Juventud

CIERRE UNIVERSIDAD ARCIS

El Estado y los empresarios son responsables de la crisis de la ARCIS

La educación está en crisis, la educación de mercado y la educación pública. Mientras día a día se cierran establecimientos por quiebre de las universidades-empresa, dejando a miles de estudiantes en la calle, la educación pública se precariza, se reduce y se abandona. Este es el sistema educativo que han creado los dueños de Chile con el fin de llenarse los bolsillos de plata y de mantener un sistema social profundamente desigual.

Bárbara Brito

Vicepresidenta Federación de Estudiantes Universidad de Chile (FECH)

Martes 6 de diciembre de 2016 | 14:15

ARCIS cerró y se reabrió el debate sobre la crisis de la educación. ¿Quiénes son los responsables? Claramente la dictadura de Pinochet es el punto de partida porque significó la implantación de un modelo neoliberal edificado sobre la comprensión del Estado como un agente subsidiario. Pero, no nos podemos quedar aquí, el mercado educativo se profundizó durante los gobiernos de la Concertación y fue el propio Partido Comunista, que hoy forma parte de la Nueva Mayoría, así como sus socios controladores, quienes lucraron con la educación a través de la ARCIS.

De todo esto, el Estado es el responsable, un Estado que debería asegurar la educación como derecho social, para todas y todos, a través del impuesto a las grandes riquezas, de la renacionalización del cobre bajo control de los trabajadores, y de millonarios recursos de la economía del país que son apropiados por las grandes empresas. La deuda de la ARCIS es mínima respecto a los miles de millones de pesos que se llevan las transnacionales mineras, o las empresas que evaden impuestos a través de una serie de mecanismos como la Teletón o la Ley de Donaciones Culturales.

El Estado es el responsable de que miles de estudiantes estén en la calle al permitir que el negocio educativo deje a miles de estudiantes en la incertidumbre, mientras les entrega subsidios, como también fue la Universidad del Mar. También los controladores de ARCIS y el PC, que usufructuran el dinero de miles de familas que quedan hoy a la intertemperie educativa.

El Estado es el que debe hacerse responsable sin pagar un peso a los controladores y empresarios, condonando la deuda íntegra de todos los estudiantes de ARCIS con bancos, Estado y la universidad, regularizando los sueldos de profesores y trabajadores, traspasando la propiedad al Estado, y dejar la administración en manos de estudiantes, profesores y académicos.

El rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, planteó que estaba dispuesto a ayudar a los estudiantes de ARCIS integrándolos a la institución. Pero, antes comprará la sede de Libertad, y plantea comprar la sede Huérfanos para la Escuela de Gobierno y Gestión Pública (INAP), cuyos estudiantes se encuentran hace años sin sede, arrendando pequeños espacios que no aseguran la calidad de la educación.

Más allá de las buenas intenciones, nos toca levantar un nuevo modelo educativo que acabe con el mercado, que acabe con el Estado subsidiario y se proponga conquistar la educación como derecho social, poniendo al servicio de los trabajadores y el pueblo la educación gratuita para todas/os. Para ello es el Estado el que debe expropiar la ARCIS sin pagar un solo peso a las empresas que han lucrado con la educación; a la vez que condonar toda deuda a los estudiantes y regularizar los contratos y pagos de funcionarios y académicos, asegurando continuidad de estudios de forma gratuita de los estudiantes de ARCIS en las instituciones que son de su propiedad, como la Universidad de Chile, sin ningún tipo de discriminación.

Es necesario que nos organicemos para terminar con el negocio de la educación. El movimiento estudiantil ya se viene pronunciando hace años respecto a esta necesidad y no queremos que situaciones catastróficas, que dañan la vida de miles de compañeras y compañeros y sus familias, nos sigan dando la razón. Los ricos y los políticos corruptos dicen que será un caos acabar con el actual modelo educativo, sembrando la política del terror, de la desestabilización económica, de la crisis; pero esa crisis no la sufren los empresarios: la vivimos lo estudiantes, los trabajadores y las mujeres que sufrimos cotidianamente los costos de una sociedad creada para el beneficio de unos pocos.

Es hora de cambiar esta realidad, de organizarnos para conquistar un sistema nacional de educación al servicio de los trabajadores y el pueblo, de calidad, laica y no sexista, financiada totalmente por el Estado y administrada por los trabajadores, académicos y estudiantes.




Temas relacionados

Debate Educacional   /   Universidad de Chile   /   Universidad ARCIS   /   Educación gratuita   /   Crisis    /   Movimiento estudiantil   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO