Mundo Obrero Chile

PROFESORES

Cesantía docente: período de descanso estival en la incertidumbre laboral

Para muchos profesores el período de vacaciones no es sinónimo de tranquilidad, sino de inestabilidad e incertidumbre laboral. Entre ellos, los más afectados son los que se desempeñan por medio de la llamada ley SEP, de subvención escolar prioritaria, que debería dar financiamiento extra al sector municipal, pero es utilizada como una nueva fuente de agobio docente.

Viernes 6 de enero

La flexibilidad laboral es una de las miserias del siglo XXI, impuesta por el capitalismo a los trabajadores. Antiguamente un trabajador podía pasar toda su vida en un mismo lugar de trabajo, o a lo menos podía pasar por dos o tres trabajos durante su vida laboral. Hoy la incertidumbre es la norma y esto no es casual, se trata de una forma de mantener a los trabajadores en divididos y fragmentados con el fin de mantener bajos salarios.

En el caso de profesores, comenzaron con la figura del profesor a contrata. Luego, a propósito de la Ley SEP, introdujeron al trabajador a honorarios, “los temporeros de la educación”. Este consiste en un trabajo de ocho a diez meses por año y el resto la cruda cesantía.

No hay que olvidar que la precarización del trabajo docente va en desmedro de instalar un mejor servicio educativo en forma permanente. Al no haber continuidad ni estabilidad laboral, lo que se ha avanzado en pericias y compromisos desarrollados por meses quedan en cero tras la desvinculación y cada nuevo inicio.

Así las cosas, el drama del docente a contrata vino a intensificarse con el sistema de “contratación por Ley SEP”, en donde ni siquiera se respeta la legislación vigente. Tras la Ley SEP se resolvió que los docentes contratados con fondos SEP podrían regirse por el estatuto docente, con todos los derechos que ello implica.

Sin embargo, la mayoría de los municipios no asumen esta legislación y contratan por el Código del Trabajo, quitando los derechos propios de un docente. En muchos casos ni siquiera asumen lo establecido en el artículo 75 del Código del Trabajo en donde se establece que cualquier contrato con más de seis meses de antigüedad al mes de diciembre se entiende prorrogado por los meses de enero y febrero.

Utilizan subterfugios insensatos como ha ocurrido por años en el DEM de Lo Espejo. Dicen que al ser los contratos solo al 30 de diciembre y no al 31, sus trabajadores quedarían fuera de este derecho, algo impresentable que han sostenido por años. Misma cosa ocurre en otros municipios como el de La Florida, Puerto Montt, entre otros. En otras comunas, al contrario, los Directorios Comunales del Colegio de Profesores pelearon este derecho y sí se les considera la prorroga contractual por enero y febrero pagando los sueldos a los trabajadores SEP, como sucede en las comunas de Pedro Aguirre Cerda y Recoleta.

Vacaciones de cesantía para miles de profesores a contrata, cuyo contrato expira en febrero sin sueldo en el caso de los profesores SEP. Éstos quedan sin sueldo los meses de enero y febrero con la sola expectativa de ser reconsiderados a fines de abril o los primeros días de mayo, siempre y cuando guarden silencio respecto al reclamo por sus derechos. Vale precisar que obviamente estas situaciones de inestabilidad e inseguridad contractual no guardan ninguna relación con el desempeño de cada profesional.

El drama de cada fin de año implica que los profesores en estas modalidades de precariedad laboral no poseen acceso a ninguna forma de financiar cosas básicas de la vida, como un periodo de descanso estival en tranquilidad o el acceso a una vivienda puesto que al no poseer continuidad y antigüedad laboral no se puede optar por un hipotecario ni un subsidio, evidentemente tampoco es posible pensar en financiar una carrera a los hijos mientras que la crianza de los pequeños se desarrolla entre la angustia y la incertidumbre.

Lo grave de esta situación es que va en aumento, precisamente de ahí las grandes movilizaciones docentes de los últimos años, en donde se logró que pasaran a la titularidad más de 30.000 profesores que llevaban hasta más de diez años en esta situación, pero aún quedan miles viviendo este drama laboral y la cifra va en aumento. ¿Tendrán que desarrollarse nuevas movilizaciones para terminar con esta tragedia laboral? He ahí uno los desafíos del nuevo Directorio Nacional del Colegio de Profesores y de quienes fueron por la propuesta de los disidentes en los diversos comunales a lo largo de Chile, ahora las fuerzas organizadas están, por tanto es algo urgente de abordar y que en consecuencia no debiera prolongarse hasta que surja una nueva Rebelión de las Bases.




Temas relacionados

Educación pública   /   Debate Educacional   /   Mundo Obrero Chile   /   Profesores   /   Despidos   /   Educación

Comentarios

DEJAR COMENTARIO