Sociedad

CINE KIAROSTAMI

¿Dónde está la casa de mi amigo? la mirada de una nueva generación

La obra de 1987, corresponde a la primera película de la denominada "trilogía de Koker". Kiarostamí recientemente fallecido esta semana, deja consigo una impronta marcada profundamente por la estética de sus trabajos que entrecruzan la realidad y la ficción.

Edson Elgueta

Valparaíso, Chile

Domingo 10 de julio de 2016 | 12:24

¿Qué es un amigo?, una pregunta compleja de responder, quizás imposible. Sin embargo el cineasta iraní Abbas Kiarostami, hace el más valioso intento por acercarse a la interrogante. Y lo más importante ligando la ética, con el que hacer.

La película “¿Dónde está la casa de mi amigo? Narra la historia de Ahmad, un joven niño de alguna escuela de Irán, quien debe realizar un largo viaje en búsqueda de su compañero de curso Nematzadeh. El gran motor de Ahmad es entregarle el cuaderno a su amigo, ya que producto de una confusión, erróneamente se lo ha llevado a su casa.

Ahmad se enfrenta al tiempo, cae la noche, y el profesor de su curso ha amenazado a Nematzadeth con expulsarlo si es que no lleva los deberes al día siguiente. La única idea que pasa por la mente de Ahmad es entregar el cuaderno, sin embargo ¿en qué lugar vive Nematzadeth?

El largo viaje a través de la costumbre y los valores

En este transitar por distintos lugares intentando encontrar la casa de Nematzadeth, Ahmad se atravesará con distintas personas, quienes de alguna u otra manera intentarán orientar su camino, pero no sin antes dejar algo de su historia, las huellas de su vida, las cicatrices de su pueblo. Desde su abuelo, un constructor de puertas o la vecina, de alguna manera se expresa el peso generacional de la gente más adulta que choca con los nuevos valores y costumbres de la gente más joven.

De ahí que permanentemente a Ahmad se le abrirán dilemas éticos dentro de una sociedad que impone la rigidez de la autoridad por sobre la reflexión, lo que le llevará a tomar riesgos, buscando encontrar el paradero de su amigo.

Entre la circularidad y la contemplación

En el caso de las películas de Kiarostami, se pueden identificar elementos particulares, como el caso de extensas escenas que parecieran no llevar a ningún lugar, pero que comprometen al espectador con la contemplación de la secuencia, como en el largo trayecto del niño hasta Poshte, una y otra vez averiguando la residencia de su compañero de clases, mientras cae la noche. Así también, fiel a su enfoque minimalista, los detalles dentro de la obra de Kiarostami, cobran un sentido especial, lo que hace que imágenes muy concretas se desprendan importantes reflexiones.

La vida es hermosa que las futuras generaciones la libren de todo mal

“¿Dónde está la casa de mi amigo?” es una interrogante, pero también una interpelación a lo antiguo, lo rígido, lo que se enquista al paso del tiempo. Pero superando todo aquello, es la amplificación del mundo interior de los niños. Un mundo que trae consigo, una nueva forma de entender y actuar sobre la realidad. La voluntad que se sobrepone al hecho consumado de los dilemas de cada día, como en este caso en un humilde colegio de Irán.

“¿Dónde está la casa de mi amigo?” refleja lo mejor de una juventud que al calor de las emociones más nobles, despliega una tarea aún más ejemplar, cargar consigo la preocupación por los otros, y ser un mejor compañero.






Temas relacionados

Cine Independiente   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO