fin a las AFP, educación, salud de mercado y todas esas demandas que durante meses hemos exigido.

Nuestra demandas serán conquistadas en las calles, en unidad con explotados y oprimidos, ya que no basta con medidas de autodefensa, ni medidas individuales para enfrentar problemas estructurales. Con las mujeres al frente debemos avanzar a una real Asamblea Constituyente, Libre y Soberana, denunciar la represión y exigir juicio y castigo para todos los responsables de las violaciones a los derechos humanos.

El llamado es a participar de las distintas instancias de preparación y coordinación hacia el 8 de marzo, apostando a realizar asambleas en lugares de estudio y trabajo, en donde la CUT, el Colegio de Profesores, y federaciones estudiantiles como la FEUT, deben ponerse a la cabeza.

Por su parte, la asamblea contra los despidos invita a todas las organizaciones y la comunidad, a sumarse a la campaña contra los despidos y preparar juntos la huelga del 8m. La próxima asamblea se llevará a cabo el día viernes 31 de enero a las 18:00 hrs. en el Colegio de Profesores Arica.






Temas relacionados

Arica   /   violencia contra las mujeres   /   Política Chile   /   Mujeres en lucha   /   Carnaval   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO