ECONOMÍA

El IPC de enero alcanza su mayor cifra desde 1998: un golpe al bolsillo de todas las familias trabajadoras.

El alza del índice de Precios al Consumidor (IPC), correspondiente a enero se ubicó en 0,6%, siendo el alza más importante desde hace 22 años. El alza afecta a productos básicos como alimentación y transporte, es decir, afecta directamente el bolsillo de las familias trabajadoras.

Lunes 10 de febrero

Los sectores que presentaron mayores alzas en enero están alimentos y bebidas no alcohólicas (1,0%), con 0,202 puntos porcentuales (pp.), y transporte (1,1%), con 0,147 pp. Las restantes divisiones que influyeron positivamente contribuyeron en su conjunto 0,387 puntos porcentuales.

El alza del dólar y la advertencia del Banco Central en diciembre

Ya en Diciembre de 2019, post rebelión social, el banco central advertía a los empresarios que la inestabilidad social se traduciría en depreciación del peso. En concreto los grandes capitales se mueven a fondos en dólares americanos, con el fin de resguardar sus inversiones, esto lleva a que el dólar eleve su precio con respecto al peso Chileno. En simple, los empresarios comienzan a cambiar sus inversiones dado que la economía chilena no les da “seguridad”, como se las dio durante 40 años, donde por medio de la bota militar y luego la democracia tutelada impusieron sus términos a los trabajadores y la sociedad.
Sin duda muchos esperaban que enero fuera un mes en calma, pero estuvo lejos de aquello, esto es observado por los empresarios que ven con temor que el histórico procesos de movilizaciones iniciado el 18 de octubre se siga extendiendo durante el 2020.

El modelo capitalista cuestionado y el patrón dólar-cobre

Todo esta situación es posible debido que chile es un país dependiente de los grandes capitales transnacionales que dirigen las principales inversiones productivas del país, ocupando el ahorro que extraen principalmente del cobre para definir las inversiones futuras, su expansión y la búsqueda de nuevos mercados. Al ver que hoy en Chile se les “muere las gallinas de los huevos de oro”, hacen un chantaje deteniendo inversiones y moviendo estas, amenazando con especulación sobre el deterioro de la economía, con el objetivo de evitar cualquier cambio estructural que pueda arrebatarle los principales recursos económicos que hoy están en sus manos.
Ha sido justamente los cimientos de este modelo, el extractivismos del cobre y los a sueldos de hambre en el conjunto de la población en Chile (muy ligado a la actividad productiva del cobre), lo que les ha permitido ocupar Chile como centro de sus ganancias a nivel mundial.
Hoy dependemos de los grandes capitales y de sus decisiones, este el problema de fondo, el modelo económico capitalista en su fase imperialista.

Una asamblea constituyente libre y soberana, capaz de discutir y definir un nuevo modelo económico

Sin duda en sí mismo los efectos del coronavirus y los vaivenes de la economía capitalista internacional también son un factor sobre la inflación, pero el factor fundamental es el chantaje de los empresarios con la detención de las inversiones. Para cambiar esto, una verdadera Asamblea constituyente debería discutir recuperar los recursos naturales que poseen estos grandes capitalistas internacionales (nos referimos a BHP, Barrick Gold, Mantos Copper,Escondida, Antofagasta Minerals etc)

Con estos recursos naturales gran parte de la riqueza creada por los trabajadores en Chile permitiría aumentar el valor del dinero para los trabajadores y la sociedad en su conjunto, y dejaríamos de financiar las gigantescas utilidades de estas mega compañías capitalistas.






Temas relacionados

Economia   /   Economía chilena   /   Carestia   /   Inflación   /   Economía mundial

Comentarios

DEJAR COMENTARIO