Política Chile

IGLESIA CATÓLICA Y DICTADURA

Cura Hasbún: defensor de la dictadura y sus horrores

El sacerdote Raúl Hasbún ha sido un ferviente seguidor y defensor de la dictadura cívico militar encabezada por Pinochet, la que fue responsable de miles de asesinatos, tortura, desapariciones y otras formas de horror.

Viernes 12 de enero | 13:46

Raúl Hasbún fue una activo opositor a la Unidad Popular, teniendo nexos inclusive con la organización para militar Patria y Libertad.

Tras el golpe de Estado, Hasbún se mantuvo un tiempo trabajando en el canal de la Universidad Católica, en el que tenía un cargo directivo, y participó de distintas maneras en la dictadura, a la que no solo apoyó y defendió, sino de la cual fue parte.

Una investigación periodística señala que el 5 de junio de 1974 Hasbún fue nombrado “Adicto Civil Honorario” mediante el Decreto Nº 358 de la Dirección General Administrativa del Ministerio de Relaciones Exteriores, en la embajada chilena de Alemania.

Además de ser columnista y participar de distintos programas de televisión, teniendo hasta el año 2011 un espacio en el noticiero central de canal 13 “Teletrece”, tras lo cual se trasladó a Megavisión, Hasbún ha sido señalado por Luz Arce, quien fue colaboradora y agente de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), que el sacerdote iba periódicamente al cuartel de ese organismo de seguridad a ver a Manuel Contreras, mano derecha de Pinochet y responsable de la violenta represión durante los primeros años del régimen.

Su defensa del terror, la violencia y la muerte

En el año 1981, el sacerdote católico señaló que la DINA y la CNI fueron “instituciones profesionales que la sociedad necesita absolutamente y merecen nuestro respeto y gratitud”. La DINA y la CNI fueron las ejecutoras de los asesinatos, secuestros y desapariciones de miles de personas en Chile y el extranjero.

Por otra parte, el año 2017 se presentó una querella por homicidio calificado y asociación ilícita contra Hasbún, integrantes de la Armada y de Patria y Libertad, por ser parte del plan para quebrar el gobierno de la Unidad Popular. En el caso de Hasbún, la querella indica que fue cómplice de instigar atentados para quebrantar la legalidad, previo al golpe de Estado.

Hasbún también fue un defensor de Colonia Dignidad y Paul Shaffer y estuvo en el Vaticano en octubre de 1973 para defender a Pinochet y su “guerra” contra el marxismo.

El rol de Hasbún no fue aislado, fueron muchos otros sacerdotes y sectores de la iglesia católica que apoyaron abiertamente la dictadura y sus crímenes.

En la foto de portada, con el CNI Álvaro Corbalán.






Temas relacionados

Política Chile   /   Pinochet   /   Dictadura cívico-militar   /   Iglesia Católica

Comentarios

DEJAR COMENTARIO