Mundo Obrero Chile

REAJUSTE SALARIO MÍNIMO

Dirigencias de la CUT de rodillas en conversaciones con el Gobierno, mientras desempleo aumenta

Bárbara Figueroa, militante PC y líder de la principal central sindical del país, encabeza la tregua criminal que mantienen con el gobierno de Piñera. Anuncian negociaciones con La Moneda por el reajuste al salario mínimo y expresan que "están preocupados" por la situación del desempleo en el país. Esto, tras estar meses dejando pasa los ataques patronales contra cientos de miles de trabajadores/as. ¿Hasta cuándo seguirán siendo cómplices del dramático aumento de la precarización?

Viernes 14 de agosto

Un dramático aumento está teniendo el desempleo en el país. Según el Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales UC, este podría llegar al 24,4% si se considerase el 1.3 millón de personas que buscarían empleo una vez termine la pandemia.

La situación es aún más grave en el caso de las mujeres trabajadoras, las que además de tener una alta tasa de desempleo, lideran el sector que tuvo que permanecer "inactivo" debido a los cuidados del hogar y de terceros.

En el país ya se han perdido 1,8 millón de empleos, y además de los cientos de miles de cesantes, hay que sumar a por lo menos 700 mil personas que están "suspendidas" y que podrían ser en algunos meses "nuevos cesantes". ¿Y qué están haciendo las dirigencias de la CUT?

Las dirigencias de la central sindical, liderada por la militante del Partido Comunista, Bárbara Figueroa, y codirigida por el DC, Nolberto Díaz, continúan manteniendo una terrible y criminal política de tregua con el Gobierno. Estos días han estado reuniéndose con el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, para "analizar" cómo sería el reajuste del salario mínimo y expresa "preocupación" por los cientos de miles de despidos.

Luego de estar meses en cuarentena criminal- mientras los costos de la crisis los sigue pagando el pueblo trabajador y las grandes fortunas chilenas aumentan sus patrimonios, tal cual acumulan más riquezas las grandes mineras-, las dirigencias de la CUT aparecen para juntarse con el Gobierno y de rodillas insistirle "en una de nuestras principales preocupaciones, que es la protección del empleo y la fuerte crisis de empleabilidad que estamos viviendo. Es importante usar este espacio para debatir sobre esto, porque es un debate global", afirmó Figueroa.

Manteniendo la política rastrera y traidora de darle la espalda a los cientos de miles de trabajadores que en la actualidad están cesantes, Figueroa fue clara en señalar que "una de las tareas principales es mantener el empleo de quienes hoy tienen empleo". ¿Cómo enfrentar y dar respuesta al desempleo? De eso, ninguna palabra.

Es tan miserable la política que impulsa el PC desde la CUT, que incluso Briones grafica bien la línea de conciliación con el Gobierno y empresarios, y muy de "en la medida de lo posible": "tuvimos un momento de análisis respecto a los trabajadores suspendidos, la CUT nos expresó que era su prioridad que ojalá esos trabajadores pudieran retomar sus labores".

La CUT le pide por favor al Gobierno y a los empresarios que "recapaciten", que "consideren no despedir" a quienes aún mantienen sus puestos de trabajo, y que "ojalá" no despidan a quienes se encuentran con suspensión. Al mismo tiempo, es la clase trabajadora, la juventud precarizada, las mujeres, los sectores populares, quienes sufren los embates de los ricos y de los políticos millonarios del país.

Las burocracias sindicales de la CUT son un brutal obstáculo para que sectores de la clase trabajadora puedan organizarse y luchar contra los ataques del Gobierno y empresarios. Mientras el pueblo se desangra, las dirigencias tienen reuniones con las autoridades que atacan y precarizan, y ni siquiera son capaces de poner sobre la mesa la exigencia de un sueldo mínimo acorde a la canasta familiar, que ya se encuentra por lo menos en $500 mil; ni qué decir de denunciar a Piñera y capitalistas, y organizar asambleas y plan de lucha para resistir los embates.

"Ya en las próximas reuniones debiéramos ir haciendo bajadas más particulares sobre el debate de salario mínimo, donde nosotros vamos a insistir con el marco de una propuesta de política salarial, que es lo que hemos venido planteando en los últimos años, y a eso sumarle el desafío sobre la protección de empleo que es un tema esencial", afirmó hipócritamente Figueroa. ¿De qué "protección" habla la dirigenta PC, si en meses no han convocado a ni una sola movilización para frenar los despidos y la precarización, ni menos a medidas urgentes como el paro nacional para luchar por un plan de emergencia, y para que la crisis la paguen los capitalistas y no el pueblo?

La estrategia de conciliación que impulsan las dirigencias de la CUT es tan servil al Gobierno y empresarios, que incluso Figueroa tiene el descaro de "tomar el ejemplo" del proyecto del 10% de retiro de las AFP- aprobado por la presión popular-, para manifestar que "la capacidad adquisitiva" de los trabajadores "puede ser un factor determinante" si se busca estimular la economía: "Ya son cada vez más los actores que han señalado esto, se habla de que podría amortiguar fuertemente la caída", afirma la militante PC.

No es casual que a nivel nacional impulsen esta estrategia conciliadora y servil al Gobierno y capitalistas- considerando que la CUT es liderara por una dirigenta del Partido Comunista-, pues es cuestión de analizar cómo han respondido en sectores como la minería, donde dirigen grandes sindicatos- como Codelco-y no han sido capaces de proponer ninguna acción contundente- como un paro regional en el caso de la región de Antofagasta- para responder a las nefastas políticas de las mineras, que tienen a miles de trabajadores contagiados y han sido responsable de la muerte de varios mineros, mientras aumentan la producción y utilidades.

Si no se frenan los despidos y los ataques contra el pueblo trabajador y sectores populares, cuando la crisis económica se profundice, el Gobierno y capitalistas impulsarán más medidas antitrabajadores. Hoy, es más urgente que nunca el fortalecimiento de la organización de las y los trabajadores, la exigencia a los grandes sindicatos mineros y centrales como la CUT a impulsar asambleas de base que permitan que miles puedan discutir un plan serio para enfrentar la crisis actual, para hacerle frente al colapso de la salud pública por el alto nivel de los contagios, como se ha visto en las regiones mineras que no han parado ni un sólo minuto de producir ante el riesgo de quedar sin trabajo y ser golpeado por el hambre junto al riesgo de enfermarse.

Un plan de emergencia que enfrente los despidos y los prohíba, garantizando sueldos íntegros y sueldos de emergencia para cesantes y todo quien lo necesite; que plantee medidas de urgencia como un impuesto del 20% a las fortunas más grandes del país, que tomando solo 10 fortunas se podrían construir más de 40 hospitales, por ejemplo, frente al colapso sanitario; un impuesto extraordinario a los grande grupos mineros privados nacional y transnacionales, donde solo con el 20% de impuesto a las ganancias de Minera Escondida, se podría sostener tres meses de salarios de emergencia de $500.000 a toda la población de la región de Antofagasta, por mencionar algunas medidas.

No se puede seguir tolerando que los ricos se hagan más ricos y que este Gobierno asesino continúe aplicando medidas contra las grandes mayorías del país.

Te puede interesar: Impuesto a los “súper ricos”: Gobierno en busca de salvar a sus amigos y el proyecto de la oposición que no considera las fortunas mineras






Temas relacionados

Mundo Obrero Chile   /   Sebastián Piñera   /   Bárbara Figueroa   /   CUT Chile   /   Trabajadores   /   Despidos   /   Desempleo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO