Sociedad

SOCIEDAD

El Bono Marzo: desigualdad y sueldos de hambre

Hace unos días fue publicada la segunda lista con las personas beneficiadas con el llamado “Bono Marzo”. Lo que obliga la apertura del debate por los bajos sueldos en Chile y lo que aquello produce.

Lilith Herrera

Activista trans

Jueves 17 de marzo de 2016

Hace dos años, durante el inicio del segundo periodo de Michelle Bachelet, se promulgó la Ley N°20.743, Aporte Familiar Permanente de marzo o simplemente conocida como Bono Marzo o Aporte Familiar Permanente. Esta permite la entrega de un aporte monetario permanente, el cual es reajustable el 1 de marzo de cada año, a las familias de menores ingresos y que este 2016 corresponde a $43.042.
Será entregado de las siguientes maneras:

Por carga familiar: se entregará este monto por cada carga familiar que al 31 de diciembre de 2015 haya dado derecho al cobro del monto del Subsidio Familiar, Asignación Familiar o Asignación Maternal (revise los requisitos y condiciones de acceso de estos beneficios).

Por familia: se entregará un monto de 43.042 mil pesos por grupo familiar a aquellas familias que, al 31 de diciembre de 2015, hayan estado formando parte de los programas de Seguridades y Oportunidades (Ingreso Ético Familiar) y Chile Solidario, aunque no hayan recibido transferencias monetarias por esta causa.

La desigualdad en Chile y los sueldos miserables

¿Por qué son necesarios los bonos? Pues, a no toda la población le alcanzan sus ingresos para vivir con dignidad y es que la desigualdad en Chile es evidente; así, de acuerdo a información entregada por el economista francés, Thomas Piketty, la gran parte de los que ganan más ingresos no necesariamente lo reciben como ingreso personal, sino que lo pueden colocar en empresas y si incluyen utilidades retenidas y se atribuyen al ingreso personal, entonces, la participación del 1% más rico sería cercana al 35% (de la riqueza nacional), que sería el nivel más alto del mundo, superior, incluso, a Estados Unidos .

Una desigualdad que se palpa en los sueldos; según datos de Nueva Encuesta Suplementaria de Ingresos 2014, NESI: El 50 % de los trabajadores chilenos gana menos de $305.000 y 7 de cada 10 trabajadores menos de $450.000 líquidos. Sólo el 15,1 % gana más de $750.000 líquidos. 84,5 % de las mujeres que tienen un trabajo remunerado gana menos de $600.000 líquidos. En Chile, se registran cerca de 650 mil Subempleados, y el 50 % gana menos de $120.000. Además, se registran más de 1 millón de asalariados que no tienen contrato de trabajo, y el 70 % gana menos de $280.000.

Si el sueldo no alcanza, bienvenido el crédito

De acuerdo a datos entregados por el X Informe de Deuda Personal Universidad San Sebastián - Equifax, en septiembre de 2015, en Chile se registraron casi 4 millones de deudores morosos. El valor de la morosidad y el número promedio de documentos impagos es de $1.298.456 y 5,3 documentos respectivamente. Además el 78 % de los deudores morosos tiene ingresos mensuales menores a $500.000. Es decir, no se gana lo suficiente para vivir.

¿Qué hay de las pensiones?

Los efectos de los bajos sueldos resultan cruentamente evidentes en las pensiones, así lo demuestran cifras entregadas por la Fundación Sol, las cuales dejan al descubierto que un 87,5% de los hombres recibe una jubilación menor a 151 mil pesos, mientras que las mujeres registran un 93,5%.

Por ahora, pareciera que los bonos se han transformado en la única medida concreta para contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas; desconociendo que existe un problema estructural en el modelo económico, político y social, el cual urge ser cambiado por otro que permita una vida en igualdad de condiciones, para todos y todas y en donde la pobreza e indigencia ya no sean necesarias para mantener un cierto modelo.






Temas relacionados

Bonos   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO