Economía

ECONOMÍA

Batería empresarial inunda los medios: Aumenta la inversión y las expectativas empresariales.

El empresariado busca instalar la idea que esto es mejor para todos, pero empresarios y trabajadores no tenemos los mismos intereses.

Martes 20 de febrero de 2018

Cifras

Después de varios años de caída en la inversión (2012-2016), este año todo apunta a un aumento considerable, de conjunto el empresariado espera la tan ansiada reactivación económica.

Según la Corporación Bienes de Capital, la cifra llegó a 11.366 millones de dólares para el 2018, es un 15,5% más que en el informe emitido en septiembre de 2017.

Lo anuncian diversos medios de comunicación ligados al empresariado. Por eso, en esta nota queremos develar el otro lado de la moneda, lo que no dice esta batería comunicacional iniciada por el empresariado, el costo que descargan sobre los trabajadores

¿Cómo salieron de este declive?

Lo primero es pensar ¿cómo salieron de este declive de caída en la inversión?

El aumento del desempleo conlleva a intensificación en el trabajo, también aumento del empleo informal y la mano de obra migrante, presionando el salario del conjunto a la baja.

Por otro lado, los aumentos reales del salario fueron nulos, ejemplo de esto es la negociación del sector público. Así el nivel de ganancias empresariales, no disminuyó en este periodo, y les permitió estar mejor preparados ante una eventual mejora de la economía mundial. Pero todo esto depende en cierta medida si pueden hacer recaer los costos en los hombros de las y los trabajadores

En términos generales, los trabajadores pueden, de cierta forma, marcar los ritmos de una recuperación, ya que dependiendo de la fuerza de estos, podría no permitirse que los empresarios tomen estas medidas. Un ejemplo concreto es la huelga de la escondida del año 2017, aunque el empresariado no entregó nada a los trabajadores, justamente para afianzar sus ganancias, la demostración de fuerza de estos les costó 0,3% del crecimiento anual en 2017.

Este es un ejemplo claro de cómo los trabajadores pueden marcar los ritmos de una recuperación. Si estos hubiesen sido derrotados en la primera semana de huelga, el crecimiento hubiese sido 1,7% y no 1,4%, tal como fue en 2017. Por eso, esa negociación y esa huelga aún les duele.

2018: Año de negociaciones colectivas.

Según informa la Dirección del Trabajo, este año habrán más de 2000 negociaciones colectivas, cifra que pone en alerta a los empresarios y el gobierno de derecha, ya que les vuelve a la cabeza el fantasma de la Mina La Escondida.

Este año el empresariado buscará afianzar el crecimiento, ante una economía mundial que repunta pero que esta propensa a cambios abruptos, tres o dos huelgas como la escondida echarían por la borda el crecimiento esperado para este año (3,5%). Pero también se mantendrán firmes y entregarán lo menos posible a los trabajadores, para afianzar la recuperación de la inversión en los próximos años.

Antofagasta : El ataque empresarial

Lo ocurrido en Antofagasta es una muestra de esto, despidos a dirigentes sindicales que luchaban por mejoras en las condiciones de trabajo, en tres empresas distintas, dejan ver cuál será la política del empresariado y la derecha este año. Lo que decía anteriormente queda retratado en los dichos de Daniela Aviles, profesora y dirigente sindical despedida.

“Nosotros fuimos despedidos por querer mejorar las condiciones al interior de nuestros trabajos, por luchar en contra de la inestabilidad laboral amparada en los contratos a plazo fijo, por querer cambiar los esclavizantes sistemas de turnos que hay en los trabajos que no nos deja tiempo para compartir con nuestras familias y amigos. ¿Y por qué esto es un problema para la empresa? Porque justamente son a través de estas largas jornadas de trabajo en las que ellos reciben más ganancias, mientras que nosotros dejamos la vida en el trabajo”

Avanzar en organización

En Antofagasta y en todo Chile los trabajadores deben prepararse para enfrentar a un empresariado envalentonado y optimista, pero que teme a una organización mayor de los trabajadores, ya que esto frenaría sus ganancias de forma abrupta.

La clase trabajadora debe estar organizada: solidarizar con los trabajadores despedidos, porque esta es una batalla de los trabajadores ante un empresariado que quiere afianzar sus expectativas a costa nuestra y hacernos creer que es mejor para todos.






Temas relacionados

Crecimiento económico    /   Despidos   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO