Mundo Obrero Chile

SINDICATO OPERADORES POSTALES

Balance y perspectivas después de las elecciones del Sindicato de Operadores Postales

Venimos saliendo de las elecciones nacionales del Sindicato de Operadores Postales, las cuales estuvieron lejos de ser una más del montón. No sólo por estar en plena negociación colectiva frente a la administración del gobierno de Piñera, sino también -y por sobre todo- por la importante movilización que sostuvieron los y las profesoras durante 7 semanas, y la votación que llevó a 17.000 trabajadores de Walmart a una huelga que tenía una enorme potencia por parte de los y las trabajadoras, huelga que bajaron los dirigentes a puertas cerradas luego de sólo 5 días de que las bases la hicieran efectiva.

Beatriz Bravo

Delegada Sindicato Operadores Postales Correos Chile

Sábado 27 de julio de 2019

Todo esto da cuenta de que las ideas que plasmamos en mi candidatura en estas elecciones sindicales están lejos de ser una necesidad que sólo incumbe a operadores y carteros de Correos, y que es fundamental dar una pelea por organizarnos como trabajadores de manera independiente de la gerencia y el Estado empresarial. Esto para recuperar nuestros sindicatos y así ponerlos a disposición de nuestras luchas.

El paro docente y la huelga de Walmart

Todos vibramos con la movilización docente que irrumpió en la escena nacional. Durante 7 semanas, los y las profesoras buscaron dar una decidida lucha por 2 demandas centrales; el pago de la mención a educadoras de párvulo y diferenciales y el pago de la deuda histórica. Vimos como la intransigencia del gobierno que trajo los tiempos mejores sólo para los empresarios, se materializó en la negativa a estas demandas. Un gobierno debilitado con una baja aprobación, una ministra que a la fecha tiene un escaso 23% de aprobación, en contraposición al enorme apoyo popular que recibieron docentes en todo Chile. En regiones, como en Antofagasta, el paro docente logró confluir con otros sectores en lucha como los mineros de Chuquicamata, la huelga de Conveyor, estudiantes y trabajadores de otros rubros en cortes y marchas unitarias. Lo mismo en regiones como Osorno y Tocopilla, los cacerolazos, donde muchos y muchas nos hicimos parte a nivel nacional. En la misma planta CTP, impulsamos desde mi delegación 2 campañas de fotos donde participaron más de 35 trabajadores y que se convirtieron en un ejemplo que se replicó en salas de carteros como Peñalolén y en universidades como el ex pedagógico, la U de Chile, en el centro cultural GAM, en Valparaíso, Antofagasta. Y es que muchos se podrán preguntar ¿qué tenía que ver esta movilización con nosotros? Mucho tiene.

Por un lado, lograron oponerse al proyecto educativo de la derecha que tiene un objetivo: debilitar la educación pública. Al mismo tiempo sabemos que en la fuerza de su lucha y en el corazón de la movilización, se encontraban las y los docentes que cuidan a los y las hijas de nuestra clase, en colegios y liceos precarios, donde los municipios invierten más en represión que en mejorar la educación de nuestros hijos. El ejemplo más vivo es la municipalidad de santiago en manos del derechista Alessandri.

Con todo esto, sumado a que en la 5ta semana una fuerza de 17.000 trabajadores a nivel nacional también se disponía a luchar; los y las trabajadoras de Walmart, que en 5 días lograron asestarle enormes pérdidas al gigante transnacional más rico de EEUU cerrando y paralizando locales y mostrando, en distintas comunas y regiones, la disposición a unirse a la lucha docente ¿Qué sucedió?

Estaba planteado potenciar el paro docente y transformar esa lucha en una que fuera en contra de las reformas de la derecha, uniéndolo tras de sí, y haciendo patrimonio de quienes nos movilizamos en el país, los ejemplos que se dieron en regiones en torno a la unidad, para así confluir en un paro nacional efectivo, organizado desde las bases con coordinaciones a nivel nacional. Pero nuevamente fueron las direcciones tanto el PC y ex Nueva Mayoría (ex Concertación) en la CUT y distintos sindicatos y federaciones como la Constramet, y el mismo Frente Amplio en la dirección del Colegio de Profesores, quienes ahogaron esa lucha sin desarrollar el apoyo que se hizo sentir en distintas partes, y mantuvieron la movilización docente en un calendario aislado que terminó por debilitar y ahogar la iniciativa de las bases.

Ante un gobierno intransigente, los y las trabajadoras tenemos que oponerle nuestra fuerza de clase potenciando la lucha en las calles y nuestros lugares de trabajo, buscando confluir con los y las estudiantes y el movimiento de mujeres.

Nuestras elecciones sindicales y la negociación colectiva

Para nosotros, la decisión de lanzarnos a las elecciones sindicales estuvo y está lejos de seguir perpetuando los privilegios que ya todos los trabajadores sabemos que están en nuestros sindicatos, es por ello que lo que nos movió a lanzarnos, es parte de una práctica de años, de integrar el hacer política por parte de los y las trabajadoras, y mostrar una alternativa distinta que en vez de buscar la confluencia con la gerencia y las jefaturas, desarrollando la confianza en nuestras propias fuerzas, una práctica que buscamos a nivel nacional en cada lugar de trabajo y también de estudio.

Si bien no logramos integrar la mesa directiva, si fuimos una fuerza que se expresó en esta votación mostrando así, el potencial de nuestras ideas, donde en la planta CTP tuvimos la segunda mayoría electoral, y a pesar de hacer una escasa campaña, logramos que en regiones donde no soy conocida, gente se sintiera identificada con estas ideas que superan con creces una elección sindical.

Buscamos expresar el descontento con las prácticas que tienen los dirigentes en nuestros sindicatos y federación desde hace casi 30 años. Queremos mostrar que sí se puede dar una batalla por recuperar nuestros sindicatos. Porque estamos hartos de sindicatos que no luchan ni se mueven por los trabajadores, cansados de estar divididos frente a la gerencia y a los ataques de Piñera. Por esto buscamos expresar inmigrantes y sectores precarizados, como quienes ganamos el minimo hace años, quienes rotamos turnos o trabajamos extenuantes jornadas para llegar a la quincena. Quienes tienen sus brazos y piernas rotos por el ajetreo laboral.

Todo lo anterior, lo traducimos en 5 ideas fuerza que queremos convertir en más que eso, en una fuerza de las y los trabajadores organizada.

Que Correos es fiel espejo del Chile de Piñera, que mientras nosotros, quienes hacemos funcionar el mundo, sobrevivimos con salarios de hambre, el gobierno y los gerentes ganan millones a costa de nuestra explotación. La propia negociación colectiva en Correos muestra cómo Gerencia busca perpetrar los sueldos de hambre y nosotros planteamos al contrario: los sueldos que sobran son los de Gerencia. Con esa plata perfectamente podríamos ampliar las contrataciones, repartiendo el trabajo entre ocupados y desocupados, reduciendo la jornada a 5 dias a la semana, 6hrs por dia, algo muy distinto a la reducción de la jornada laboral a 40 horas que plantea Vallejos y el PC junto a la bancada parlamentaria que integra personeros de la derecha, pues nuestro fundamento no está en sobre explotarnos para ser más productivos y que ellos sigan embolsillandose millones y abultando sus billeteras a expensas nuestras.

La necesidad de recuperar los sindicatos para los trabajadores: la ex NM en la dirección de la FETRACORTEL y la CUT no quiere dar una pelea consecuente frente a Piñera y sus reformas. Tampoco frente a la Gerencia y su intransigencia. Necesitamos sindicatos sin jefes, democráticos, donde los y las trabajadoras que piensan distinto puedan debatir y expresarse, sindicatos con asambleas de base que discutan y resuelvan los problemas clave que nos aquejan, como la negociación colectiva y las reformas de Piñera.

Nos jugamos por la unidad. Frente a una empresa y dirigentes que no hacen más que dividirnos, nosotros planteamos la unidad con los Carteros y asistentes como un aspecto central no solo para esta negociación colectiva, sino en la perspectiva de un sindicato único. Pero también la unidad con los profesores y estudiantes movilizados. Nuestra fuerza como trabajadores postales pasa no solo por la unidad interna, sino también -y especialmente hoy- por la unidad con otras luchas, como lo fue el paro docente, el movimiento de mujeres o el movimiento estudiantil. Con esta unidad podemos hacer frente en mejor pie no solo a nuestros patrones locales, sino también parar las reformas de Piñera en las calles. Así lo expresamos con la amplia campaña de fotos en apoyo a la movilización de las y los trabajadores de la educación.

Para la negociación colectiva, planteamos un petitorio bastante más ambicioso que el presentado por los sindicatos, pero estamos junto a los trabajadores y sus organizaciones sindicales frente a la intransigencia de la empresa. La gerencia se niega a hablar del sueldo base y las direcciones sindicales nos mantienen de brazos cruzados. Nosotros lo decimos fuerte y claro: sin aumento de sueldo base real, a la huelga carteros y operadores unidos, y que las direcciones sindicales defiendan nuestros petitorios.

Nos paramos en contra de los despidos y todo plan estratégico o gerencial que busque precarizarnos, pues a diferencia de las direcciones actuales, no queremos pelear por un mejor finiquito. Es por eso que impulsamos la campaña por la reincorporación de nuestro compañero Nicolás Mondaca, delegado sindical del SINACAR, pero también, impulsamos una campaña en la planta y en el congreso SOP planteamos un aporte financiero a la lucha que dieron los trabajadores de Antofagasta del Ferro, empresa de Luksic, y todos los despidos que asestó el gobierno y las gerencias durante el año pasado, dejando en la calle a miles de familias. Es por esto que hoy, nos disponemos a dar una batalla contra el despido de Elizabeth, trabajadora despedida por el gigante transnacional Komatsu por apoyar el paro docente y organizar a las mujeres, y que queremos dar también en la planta CTP y desde la agrupación de mujeres y diversidad sexual en la cual milito hace años, Pan y Rosas.

Estas ideas defendimos en la reciente elección del SOP, y que implican dar vuelta la lógica con la cual el gobierno empresarial, la gerencia y las direcciones de los partidos de la ex NM y el FA quieren que nos mantengamos, es salir de la rueda de los empresarios, y poner nuestros intereses y necesidades como trabajadores al centro. Cientos de compañeros nos dieron su voto,y con el, más fuerza para seguir este mismo camino. En el turno de noche hubo una votación histórica, contamos con la fuerza de jóvenes y compañeros y compañeras antiguas que no veían una alternativa en estas elecciones, recibimos apoyo de carteros y trabajadores de otros sindicatos, pues las divisiones sindicales y por estamento entre trabajadores, sólo fortalecen a gerencias y jefaturas. Nuestras ideas y campañas las impulsamos con compañeros y compañeras haitianas, de la diversidad y capacidades diferentes, justo a quienes la empresa y el gobierno precariza más.

Esta elección nos permitió discutir y expandir estas ideas. Recibimos apoyo de compañeros operadores de otras regiones que también empiezan a ver la necesidad de recuperar nuestros organismos, en manos hoy de la ex NM y la estrategia del diálogo social, mientras ambos gerencia y Gobierno pasan a la ofensiva.

Por lo mismo, hacemos un llamado a nivel nacional a construir una corriente en los lugares de trabajo que no sólo se plantee recuperar los sindicatos, sino también, frenar a la derecha en las calles junto a los estudiantes y el movimiento de mujeres. Con muchos y muchas de ustedes venimos trabajando en conjunto, impulsando campañas como la de profesores, discutiendo la necesidad de enfrentar al gobierno y dando una lucha por volver a confiar en nosotros mismos. Esa es la apuesta que hacemos desde el Partido de Trabajadores Revolucionarios.

Queremos hablarles a todos ellos que confiaron en nosotros y simpatizaban con estas ideas, pues una buena votación en las elecciones sindicales no bastan, ni sólo prepararnos para las próximas: debemos transformar estas ideas, este programa, en organización.

Esta pelea, que buscamos dar en la planta CTP, es una pelea que queremos que tomen en sus manos sectores de los y las trabajadoras, junto a carteros, funcionarios, trabajadores y trabajadoras industriales. Es necesario levantar agrupaciones en todos los lugares de trabajo, que impulsen desde las bases una lucha consecuente por la unidad de las filas obreras. Es por ello que este fin de semana realizaremos un encuentro de agrupaciones en Antofagasta. A quienes se vienen organizando con nosotros en estas batallas, y se sienten representados por estas ideas, los y las invitamos a levantar esta alternativa: una alternativa desde y para los y las trabajadoras, antiburocrática, combativa y clasista.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO