Sociedad

DESASTRE SOCIAL Y MEDIO AMBIENTAL

Desastres naturales en el Norte, seguidos de desastres sociales

Las asoladas Regiones de Antofagasta y Atacama por las lluvias sufren, hasta el momento, no solo el desastre natural que les cayó encima, sino el desastre social resultado de la casta de los empresarios y sus políticos ajena a las necesidades del pueblo trabajador.

Nicolás Miranda

Comité de Redacción

Jueves 26 de marzo de 2015 | 10:40

Resultados inmediatos
Muchas ciudades quedaron incomunicadas.
Las empresas de luz y agua, de multimillonarias ganancias dejaron 38.500 clientes sin luz y 48.500 clientes sin agua.
Las empresas de construcción que se aseguran privilegios tributarios y rediseñan las ciudades en función de sus negocios y en connivencia con los responsables de los Planes Reguladores, dejaron 539 albergados y 600 damnificados.
También se encontraron 3 muertos, y hay hasta el momento 22 desaparecidos.

Dos respuestas simultáneas: eficacia represiva, ineficacia social
El Gobierno respondió con celeridad declarando el estado de excepción. El resultado práctico es la ocupación de las calles por 1.000 militares, 100 carabineros con perros, 50 PDI. No se trata de asegurar con su equipamiento soluciones al pueblo afectado de estas Regiones.

Porque simultáneamente, el Gobierno declaraba su imposibilidad de responder en este plano, llamando entonces a la “auto-evacuación”.

Para colmo, el Servicio Meteorológico Nacional informó que avisó con antelación a la Oficina Nacional de Emergencias (ONEMI) de las lluvias.






Temas relacionados

Lluvia   /   Desastre Ambiental   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO