Política

TRIBUNA ABIERTA

Contrapuntos sobre la cuestión catalana y la cuestión nacional mapuche

Hemos sido testigos estas últimas semanas, tanto en el Estado Español como en Chile, de las movilizaciones y represión sobre catalanes y mapuche, que hoy se encuentran luchando por sus demandas históricas. ¿Qué encuentros hay en estas luchas? ¿Son parecidas? ¿Qué salidas tienen? Una reflexión sobre estas dos experiencias.

Jueves 12 de octubre

Es fácil caer sobre analogías simplistas, sobre todo en escenarios tan diversos, y también tan complejos, caer en el reduccionismo es fácil, por lo que se puede perder lo más importante. Tanto en el caso del pueblo mapuche como del pueblo catalán tenemos tal diversidad de experiencias y de construcción histórica como naciones, y su relación tanto con el Estado Chileno como con el Estado Español, que podríamos en esto llenar cientos de páginas.

Aun así ciertas coordenadas en el debate nos permiten rastrear, ciertos paralelos en los dos casos que no dejan de ser menores, y que al contrario de lo que se pueda pensar, superan en algunos casos los meros principios.

La lucha consiente

Estas semanas hemos sido testigos de movilizaciones masivas por las distintas ciudades de la nación catalana, aunque con objetivos un poco más diversos de lo que se puede pensar. En algunos, si es que no la mayoría con la independencia en la mira, en otros la autodeterminación, en algunos solo buscar más autonomía del territorio, mientras que en otros simplemente que se les deje votar y que el Estado Español no se meta en sus referéndums.

Como vemos, las razones estas últimas semanas fueron variadas dentro de la sociedad catalana, aun así, la situación cambio rápidamente cuando el Estado Español se movió a posiciones más autoritarias, esto hizo que de una abigarrada de opiniones, confluyeran cada vez a posiciones más radicales en la sociedad catalana, ya más determinada a posturas más independentistas.

No podemos dejar entrever dentro de la sociedad catalana y de su diversidad de opiniones, el carácter de clase de estas mismas, dentro de la sociedad catalana se pueden ver claramente el desarrollo de sus clases, en el sentido de su desarrollo e interaccion capitalista por supuesto, tiene una burguesía claramente formada, una clase obrera poderosísima, y sectores medios nada despreciables, no por nada sus artistas e intelectuales son de fama mundial.

De esto último podemos ya desentrañar más seriamente qué objetivos se comienzan a trazar las diversas clases que componen esta sociedad, y los programas y estrategias que emanan de estos. Ya vimos estos últimos días como la Generalitat, se detuvo en sus amenazas al Estado Español, y declaro una “caricatura” de independencia, mientras otros sectores como por ejemplo las direcciones reformistas de las grandes centrales sindicales, se comienzan a mover más a la izquierda, o en el caso de la Corriente Revolucionaria de Trabajadores (su declaracion aca), que llama a la construcción de una Republica catalana Independiente y Socialista. (para un lectura sobre Cataluña, la autodeterminacion y el marxismo, dejamos esta nota de Josefina Maritnez, pincha aqui)

Nación mapuche

Cruzando el atlántico, desde donde se escribe esta nota, tenemos la existencia de una nación que se busca sacudir de aquella que la incluyo a la fuerza dentro de sus fronteras hace poco más de 100 años, y que desde ahí comenzó un camino tortuoso que hasta el día de hoy raya en la mera sobrevivencia. Despojados de sus tierras ancestrales, un aparato educacional y cultural con sangre sobre sus tradiciones, y el desprecio de la nación opresora como suele suceder siempre.

Desde la Ocupación de la Araucanía, las ex zonas fronterizas del Estado Chileno, se ampliaron dejando caer todo su peso sobre la zona, así el mapuche entraba a la “modernidad”, con la bayoneta del ejército de chile en la espalda, expulsados de sus territorios y condenados como hasta el día hoy a ser uno de los sectores más empobrecidos de Chile, con millones de hectáreas robadas, prohibición de su lengua, una legislación sobre sus cabezas que legalizaba los mas grandes robos y abusos que pueda conocer la historia de chile, una usurpación legalizada.

Relegados a un campesinado pobre, con una infima cantidad de tierras para su sobrevivencia, una obligada migración a las ciudades donde fueron en su mayoría proletarizados, metidos en el engranaje de la sociedad capitalista chilena a la fuerza. Hoy y ya desde hace mas de 100 años continua la lucha por la recuperación de sus tierras, y el despojo del que el Estado Chileno fue el principal impulsor.

Hoy cuando Estado Chileno condena a la persecución de sus dirigentes, vulnerando todo el aparataje jurídico que ellos mismos crearon, vemos como se comienzan a desbordar el control hegemónico del Estado, cada vez mas sectores de la sociedad mapuche, y de la sociedad chilena comienzan a separarse de los programas de carácter post-dictadura y de tipo reformista, para avanzar a posiciones mas radicales que luchen por una verdadera autodeterminación del pueblo mapuche. (para un debate en profundidad sobre la cuestion nacional mapuche, aca)

Democracia, el quid de la lucha por el socialismo.

En el “El dieciocho de Brumario de Luis Bonaparte” Marx ironizaba con la burguesía francesa, diciéndole que era presa de sus propias victorias, ya que si las masas le cobraban cada palabra que pregonaron para acabar con el feudalismo, ahora se les devolvían y se encontraban en un entuerto que solo podían controlar por medio de la violencia.

En el caso de las naciones oprimidas, no es distinto, si un grupo social que se identifica con una nación distinta a la opresora quiere independizarse, o sea el caso por una demanda de autodeterminación o de autonomía, bajo que normativa distinta al mismo principio rector que funda los estados naciones modernos puede ampararse sino.

Tanto en el caso del Estado de Chile, como en el caso del Estado Español, ¿qué podrían decir ellos?. No mucho, seria cuestionar sus propios principios fundamentales, por lo que recurrir a la violencia es la salida para el caso. Lo vemos en la Araucanía, cualquier persona que visite Temuco y sus alrededores, sabe que es una región bajo estado de sitio (por lejos esta de ser un eufemismo), un lugar militarizado. Lo vimos el otro día en Cataluña, donde la policía nacional fue enviada a detener el referéndum, dejando miles de heridos, algunos de gravedad.






Temas relacionados

Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO