Mundo Obrero Chile

DEBATE – COLUMNA DE OPINIÓN

Debate: ¿Debería la izquierda quemarse las pestañas por ir detrás de la DC?

Este sábado el pleno del Comité Central del PS resolvió ponerle un “piso mínimo” a la Democracia Cristiana para pensar la unidad de la oposición frente al Gobierno de Piñera. Sin embargo ¿debe la izquierda ir detrás de la DC o debieran orientarse en otro rumbo? ¿Es esta la unidad la que debemos desarrollar para hacer frente a las medidas del Gobierno? En esta nota buscamos responder a estas interrogantes.

Felix Melita

Estudiante de Psicología Universidad de Antofagasta

Domingo 15 de septiembre

La “oposición parlamentaria” tras la DC

Este sábado se llevó a cabo la sesión del pleno del Comité Central del Partido Socialista, en donde la jornada estuvo atravesada por las discusiones respecto a los comentarios de Cecilia Pérez, vocera de Gobierno, y los nexos del PS con el narcotráfico, así como la interpelación constitucional a la Ministra de Educación Marcela Cubillos. Sin embargo, uno de los debates más importantes que se llevó adelante fue la relación con la DC frente a un nuevo marco preparatorio de elecciones.

Es en esta tónica que, Álvaro Elizalde, presidente de la colectividad, afirmó que: “Con la DC hemos tenido unas diferencias, y ha generado bastante malestar particularmente en la Cámara de Diputados, donde los diputados han visto frustrado el poder avanzar, o al revés, ver que se aprueban los proyectos del gobierno con votos democratacristianos (…) Hay diferencias, tendríamos que dialogar, pero las hay, queremos decirle a la Democracia Cristiana que con ese camino dificulta más los entendimientos, por cierto.”

Por otro lado, este lunes los partidos y movimientos del Frente Amplio (FA) asistieron a reunión con Unidad por el Cambio (coalición política conformada por el Partido Comunista (PC), el Partido País Progresista (PRO) y la Federación Regionalista Verde Social (FRVS)), en donde la tónica fue “en la disposición común de seguir dialogando y explorando eventuales apoyos puntuales en candidaturas que representen proyectos locales transformadores”, según declara Javiera Toro, presidenta de Comunes.

Es así como la “oposición parlamentaria”, en donde el Partido Socialista busca ubicarse nuevamente como la histórica bisagra entre la “izquierda” y el centro, busca concretar acuerdos para las urnas bajo el lema de la “unidad”. Así lo sintetiza Mauricio Andrews, secretario del Partido Radical: “Ya nos reunimos con Unidad para el Cambio, ahora con el Frente Amplio, vendrá luego con la Democracia Cristiana y así iremos coordinando con el resto de la oposición cómo nos vamos a ir coordinando para hacer los trabajos futuros”.

Sin embargo, ¿es esta unidad a la que debemos apelar? ¿Es esta unidad la que permitirá reducir al Gobierno de Piñera y asociados?

No se le pueden pedir peras al olmo

La DC ha sido ampliamente cuestionada por la población. Y es que no se trata sólo de quienes se opusieron al derecho al aborto en el congreso, sino quienes también han legislado a favor de la derecha en el último tiempo, con el caso más reciente de la aprobación en la mesa de seguridad del control preventivo de identidad para menores de 16 años, como ejemplos actuales, sin entrar siquiera en su pasado golpista a propósito de las fechas.

Sin embargo, esto no termina aquí. Sino que justamente ha sido la DC quienes han puesto el grito en el cielo y han sido los principales defensores de las PYMES dentro del debate de la reducción de la jornada laboral, siendo el mismo Andrés Zaldívar el proyecto era inconstitucional, además de 5 años de gradualidad para las PYMES. Y es que uno podría pensar comúnmente en las PYMES como una persona vendiendo con un pequeño carrito de completos en el centro en medio de la ajetreada ciudad, sin embargo, la realidad es otra. Se trata de empresas que son parte de las que más explotan a sus trabajadores y los someten a trabajos precarios, en donde dos tercios (56%) de las y los trabajadores chilenos trabajan en PYMES. Es decir, parte de un sector empresarial central en Chile.

¿Qué quiere decir esto? ¿Que la DC es la defensora de los esforzados trabajadores que deciden vender alimentos como completos en las calles para mantener a su familia? No. Definitivamente no es eso. Un ejemplo de esto es Cobra, empresa que en Antofagasta mantiene enormemente precarizados a sus trabajadores entrando en la categoría de PYME. ¿Es esto lo que debemos defender? ¿Debemos hacer que las y los trabajadores que trabajan en las PYMES (56%) esperen aún más tiempo para ver reducida su jornada laboral en donde Chile se caracteriza por ser uno de los países en donde más se trabaja en el mundo con más de 1900 horas por año? ¿Debemos unirnos con quienes nos hacen creer que defienden a esforzados trabajadores, cuando en verdad defienden los intereses de sectores del empresariado chileno que mantiene al 56% del pueblo trabajador precarizado? Traer gradualidad y flexibilización sólo significaría mayor precarización para un sector que ya se encuentra profundamente precarizado. No podemos aceptarlo.

Te puede interesar: Nicolás Bustamante: "Debemos imponer un gran movimiento en las calles para que seamos nosotros quienes decidamos cuanto y como queremos trabajar"

Un sindicato en medio del norte muestra un ejemplo

Sin embargo, la solución no es que las organizaciones anteriormente nombradas se unan entre ellas excluyendo a la DC -en donde dicho sea de paso el Partido Comunista, con Camila Vallejos, y el Frente Amplio, con Gael Yeomans, han aceptado los términos de gradualidad y flexibilización para las PYMES-. El problema pasa mucho más allá.

Es aquí en donde un sindicato organizado en el norte del país. Se trata del Sindicato N°1 de Orica Chile, fábrica de explosivos, en donde sus trabajadores se reunieron en la asamblea del sindicato el pasado sábado, donde un centenar de trabajadores pusieron alerta en para enfrentar eventuales despidos, para lo cual determinaron realizar un plan ascendente. Así mismo, los trabajadores se refirieron al debate de la reducción de la jornada laboral, pues en Orica ya existe este régimen de trabajo, 5 días y 40 horas a la semana; y no pretenden que esta conquista se las arrebate, por lo que plantearon que era necesario hacerse parte del debate impulsando una campaña por la reducción de la jornada laboral.

Sin embargo, el o la lectora se podrá preguntar por qué un sindicato podrá ser un ejemplo para esta discusión o incluso para enfrentar al Gobierno de Piñera. Pero es este pequeño ejemplo de organización el cual debe expandirse. Porque justamente demuestra que las y los trabajadores organizados pueden ser parte (protagonistas) y dar una respuesta a estas problemáticas. Y en definitiva es a través de la misma organización de las y los trabajadores que esta demanda tan válida y necesaria -como lo es la reducción de la jornada laboral- podrá ser conquistada. La DC es la portavoz e intermediaria moderada de los sectores empresariales como la CPC y el Banco Central, por lo que un pacto con ellos sería un pacto negociado bajo los límites de los sectores empresariales que se oponen a la reducción de la jornada a favor de mantener sus abultadas ganancias.

En este sentido, Lester Calderón, presidente del Sindicato N°1 de Orica, afirmó para La Izquierda Diario Chile que: “las centrales sindicales, como la CUT, y todos los sindicatos, organizaciones estudiantiles y sociales, tienen que jugar un rol clave en esta pelea, impulsando coordinadoras y comités por la reducción de la jornada laboral y contra el trabajo precario. Las coordinadoras por las 40 horas que ya existen en algunos lugares deben transformarse en instancias amplias que reúnan a diversos sindicatos y organizaciones sociales. Tenemos que impulsar un movimiento fuerte por esta demanda y porque sabemos que implicará un choque de intereses con el Gobierno y la derecha y en eso no podemos ser ingenuos”, enfatiza el dirigente.

Te puede interesar: Trabajadores de Orica votan defender puestos de trabajo y levantan campaña por reducir la jornada laboral

“La vía real para conquistar cualquier demanda que beneficie a las y los trabajadores y sectores populares, sin que esto contemple ‘letra chica’ o contraataques, se dará en la medida en que fortalezcamos nuestras propias fuerzas y confianza. Es momento de poner al centro las prioridades de las amplias mayorías, como reducir la jornada, sin rebaja salarial y repartiendo las horas de trabajo entre ocupados y cesantes; aumentar el sueldo mínimo acorde a la canasta familiar de $450.000; y terminar con la precarización laboral expresada, por ejemplo, en la existencia del subcontrato”, concluye Calderón.

Es este ejemplo el que debemos reproducir y llevar adelante; no sólo en sindicatos, sino que en todos los lugares de trabajo y estudio.

Te puede interesar: A organizar un gran movimiento por la reducción de la jornada laboral y contra el engaño de la flexibilidad del gobierno






Temas relacionados

Partido Comunista de Chile    /   Reducción jornada laboral   /   orica    /   Mundo Obrero Chile   /   Política Chile   /   Debate   /   Partido Socialista   /   Frente Amplio   /   Jornada laboral   /   Opinión   /   Economía Nacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO