Sociedad

IGLESIA CATÓLICA

Crisis, escándalos y silencio de la Iglesia Católica ante los abusos a menores

La Iglesia Católica atraviesa una de sus peores crisis de legitimidad en la historia, marcada por los casos de abuso sexual infantil al interior de la institución.

Domingo 13 de enero

La institución religiosa ha marcado pauta noticiosa y de debate a nivel internacional producto de los múltiples casos de abuso sexual infantil que han salido a la luz tras las denuncias de sus víctimas, quienes no sólo han acusado abuso, sino también encubrimiento por parte de las cúpulas de la institución que habrían hecho vista gorda a las diversas denuncias.

Los casos más emblemáticos de esta crisis son el polémico ccaso Karadima y obispo Barros, quien además tuvo el respaldo del Papa Francisco, desacreditando las denuncias de las víctimas y a la comunidad manifestante de Osorno acusándola de “sufrir por tontas”.

A lo anterior podemos sumar la renuncia de los obispos Chilenos en la conferencia episcopal en Roma, tras los más de 60 casos de abuso sexual infantil que se destaparon en una investigación eclesiástica.

Así mismo el caso del canciller del arzobispado de Santiago, Oscar Muñoz, quien se había autodenunciado por abuso sexual, o las declaraciones de Ezzati en calidad de posible encubridor de abusos y de Errázuriz como presunto encubridor en el caso de Jorge Laplagne, entre tantos otros polémicos casos más.

Todo esto, ha traído grandes costos a la imagen pública de una de las instituciones que tiene mayor opinión e injerencia en la agenda pública respecto de los derechos de las mujeres y diversidad sexual, quienes han llevado una bandera contraria al avance en esta materia, declarándose contra la educación sexual laica, el derecho al aborto legal y la adopción homoparental, entre otras.

Todo lo anterior se traduce en una pérdida de confianza y credibilidad, siendo la institución peor evaluada este comienzo de 2019, con un 73% de desaprobación al que solo se iguala el Congreso, según la última encuesta CADEM (Enero, 2019).

Entonces, ¿qué opinión se puede tener de una institución que ha cumplido un rol de silencio cómplice y encubrimiento, mientras cientos de niños y niñas y sus familias han sufrido vulneración en su sexualidad?

En este sentido, la línea de la Iglesia Católica parece clara y es la complicidad en la vulneración de los derechos mínimos de los sectores más oprimidos como la infancia, mujeres y diversidad sexual. Al menos, así lo refleja el Vaticano tras reconocer que durante 63 años, ocultó documentos con información sobre los casos de pederastia cometidos por el sacerdote mexicano Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, siendo catalogado hoy como uno de los mayores abusadores sexuales, según mencionan en el medio CNN en español.

Esta crisis expresada en la gran desaprobación en las encuestas, no sólo refleja que la desconfianza ha aumentado significativamente, sino también que la jerarquía eclesiástica ha sido encubridora de tales vulneraciones y delitos. Un incendio que ni la expulsión del sacerdocio a Fernando Karadima y Cristián Precht, ni la visita del Papa Francisco al país y sus declaraciones de disculpas en el 2018 han podido resolver.






Temas relacionados

Karadima   /   Abusos sexuales   /   Crisis    /   Iglesia Católica   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO