[IMÁGENES] PROTESTAS CONTRA ALZA PASAJES

El día después del viernes de furia

Cientos de miles de personas desde el centro hasta la periferia de la región Metropolitana, protestaron contra el alza del pasaje, la jornada dejó 308 detenidos, 59 manifestantes heridos, 41 estaciones afectadas y Santiago bajo estado de emergencia.

Sábado 19 de octubre de 2019 | 12:19

Llegó la mañana del sábado con nuevas convocatorias a cacerolazos en regiones y gente que se concentra en las estaciones del metro, como en Plaza de Maipú, a discutir, en otras a limpiar, son entrevistadas por canales de televisión y radios, que buscan criminalizar la protesta, pero las evasiones masivas en las redes del metro contra del alza del pasaje fueron una chispa que encendieron un viernes de furia, que esta mañana bajo estado de emergencia y vigilancia militar, parece casi una respuesta lógica frente a la prepotencia empresarial, la de sus políticos y fuerzas represivas.

Fue todo el agobio del Chile neoliberal, los bajos sueldos, la salud de mercado, la educación de mercado, las pensiones de hambre, la contaminación, la desertificación, la represión contra la juventud que se niega a aceptar este Chile heredero de la dictadura. El gobierno no quiso responder al rechazo al alza con nada más que represión y la chispa incendió un prado.

Esta iniciativa encabezada por estudiantes ha logrado contar con la simpatía del resto de la población, quienes se han sumado a las jornadas. Así se observó el día de ayer que, tras el llamado a las evasiones masivas, se convocó a cacerolazos en todas las estaciones del metro, reuniendo a grandes cantidades de usuarios, respaldando la evasión como medida de presión y repudiando la represión.

Esto descolocó al gobierno, quien dispuso un gran contingente de carabineros para custodiar el negocio del metro de Santiago, cuestión que no se tradujo en otra cosa que el ensañamiento de parte de uniformados en contra de estudiantes, con situaciones de extrema violencia, brutalidad y abuso policial, con golpes, empujones, lanzando gases a los vagones del metro con niños, ancianos y embarazadas dentro, disparos al aire y disparo de perdigones.

La Federación de Sindicatos del Metro señaló el alza de las tarifas como problema de fondo, compartiendo así la legitimidad de la demanda y rechazando la presencia de carabineros en las estaciones, indicando además que “de los $830 que los trabajadores pagan en el Metro, la empresa no recibe más de $490, la diferencia del alza va a financiar el fracasado plan de transporte Transantiago, ahora mal llamado Red Movilidad” y que frente a la coyuntura, se evalúa un paro de su sector que vendría a fortalecer el respaldo hacia las protestas.

Te puede interesar: ¿Un nuevo "pingüinazo"? El potencial revulsivo de la juventud

21 octubre: Inicio de un gran movimiento en las calles para echar abajo el estado de excepción y conquistar un transporte público

Paro Nacional para enfrentar el Estado de Emergencia

Frente a la coyuntura de violencia policial y en respaldo a las jornadas llevadas a cabo, la CONFECH convocó a una movilización nacional contra el alza del pasaje, tomando también la demanda de estatización del transporte y el retiro de carabineros de todas las estaciones del metro, haciendo un llamado a mantener las protestas. Asimismo, hizo un llamado a los demás organismos sindicales como la CUT y la UCT, que en conjunto con organizaciones sociales convoquen a la jornada.

Dada la situación en donde el gobierno intenta acabar con las protestas por medio de la violencia, se torna urgente el llamado de parte de todos los organismos para convocar a una jornada de protesta que vaya en ascenso para echar abajo las medidas represivas y conquistar un sistema de transporte público y gestionado por trabajadores y usuarios poniéndole fin al subsidio estatal hacia a los privados.

Mientras el gobierno le ofrece su aparato represivo para custodiar los intereses de empresarios del transporte, así como lo hacen con las AFPs, o los que hacen negocios con la luz, el agua, los alimentos, también entregan esta disposición para defender y lograr sus objetivos de flexibilizar la jornada laboral. Así es como se puede entrever que la discusión de la disminución de la jornada, y el aumento del costo de la vida (agua, salud, transporte, luz, etc) son parte del mismo problema que pretenden someter a la población a vivir en condiciones más extremas de precariedad.

El gobierno teme que sus negocios sean mínimamente tocados y la efervescencia de las jornadas que se desarrollaron en semana ponen en riesgo los tiempos mejores para el empresariado. La conquista de las demandas pasa por cuanto sea el despliegue y la fuerza social para hacer tambalear sus negocios.

Todos los organismos como la CUT, CONFECH, Colegio de Profesores, organizaciones sociales y coordinadoras como NO+AFP deben convocar a una gran jornada de protesta para echar abajo al estado de emergencia y conquistar transporte público, gestionado por los trabajadores.

Este viernes de furia marcó un antes y un después, algo cambió a partir de la experiencia que cientos de miles de personas han hecho en esta jornada de protesta. Un músculo que entra en calor, la conciencia de miles que despierta ante la violencia de su enemigo, había cierta alegría de estar reaccionando, madres y padres con sus hijos, jóvenes que no le deben nada a esta sociedad, solo su voluntad de luchar por un futuro que valga la pena vivir.






Temas relacionados

#HuelgaGeneral   /   Juventud    /   Metro de Santiago   /   Alzas en los pasajes   /   Evasión   /   Criminalización de la juventud   /   CONFECH

Comentarios

DEJAR COMENTARIO