Cultura

DIA INTERNACIONAL DEL BESO

Cine: La clase obrera y la profundidad del beso en la filmografía de Aki Kaurismaki

Frente a la muchas veces frívolas y mercantilizadas celebraciones en fechas como el "día internacional del beso", no está de más, el retrato del afecto y conciencia de clase en los personajes proletarios del cineasta finlandés.

Lunes 13 de abril | 19:16

Hoy 13 de Abril, se celebra el día internacional del beso, una de las formas de expresión afectiva más reconocidas a nivel planetario, cumpliéndose otro aniversario.
Si bien estas fechas tienden en gran medida a instalarse como una propaganda marketinera más en el entramado capitalista del moderno amor romántico burgués, o pequeño burgués, es innegable la importancia del beso a través de la historia, donde el arte y diversas manifestaciones culturales, han desarrollado incontables trabajos, intentando retratar, la pasión, la ternura, o quien sabe que otro sentimiento que carcome la vida por dentro.

A propósito del permanente desarrollo en la fidelidad audio visual, desde el celuloide hasta las técnicas digitales, el cine, también denominado el “séptimo arte”, se ha caracterizado por dejar escenas imborrables para cientos de miles de personas en el mundo, quienes recuerdan aquellos momentos que han quedado grabados a partir de su experiencia cinematográfica, como se ha expresado formidablemente bien, en el reconocido final de “Cinema Paradiso”, del director italiano Giuseppe Tornatore.

Sin embargo, más allá de ir a la “generalidad” de los besos en la pantalla grande, de entre todos ellos resaltan singularidades o historias que movilizan a los personajes, expresándonos su particular psicología, y que hacen de sus relaciones muchas veces, nudos arquetípicos de nuestras propias vivencias, y que como ninguno o ninguna, pueden iluminarnos como el sol, u oscurecernos como la más temblé de las penumbras.

En este sentido, el director finlandés Aki Kaurismaki (El Hombre sin Pasado, Le Havre) reconocido por sus constantes e incendiarias declaraciones hacia la casta política y al podrido sistema de explotación capitalista, como pocos a buscado expresar de manera muy personal, las miserias e incertidumbres constantes que debe sortear la clase trabajadora, constantemente puestos a prueba. Y no sin –claro está- historias de amor que atraviesan a sus personajes constantemente, siendo un elemento recurrente, la presión del capitalismo junto a sus nefastas expresiones, como son el arribismo, insensibilidad y hasta cierto punto la descomposición humana, atravesando sus mentes y corazones. Trabajadores del aseo, cajeras de supermercados, soldadores, zapateros, mineros, distintos son los personajes que transitan por la filmografía del finlandés.

Así queda plasmado por ejemplo en quizás su saga más famosa, “La Trilogía del Proletariado”, compuesta por las películas Sombras en el Paraíso (1986), Ariel (1988), y La Chica de la Fábrica de Fósforos (1990).

A continuación compartimos algunas películas en que anidan los besos de sus personajes, quienes constantemente deben batirse a los infortunios y vejámenes de una sociedad, que constantemente los margina y hunde en las profundidades del escepticismo, pero donde afortunadamente en gran parte de sus historias, se hacen de las personas correctas, para salir del fondo de la fosa, e intentarlo una vez más.






Temas relacionados

Cine de ficción   /   Kaurismaki    /   Cine experimental   /   Cine Independiente   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO