Política Chile

DERECHO A AGUA

Crisis hídrica y sanitaria: una necesidad vital en manos de privados

El problema de las sanitarias tanto de Osorno como después de Chiguayante es la expresión del negocio con los derechos vitales de las personas, con los cuales un puñado de empresarios se hacen millonarios.

Domingo Lara

Biólogo Ambiental

Teresa Melipal

Santiago de Chile

Martes 3 de septiembre | 08:50

El pasado sábado y domingo casi 25 mil hogares quedaron sin suministro de agua en Chiguayante, la empresa sanitaria Essbio anunció que el corte de agua sería sólo por unas horas y se extendió por 36. Este lunes la empresa anunció la reparación de la matriz, sin embargo el problema con los servicios sanitarios continúa presente.

El corte de suministro de agua en Chiguayante afectó alrededor de 80 mil personas y la Seremi de Educación anunció la suspensión de clases para 11 establecimientos educacionales, además de salas cunas y jardines infantiles. Las explicaciones del corte de suministro que ha dado la empresa trata de la rotura de una tubería principal de agua potable ubicada en el sector del Valle la Piedra, la cual es del totalmente insatisfactoria y expresa, la falta de interés por los afectados ante la nula mantención de los servicios sanitarios.

“Hemos tenido que ir a ver familiares en otras comunas para lavar la ropa o bañarnos. Estamos como en el terremoto”, manifestó una vecina de Chiguayante. Otros vecinos indicaron que no tienen ninguna “esperanza” de que esto repercuta en algún tipo de indemnización o compensación. “Al final ellos nunca pierden”, señalaron.

Ante el corte de suministro de agua en Chiguayante es imposible no recordar lo ocurrido en Osorno. El sistema de sanitario fue uno de los últimos servicios que se privatizó bajo uno de los primeros gobiernos de la ex Concertación con la presidencia de Eduardo Frei Ruiz-Tagle y luego con el primer gobierno de Sebastián Piñera, ambos amparados por las leyes de la dictadura. Los derechos de agua, así como los servicios sanitarios han sido recurso útil para generar un millonario negocio para los empresarios en desmedro de satisfacer las demandas básicas para el resto de la población.

El sistema sanitario privatizado

Chile tiene uno de los servicios sanitarios más caros de Latinoamérica con 7 de las diez ciudades en el ranking de mayores precios. Los especialistas defensores de las sanitarias hablan de “una relación con la calidad del servicio” dada la alta cobertura del sistema, lo cual con un sistema privado con baja fiscalización es bastante discutible.
Donde este monopolio por ley tienen un 7% de ganancias mínimas sobre activos para, Así quedó establecido en 1988 con el Decreto con Fuerza de Ley N° 70, firmado por Augusto Pinochet y sus ministros de Obras Públicas.
.
De todas formas las cifras son dramáticas Chile tiene 478 mil sin acceso a agua potable ni alcantarillado, según el mapa de la vulnerabilidad, lo que creció a un 8%, del total de la población, pero siempre se pueden encontrar cifras peores, en otros países.

El agua: una crisis generalizada en Chile

Chile es el único país en el mundo que tiene sus aguas privatizadas. El Código de Aguas de 1981, impuesto bajo dictadura militar, separó los derechos de agua con los derechos de tierra considerando el agua como una mercancía más. El Código de Aguas establece un propietario con derechos de uso, donde éste puede arrendar, comprar y vender los derechos como cualquier otra propiedad.

El desabastecimiento, escasez y el cambio climático muestran que el agua

potable es un derecho mínimo, derecho que hoy no está siendo garantizado. La demanda por el derecho al agua ha aumentado junto con el consumo humano, cuestionando las ganancias de las empresas en desmedro de la salud del conjunto de la población y de la biodiversidad. Este problema está lejos de ser un desastre natural o responsabilidad de “todos”, es la responsabilidad de los grandes empresarios y las potencias económicas, quienes por sus ganancias están poniendo en jaque el agua, como el conjunto de los aspectos que hacen el sostén de la vida humana y de múltiples especies.

Te puede interesar: Crísis hídrica y la defensa del gobierno con el negocio del agua

La necesidad de renacionalizar las sanitarias, bajo gestión de sus trabajadores y en coordinación con los usuarios.

Es necesaria la estatización del servicio sanitario, cuya administración y gestión debiese estar a cargo de los trabajadores y trabajadoras en conjunto con los usuarios, quienes son los reales interesados de que este servicio vital sea de la mejor calidad posible, y no como un negocio donde un puñado de empresarios del agua se llevan millonarios excedentes a costa de las necesidades del pueblo pobre y trabajador.






Temas relacionados

crisis de agua   /   Política Chile   /   Agua   /   Ecología y medioambiente

Comentarios

DEJAR COMENTARIO