DENUNCIA

Denuncia del hospital San José y Félix Bulnes: "El mejor sistema de salud del mundo", el oasis chileno que se cae a pedazo

Una nueva denuncia llega a nuestro medio, sobre la falta de insumos en los hospitales, de parte de una joven, quien ha tenido que vivir junto a su familia, la precariedad del sistema de salud y de la inoperancia del Gobierno por enfrentar la crisis.

Sábado 30 de mayo | 10:58

Hemos podido ver desde marzo y durante la pandemia como el gobierno ha sido inoperante enfrentando la crisis, al principio asumiendo que estaban 100% listos, para enfrentar al covid-19, luego cuando comienza la crisis sanitaria, responden con seguridad y que tenían todo bajo control, llamando a la nueva normalidad, mientras existían decenas de denuncias sobre la falta de medidas de seguridad en puestos de trabajo o como las y los trabajadores de la salud denunciaban la falta de insumos básicos para enfrentar la pandemia, o como podemos ver en diferentes recintos hospitalarios, las protestas de trabajadores de ambulancias, tras esperas de hasta 12 horas con pacientes con covid-19.

En el hospital San José ubicado en independencia, Mauricio Navarro (dirigente de trabajadores del hospital) se expresa en los medios diciendo que “es una tónica que ya viene pasando hace rato, no sé cuáles son las intenciones del gobierno como de las autoridades locales al desmentir constantemente hechos que en realidad están ocurriendo”, sus palabras expresan la situaciones violentas y catastróficas para los pacientes, ya que dentro de ese hospital un hombre de 36 años falleció esperando la intervención de un ventilador mecánico o como es caso de una mujer, quien tuvo que esperar 13 horas dentro de una ambulancia una atención de urgencia entre otros casos.

Tras esto nos llega la denuncia de una joven estudiante, que desea mantenerse en el anonimato, sobre su experiencia familiar que han tenido que vivir en las últimas semanas tras la pandemia.

COVID19 positivo: la pesadilla tras las cifras

“Hace aproximadamente un mes mi abuela fue operada a corazón abierto en el hospital San Juan de Dios (Unidad Coronaria), en la sección que estaba ella llegó un paciente con covid, por lo que le hicieron un examen a la gente de ese lado, mi abuela salió negativa, por ende, la enviaron a la casa (donde la cuidé yo y mi madrina), nosotras hace días presentamos tos, dolor de garganta y cabeza además que estábamos re agotadas, pero no le dimos importancia al tema. Mi abuela llevaba 4 noches sin poder dormir porque no podía respirar, se ahogaba demasiado y al toser o estornudar sentía que se le comprimía el corazón con el pulmón, cosa que también tomamos como normal ya que venía saliendo de una operación doble a corazón abierto.

El jueves 14 de mayo nos llaman en la mañana diciendo que mi abuela estaba positiva en covid debido a un examen que le habían realizado horas antes por precaución, es decir, esos síntomas no eran un resfriado común ni menos por la operación. Ella con ataques de sin poder respirar y yo sin conocimientos de enfermería me comencé a desesperar, llamar a ambulancias, Chile atiende, hospital etc... Tuve que llevarla de manera particular al hospital en el cual no la querían atender y a nosotras quienes las estábamos cuidando, no sé nos quiso realizar el examen, porque no "nos estábamos muriendo con los síntomas." Mi abuela quedó hospitalizada, siendo controlada médicamente y ahora me llaman a las 3.15 am diciendo que tenía que ir a buscarla al hospital! ¡En pleno toque de queda tenía que ir a buscarla, aunque salir implica un factor de contagio!

Llamé al doctor y me dijo que pese a ella estar diagnosticada de: 4 enfermedades crónicas, antecedentes de convulsiones, pulmones comprometidos por tabaquismo y operada hace 2 semanas a corazón abierto (operación doble).

Según el doctor de urgencias, mi abuela no era un caso de urgencia ni de riesgos, que ella era asintomática, por ende, no podía estar ahí, que en un dpto 2x2 debían cuidarlas 2 personas posiblemente con covid y debía esperar a que le viniera una neumonía para que se le comprometa el pulmón al Covid19 para recién hospitalizarla.

No me iba a arriesgar a que se muriera en la casa, el Covid se agrava de un día para otro, no la iba a ir a buscar a esta hora, además, no tenía cómo ir, me dijeron la respuesta de que ella iba a pasar la noche sentada en una silla hasta que la saquemos del hospital ¿Acaso debemos ser tratados como perros por asistir a salud pública? ¿Acaso debo exponerme a contagiar a más personas para ir a buscarla y, así, seguir aumentando la cifra de contagios? Porqué se quejan tanto de que esto se les escapó de las manos, si no hacen nada por salvar la salud de la gente ¿por qué?

Después de toda esa pesadilla vivida debido al covid, las negligencias médicas, las faltas de insumos para los trabajadores, el sistema de urgencias colapsado, a la semana siguiente mi madrina fue diagnosticada positivo a covid y fue trasladada de urgencias al hospital Félix Bulnes de Cerro Navia, lleva más de una semana de suma urgencia en el hospital entubada y coma inducido, aún no obtiene alguna cama UCI disponible dentro de ese 7% restante dentro de Santiago, esas esperanzas en que aún se encontraban camas disponibles y que el sistema no está en el total colapso, es otra manipulación del gobierno y los medios de comunicación. Lo cual deja en evidencia que mientras nos intentan calmar con cifras del minsal, cifras “esperanzadoras” de que aún se encuentran disponibles ventiladores y camas UCI, otra es la situación que se vive dentro de los hospitales y para las familias que nos encontramos ante esta desesperante situación.

Quiero dejar en claro que ¡el covid es un riesgo! Todos sabemos que ataca principalmente a 3° edad y crónicos; mi abuela y mi madrina, son ambas. Dejemos de engañarnos con la TV de que el covid en sí está comprobado, dejemos de creer que no nos estamos muriendo cuando en el hospital San José tienen a los muertos en los pasillos, dejen de creer todo lo que dice Mañalich y todo el gabinete de este gobierno ¡Nos están matado! Esta vez no a punta de perdigones, esta vez nos están dejando morir en una silla esperando ser atendidos, nos están matando desde nuestros núcleos familiares.

Te puede interesar: Hospital San José confirma posible colapso en la morgue: "estamos en proceso de adquisición de una cámara mortuoria"

En estos momentos estoy expuesta de tener a mi madrina a un paso de la muerte. Hagamos algo, necesito hacer algo, necesito hacer viral el caso de mi abuela y de mi madrina, tanto mi familia como un montón de familias más, necesitan salud, necesitan una cama, no necesitamos guanacos ni cámaras de última tecnología, como ciudadanos y personas necesitamos vivir.

Existen pacientes con riesgo de muerte, mi madrina está al borde de la muerte debido al covid y el sistema de salud no hace nada ¿Por qué? Porque estamos en el "pick", porque no hay camas, porque no hay ventiladores mecánicos... O porque ¿poseemos el peor sistema de salud?

Apaguemos la tv, dejemos de creer en cifras y situaciones manipuladas, dejemos de juzgar a los pobladores de El Bosque debido a sus movilizaciones por el hambre, pero avalar las medidas que toma este gobierno.

Dejemos de creer en los discursos de Mañalich y sus secuaces ¿realmente tenemos de ministro a una persona que no tiene conciencia de cómo vive la gente en el país?

Existen muchos casos similares a estos y el sistema no hace nada ¿por qué? ¿por qué no hay camas o ventiladores mecánicos? o porque realmente ¿tenemos un sistema de salud nefasto? Alcen la voz, ¡¡queremos escuchar la voz del pueblo!! ya que mientras el presidente habla de “auto seguro”, “calle segura”, “modernización para los carabineros”, la clase obrera y trabajadora se sigue muriendo.

En base a estos casos, surgen bastantes interrogantes frente a cómo nos enfrentamos a la salud de mercado en la cual nos vemos envueltos ¿prioridad según quién? ¿cómo es tercera edad debía morir en una silla? ¿por qué deben elegir entre una vida y la otra? ¿acaso los trabajadores y pobladores debemos ser tratados de una manera indigna?

Día a día los casos de Covid-19 han ido en aumento, bordeando hasta la fecha los 10.000 casos confirmados a lo largo de todo Chile, la cantidad de muertos se acerca a los 100 y el 64.83% de muertes por coronavirus es en pacientes sobre los 70 años.

Según las estadísticas del minsal existe una red capital de hospitalización de 1.003 dentro de Santiago el sistema de salud hospitalario en lo que respecta a las camas UCI se encuentra colapsado, llegando a un 93% de ocupación segmentando la zona sur-oriente con un 95% de ocupación y la zona sur-occidente con un 94%.

Mientras como país nos vemos envueltos en medio de una catástrofe, diariamente superamos la cantidad de fallecidos y el sistema de salud colapsa, la falta de insumos y protección para nuestra primera línea de la salud se ha vuelto escasa pero el gobierno, por su lado, sigue anunciando nuevas tecnologías para Carabineros ¿La represión es más importante que la salud de las y los trabajadores?

El Gobierno de Piñera sólo ha sabido responder con represión, con el absurdo toque de queda y la salida de los boinas negras, aparte de lanzar a miles de familias a las calles y al hambre, con la Ley de “Protección al empleo”, que fue aprobado por sectores del Frente Amplio y el Partido Comunista, junto a la UDI y al Chile Vamos.

Como trabajadores estamos siendo arrojados a morir, ya sea por el hambre en distintas zonas del país o un sistema de salud indigno, el cual nos deja morir en hospitales esperando una cama o un ventilador mecánico.

Por eso es necesario enfrentar esta crisis y los ataques del gobierno y los empresarios, con la fuerza de las y los trabajadores, como lo ha hecho la FENATS del Hospital Barros Lucos, que levantaron el comité de Higiene y Seguridad, las y los trabajadores de la minería, en Guanaco y Fanke, las y los trabajadores de la comida rápida o las y los trabajadores de LATAM.

Primero necesitamos el cese a los despidos, entrega de licencias laborales masivas en los sectores no esenciales, con el pago del 100% de sus salarios y un ingreso de emergencia de 500 mil pesos (de acuerdo a la canasta básica familiar mínima), para las y los trabajadores desocupados, que se puede financiar con un impuesto del 20% a los “super ricos” del país, que generarían 9.274 millones de dólares, lo suficiente para mantener este ingreso de emergencia durante 3 meses, para más de 4 millones de familias.

Pero esto no se puede conseguir sin un paro nacional de los sectores no esenciales, que vaya en la perspectiva de conseguir estas demandas, pero también de la nacionalización de las empresas que se vayan quiebra (como LATAM) y que estas sean puestas a funcionar bajo el control sus trabajadores, junto a la nacionalización de todo el sistema de salud y control de este por parte de sus trabajadores.

No podemos seguir llenando los bolsillos de los empresarios, mientras nos seguimos muriendo. No queremos más salud de mercado, no queremos soluciones parches, como clase trabajadora, queremos dignidad; queremos pan, salud y trabajo .

Te puede interesar: ¡Salud, pan y trabajo!: 2da reunión del Comité de Salud y Seguridad convoca a decenas de organizaciones, trabajadores, pobladores y jóvenes






Temas relacionados

Covid-19   /   Pandemia   /   Coronavirus   /   #RenunciaPiñera   /   Jaime Mañalich   /   Denuncias

Comentarios

DEJAR COMENTARIO