Deportes

DEPORTE

Crisis financiera para Los Leones de Collao: ¿fútbol de mercado?

El SIFUP (Sindicato de Futbolistas Profesionales) nuevamente amenaza con un paro en solidaridad de 90 días, por el no pago de los sueldos, mientras los hinchas mantienen recinto tomado en apoyo.

Alexis Cabrera

Presidente club deportivo Unión Obrera

Miércoles 20 de abril de 2016 | 12:01

Como Presidente del Club Deportivo Unión Obrera, critico públicamente el accionar de las actuales dirigencias de Deportes Concepción, encabezadas por un grupo
empresarial llamado "Fuerza, Garra y Corazón", que viene con un amplio currículum de irregularidades financieras con el plantel y con los funcionarios del Club a los que desde agosto de 2015 no le han pagado las cotizaciones previsionales y desde septiembre de dicho año vienen con atraso en el pago de sus sueldos. El pasado 15 de abril era el último día para que la institución se pusiera al día con los sueldos de marzo, tras una deuda de tres meses con sueldos impagos.

El SIFUP (Sindicato de Futbolistas Profesionales) nuevamente amenaza con un paro en solidaridad de 90 días, mientras que los hinchas han mantenido el Recinto Deportivo Ricardo Keller, lugar de entrenamiento de Los Lilas, tomado en apoyo y solidaridad con los jugadores y funcionarios.

Empresarios del Fútbol

Todo comenzó en enero del 2010 cuando el Club Social dueño legítimo de los campos deportivos, Deportes Concepción S.A. y la Corporación de Fútbol, le entrega todos los poderes a los actuales dueños de "Fuerza, Garra y Corazón", entidad integrada por Pablo Tallarico, Los Sabando y Nibaldo Jaque. Este último fue el primero en abandonar el equipo tras el ascenso de Sergio Jadue a la ANFP, trasladándose a la Sede de Quilín como colaborador del ex timonel del fútbol chileno. Documentos revelan que Jaque utilizó al Club para recibir dineros, de parte del ente rector del fútbol nacional, para distintos viajes.

Tallarico, en tanto, vendió sus acciones el 2013 a Adolfo Sabando para finalmente demandar a la concesionaria administradora del Club por una cifra cercana a los 700 mil dólares, cantidad similar a la que él invirtió. Por su parte, Adolfo Sabando replicó lo mismo en octubre del 2015, dejando al club sin dueño tras la huida de Raúl Sabando.

Hoy, solo queda Luis Polnoroff (Gerente General), y su hijo Gastón, quienes son los actuales controladores del club y la cara visible hacia los trabajadores y los jugadores.

Todo por ahora es muy difuso, pues la versión que más resalta es que las acciones de los Polnoroff fueron traspasadas a Adolfo Sabando y que hoy en día parte de estas acciones están en poder del dirigente de Santiago Morning, Luis Faúndez, quien se haría cargo de la concesionaria; pero contemplando que este último tendría que abandonar el "Chaguito", pues la ley no le permitiría estar en dos clubes.

El Club Social va por su revancha

Actualmente, es René Mora, quien pretende que la Sociedad Anónima deje de funcionar en base a contratos y clausulas, apelando a documentación ya enviada a la ANFP para que la concesionaria deje la administración del club. "Esperamos que la ANFP devuelva a Deportes Concepción a la ciudad y con eso hacemos una concesionaria local donde muchos hinchas puedan aportar", declaró Mora.

Con respecto al paro en solidaridad, en el plantel tienen claro y agradecen que el fútbol solidarice, así lo expresó el capitán Gamadiel García: "Yo lo tomo de buena manera, no sólo en Deportes Concepción, hay irregularidades en bastantes equipos que quizás no se saben, clubes que mes a mes no cumplen con la totalidad de los sueldos y eso es lo mínimo que podemos exigir como futbolistas. Yo en mi caso no esperaría 90 días para paralizar las actividades, hay gente que ni siquiera tiene para un mes sin sueldo, imagínense lo que son 90 días", sentenció el futbolista.

Estas situaciones son muy similares a las que viven los trabajadores de cualquier sector productivo cuando el empresario se declara en quiebra o cuando, en el caso de las Sociedades Anónimas, nadie quiere hacerse cargo de las millonarias deudas. En este caso son los empresarios del fútbol los que juegan con la pasión de la gente, de los hinchas y de los seguidores de cada equipo. Convierten la pasión futbolera en un fútbol de mercado idiotizado y envenenado de individualismo, donde algunos hinchas (no todos), creen que se debe matar al hincha rival para imponer más respeto y superioridad territorial, eso es lo que han cosechado tras la semilla del fútbol de mercado.

Una fuerte bulla de aguante para los apasionados de "Los Leones de Collao", para la "Familia Lila" que ve cómo su equipo pasa por momentos difíciles. Una fuerte bulla para los trabajadores funcionarios del Club Deportes Concepción, para los jugadores que a pesar de estos momentos siguen parándose en la cancha porque sienten la fuerza Lila en el corazón.






Temas relacionados

Futbolistas   /   Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO