Mundo Obrero Chile

CONFLICTO PORTUARIO

Claves para entender el conflicto de los trabajadores eventuales del puerto de Valparaíso

Los trabajadores eventuales del puerto de Valparaíso reiniciaron sus acciones en protesta contra las empresas Terminal Pacífico del Sur y Ultraport. Esto luego de que los acuerdos a los que llegaron, después 36 días de paralización, entre los trabajadores y las empresas no se han cumplido a cabalidad.

Juan Andres Vega

Estudiante de la Universidad de Chile y militante de Vencer

Lunes 7 de enero | 08:39

El pasado viernes los trabajadores eventuales de Ultraport realizaron nuevos cortes en el puerto de Valparaíso luego de que Von Appen no cumpliera con el acuerdo al que llegaron entre el sindicato y la empresa. Consistente en un bono de compensación -de quinientos cincuenta mil pesos por trabajador- por las precarias condiciones laborales y que no hubiese represalias contra los trabajadores que se movilizaron -ya que existirían “listas negras” en poder de la empresa con los nombres de los eventuales movilizados-, lo que trae nuevamente un ejemplo de la intransigencia de Von Appen, tan común en los empresarios.

¿En qué consiste la lucha de los trabajadores eventuales?

El trabajo eventual consiste en un contrato especial de trabajo que dura un día, es decir, los trabajadores son contactados por la empresa en la mañana cuando es necesario realizar una labor, luego se realiza un contrato de trabajo que al final de la jornada laboral se termina. Esto es: cuando la empresa decide que no necesita más mano de obra, no llama a los trabajadores, dejándolos “cesantes” hasta que se haga un nuevo contrato. Además, por la naturaleza del contrato no existe ningún tipo de protección de salud o previsional.

En el marco de la guerra comercial que mantienen las potencias -EE.UU y China-, sumado a la inestabilidad económica internacional, ha bajado la cantidad de cargas que llegan al puerto de Valparaíso, lo que ha generado una situación insostenible para los portuarios y sus familias. Es ahí donde comienza la movilización.

En ese sentido las demandas que mantuvieron el puerto de Valparaíso paralizado durante 36 días fueron de un carácter bastante modesto: 1) Un bono compensatorio por la no contratación de los trabajadores equivalente a dos millones de pesos 2) Mesa permanente de mejoras laborales y 3) La eliminación de las “listas negras” -listas elaboradas por la empresa sobre los trabajadores “conflictivos” que no son contratados por ello-.

Ante la intransigencia de Von Appen: portuarios en alerta

A pesar de lo simple de las exigencias portuarias, el conflicto se alargó durante más de un mes debido a la negativa por parte de Richard Von Appen, dueño de las empresas comprometidas, quien se negó rotundamente a entregar dichas demandas ofreciendo como contrapropuesta: 1) Gift Card de doscientos mil pesos 2) Aguinaldo y una caja de mercadería y 3) Mesa permanente.

Luego de un mes de movilización que contó con cortes de calle en el puerto, paralización de otros puertos a nivel nacional en solidaridad y el paro de las universidades de la ciudad, se llegó a un acuerdo: 1) Bono de $550.000 pesos 2) Mesa permanente y 3) Eliminación de las listas negras.

Sin embargo, la desfachatez de Von Appen vuelve a la luz sin sorprender, ya que los trabajadores eventuales denunciaron que el pago no se realizó a todos los trabajadores, ni tampoco fueron eliminadas las listas negras. Ante lo cual respondieron con una asamblea en la que decidieron retomar acciones y mantenerse en un estado de alerta hasta que el acuerdo sea cumplido íntegramente.

Consecuencias y lecciones de la lucha portuaria

Es importante señalar que en el marco de la lucha portuaria, diferentes dirigentes políticos y activistas sociales sufrieron diversos episodios de amedrentamiento, como un intento de secuestro, golpizas, amenazas, etc. Ante lo cual el sindicato de trabajadores de Starbucks -cuyo delegado en Valparaíso, Antonio Páez, fue víctima de estos ataques- hizo un llamado a una reunión para organizarse contra las amenazas. Porque solamente la unidad y la organización por fuera de las barreras sindicales o estudiantiles puede ser una vía efectiva para luchas por el respeto de los derechos democráticos de los trabajadores y activistas.

Te puede interesar: Exitosa reunión contra amenazas a dirigentes y activistas de Valparaiso

Es esa la principal lección del combate portuario: Si los trabajadores, estudiantes, mujeres y comerciantes se organizan desde abajo para golpear como un solo puño por sus demandas, ni las fuerzas represivas del Estado, ni la prepotencia empresarial o las bandas que persiguen activistas pueden ser un obstáculo insalvable. Es por eso que hacemos un llamado a todas las organizaciones sociales, sindicales, estudiantiles y políticas, así como también a todos y todas las activistas que solidarizan con la causa portuaria a mantenerse alerta para que el conflicto acabe con una victoria portuaria.

Te puede interesar: Portuarios y estudiantes pueden ir por todo (y más)






Temas relacionados

Paro Portuario Valparaíso   /   Mundo Obrero Chile   /   Trabajadores portuarios   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO