Géneros y Sexualidades

DIVERSIDAD SEXUAL

Día Internacional de la Visibilidad Trans en medio de pandemia y crisis sanitaria

Este 31 de marzo se conmemoró el Día Internacional de la Visibilidad Trans, en medio de la crisis sanitaria por COVID-19, donde la diversidad y disidencia de género queda a la deriva y una vez más olvidada por la autoridad

Miércoles 1ro de abril | 09:40

Esta fecha que fue impulsada en 2009 por Rachel Crandall, cofundadora de la Organización Transgénero Michigan y activista trans, frente a la necesidad de que se reflexione y tome consciencia de la realidad de las personas trans y sus condiciones de vida.

Actualmente, las directrices internacionales en cuanto a tratamientos médicos, sicológicos y siquiátricos con respecto al tema son dos, una de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual desde el 2018 dejó de reconocer el ser transgénero como un trastorno de identidad de género y pasó a definirla como condición estrechamente relacionada a la salud sexual; y la otra es el de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA), quien ya dejó de categorizarle como un trastorno de identidad sexual a un diagnóstico de disforia de género.

Te puede decir: La juventud inició la rebelión ¡Hoy seamos primera línea enfrentando la crisis sanitaria y un sistema de salud que se cae a pedazos!

Y aunque se hayan hecho redefiniciones en el ámbito médico, esto no da ninguna garantía de que se respeten derechos mínimos para la población trans. A nivel mundial, existen diversos estudios que rectifican que la población travesti y transgénero son víctimas de violencia y discriminación, con altas tasas de prostitución, pobreza, suicidios, VIH/SIDA y una esperanza de vida de 35 años. En Chile ni siquiera hay cifras oficiales del gobierno sobre la población travesti y transgénero. La única cifra oficial aparece desde que comenzó a regir la Ley de Identidad de Género: a la fecha se han hecho 2.124 reservas de hora para realizar el trámite de cambio de nombre y género registral, donde 1.560 ha sido aprobado el cambio. Ley que, a todo esto, deja fuera a les niñes menores de 14 años, no permite el cambio de nombre y sexo a las personas casadas hasta que se divorcien, no garantiza el derecho a salud acorde a las necesidades o el derecho al trabajo, así como también establece que las personas legalmente solo pueden ser hombres o mujeres, dejando fuera a las personas no binarias. Ni hablar de una educación inclusiva o similar.

Ser trans y travesti en tiempos de Coronavirus

En tiempos de crisis sanitaria, la precariedad del sistema público de salud trae consecuencias para todas las personas pobres, trabajadoras y explotadas, y especialmente también para la población travesti y trans. En la mayoría de los hospitales, clínicas y centros médicos se encuentran suspendidas las horas con especialistas (endocrinologues, ginecologues, urologues, psiquiatras y psicologues), así como también las citas que estaban agendadas con anterioridad han sido re agendadas o suspendidas excepto en controles y tratamientos que puedan implicar riesgo vital, según informa la asociación Organizando Trans Diversidades (OTD Chile). No solo es en el ámbito de tratamientos, la gran precariedad a la que es empujada la población travesti y trans, les obliga a vivir hacinades o en situación de calle y con malas condiciones de salud (como el VIH), les hace más vulnerables al contagio del Coronavirus y eventualmente a morir por esto.

Al respecto, Narcisa Calderón, vocera de la agrupación Pan y Rosas, activista trans y estudiante de la Universidad de Tarapacá, señala que: “es necesario que frente a la emergencia sanitaria el gobierno se haga cargo de garantizar salud y condiciones mínimas de vida para la población travesti y trans, así como de los sectores más precarizados de la población. Es urgente que se garanticen cupos laborales trans, que se conviertan hoteles en centro de salud y casas de acogida para todes les que vivan en situación de calle, viviendas precarias, condición de hacinamiento, inclusive más allá de la identidad de género. Además, hoy por la cuarentena son cientos les jóvenes que están en sus casas con familias que los invisibilizan y los niegan, como consecuencia de la moral conservadora impulsada por las iglesias y la derecha, es por eso que necesitamos la separación de la iglesia y del estado efectiva, así como también de las instituciones educativas.
Nuestras vidas valen más que sus ganancias.”

También te puede interesar: Del Estallido a la crisis del covid-19






Temas relacionados

Crisis sanitaria   /   Covid-19   /   Coronavirus   /   Personas transgénero   /   LGBTI   /   LGTBI   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO