Política Chile

POLÍTICA NACIONAL

Carta de Ex-minístros Nueva Mayoría y Concertación prende el debate en relación al acuerdo transpacífico (TTP-11)

Este viernes un grupo de ex ministros de la Antigua Concertación y Nueva Mayoría enviaron una carta al Congreso Nacional reforzando su apoyo y haciendo un llamado a aceptar el TTP-11 (Acuerdo Transpacífico) ¿Qué implicancias tiene esto para la clase trabajadora?

Sábado 6 de abril | 15:52

El fallido intento de autonomía nacional y apertura económica en el marco capitalista de la nueva mayoria y ex-concertación

En una economía mundial inestable, en parte por la política de protección nacional instaurada por gobierno Trump y la guerra comercial entre China y EEUU. El TTP-11 viene a ser un lazo que anuda relaciones económicas empresariales otorgando confort y seguridad a las multinacionales ahí adheridas sin dar una salida a las miserias que progresan y se multiplican entre los trabajadores y trabajadoras a nivel internacional.

Si Trump y la política de su gobierno, se cierra en sí misma para brindar seguridad económica intra-muro. Los países - las empresas - dentro del TTP-11 cierra en sí mismas - corporativamente - un cerco de estabilidad sobre sus ganancias que asegura y da sostén al modelo de economía hoy vigente, que en el caso Chileno y el de la mayor parte de los países representados en el TTP-11 se condice con el modelo neoliberal de relaciones comerciales. Si bajo este acuerdo, multinacionales sujetan y estabilizan ciertas formas de producción e intercambio capital, cierran también y cronifican modelos y formas en que se traduce la explotación capitalista actual sobre los trabajadores.

En este sentido, si en algún momento la Nueva Mayoría y Concertación abogaban posterior a la dictadura militar, por nuevas hipótesis económicas para el país. La adherencia y el llamado a firmar el acuerdo vienen a representar el opuesto al discurso que por décadas instauraron. Fortificando el modelo neoliberal desarrollado en los años de dictadura pinochetista.

¿Cómo afecta a esto a la clase trabajadora?

Si decimos que el TTP-11 sujeta formas económicas, hablamos por ejemplo del negocio de las AFP. Hablamos del robo de Isapres y los precios de las mercancías. Hablamos de los derechos laborales - restringidos hoy - a la clase trabajadora, de su organización y la inhabilitación a la que sería llevada en términos de negociación colectiva y al control de la producción nacional.

El TTP-11 en ese sentido es un acuerdo burocrático y legal que respalda las ganancias capitalistas de empresas en desmedro de la organización y las necesidades de los trabajadores, otorgando un sostén legal a la explotación y estabilizándola ante cualquier intento de la organización obrera y de proyecto social alternativo.

Las cláusulas del TTP-11 en términos simples, delimitan funciones de empresas públicas y nacionales - restringiendo su marco de acción y decisión - disminuyen también las exigencias a multinacionales y protegen las decisiones de capitalistas extranjeros o nacionales (abiertos al comercio exterior) a utilizar y moverse dentro y fuera del país.

Retomando la descripción metafórica de José Gabriel Palma en una columna en la revista digital CIPER: “El TTP-11 no vendría a ser más que una Camisa de Fuerza” autoimpuesta por el Congreso Nacional. Una camisa que se sujeta al progreso económico en abstracto - como indicador numérico - olvidando las resonancias materiales en tema de derechos laborales, salud y medioambientales que la firma del TTP-11 implicaría.

La carta de los ex ministros de los partidos del centro vienen a ser un verdadero golpe contra los ya escasos derechos de trabajadores. Golpe contra los trabajadores y un apretón de manos a favor de la protección económica y la vieja política del establishment que finge sordera ante los gritos de movilidad y lucha que en las calles vienen levantándose e identificándose en diferentes movimientos sociales y obreros emergentes.

El TTP-11 síntesis del afuera sin adentro de las naciones actuales. Es el método del corporativismo empresarial - hoy vigente - en donde se pretende mantención de ganancias capitalistas en momentos de crisis. Un aleteo y llorar de la burguesía que amenazada por la ineludible contradicción de su sistema coagula acciones desesperadas que siempre albergan una profundización de las miserias para la clase obrera internacional, porque la mano que siempre termina huérfana y no ata nada - en este tipo de tratados - es justamente la mano conjunta de la clase trabajadora.






Temas relacionados

Política Chile   /   Acuerdo Trans-Pacífico   /   Opinión   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO