Política Chile

MILICOGATE

Confeso: Ex General del Ejército reconoce que sus vacaciones fueron pagadas con dineros fiscales

Humberto Oviedo, ex comandante en jefe del Ejército, confesó ante la jueza R. Rutherford que usó dinero fiscal para sus vacaciones mientras estaba "en servicio" en Washington y durante su estadía en Europa.

Juan Andres Vega

Estudiante de la Universidad de Chile y militante de Vencer

Martes 10 de septiembre | 08:19

Todo comienza con el Milicogate: caso donde se descubre la mal utilización por parte de los oficiales del Ejército los recursos generados por la antigua Ley Reservada del Cobre. Una antigua (hasta 2016, secreta) ley que establecía que una parte de los recursos generados por la producción de cobre tenía que ser obligatoriamente destinada al mantenimiento de las Fuerzas Armadas, aunque la contabilidad de los dineros utilizados también era secreta.

Una de las aristas del caso, es la malutilización de los recursos destinados a las comisiones de servicio, los viajes que el Estado financia a sus funcionarios para llevar a cabo labores indispensables para el trabajo diplomática y las relaciones internacionales.

Oviedo, sus vacaciones y el saqueo de las arcas fiscales

De esta manera es que la jueza encargada del caso, Romy Rutherford, intentó cursar una investigación a Humberto Oviedo en su calidad de ex comandante en jefe del Ejército entre 2014 y 2018, siendo interrogado una vez a finales del 2018, pero éste interpuso un recurso ante el Tribunal Constitucional, el cual aceptó y declaró inconstitucional la investigación contra Oviedo, logrando paralizarla momentáneamente. Sin embargo, a principios de agosto de este año, la paralización se levantó ya que el TC tuvo que retrotraer su propia decisión y dejar que la causa prosiguiera.

Que la institución más antidemocrática del régimen político chileno como el Tribunal Constitucional diera luz verde a la investigación tuvo dos efectos: el primero, la citación para esta semana a declarar de H. Oviedo y la desclasificación de su testimonio de diciembre. En él, señala que cuando fue enviado a Washington en 2011 como agregado a la misión militar "hice uso de mis vacaciones. Viajé con mi señora (...) a Punta Cana, República Dominicana. El viaje, los pasajes y la estadía se pagó con cargo a la orden de pasaje fiscal que pagó el Ejército".

Cuando la jueza le exhibió un comprobante de egreso equivalente al valor de 4.3 millones de pesos, Oviedo señaló que dicho documento con su firma era la orden de los pasajes, pero que a él "nadie le dijo que no podía gastar ese dinero en estadía".

Similar operación fue realizada en enero del 2012 a la vuelta de la comisión de servicio, cuando el general en retiro pasó por México. Vacaciones a una playa paradisíaca, hoteles de lujo, todo incluido, incluyendo el cargo a las arcas fiscales. Y otra vez en 2014, con destino a Europa: Londres, París, Milán, Berlín, Madrid, Venecia, Múnich. Nuevamente, todo incluido, también el saqueo de los recursos estatales.

En síntesis, un solo general del Ejército gastó (¡solamente en su viaje a Washington!) el equivalente a 14 sueldos mínimos por unas vacaciones porque "nadie le dijo" que eso estaba al margen de la ley. Lo que abre una serie de preguntas que no dejan de inquietar a cualquiera ¿Cuánto más habrá gastado Oviedo en todas sus vacaciones? ¿Cuántas vacaciones habrá pagado la oficialidad de las Fuerzas Armadas a costa del sudor diario de millones de trabajadores?.

Hecho como estos ponen de relieve una vez más los privilegios descomunales que tienen los altos funcionarios públicos: sueldos millonarios y viajes de ensueño. Nada que ver con la realidad que viven los más de cinco millones de trabajadores y trabajadoras que ganan el sueldo mínimo en Chile, apenas llegando a fin de mes.






Temas relacionados

Ejército de Chile   /   Milico-gate   /   Política Chile   /   Corrupción   /   Michelle Bachelet

Comentarios

DEJAR COMENTARIO