Géneros y Sexualidades

¡El movimiento de mujeres puede fortalecerse en Liceos y Facultades!

La inmensa marcha del 8M no puede quedar sólo en un hito. Para que desarrolle su potencial debemos tomar sus demandas para discutirlas en asambleas, facultades y liceos.

Nancy López

Estudiante de Educación Básica en Filo y Hdes, y militante de Pan y Rosas y Vencer

Romina Fuentes

Licenciada en Medicina Veterinaria de la U. de Chile y militante de Pan y Rosas y Vencer

Miércoles 20 de marzo | 08:42

La marcha del día 8 de marzo recién pasado fue sin duda un hecho que marcó la vida de miles de mujeres. Jóvenes y no tan jóvenes salimos a la calle para mostrar la impotencia de que “nos matan y nos violan y nadie hace na” y porque seguimos siendo sujetas de segunda categoría cada vez que nos pagan menos por el mismo trabajo y recibimos jubilaciones miserables.

Mujeres de todas las edades nos reconocíamos en la rabia y la impotencia de sentirnos oprimidas y explotadas por un sistema que nos quiere de rodillas y por un gobierno que hace oídos sordos ante nuestras necesidades. “Que muera Piñera y no mis compañeras” era uno de los gritos que resonaba con más fuerza cuando pasábamos por fuera de La Moneda, al saber que ahí se encontraba uno de los sostenedores de nuestras miserias.

Este movimiento que demostró toda su fuerza el 8M expresó un enorme potencial que podría estar lejos de apagarse, si es que se arraiga con fuerza en nuestros lugares de estudio y de trabajo. Convirtiendo aquella fuerza movilizada en fuerza organizada, que en las universidades incluya a estudiantes y trabajadoras, y que invite a organizarse con nosotras a todos nuestros compañeros, estudiantes, funcionarios y docentes.

Una fuerza que llegue a todas aquellas estudiantes que se movilizaron este 8 y que esperan que no quede solo en una marcha. Y que también llegue a quienes esta vez no estuvieron, como aquellas funcionarias que viviendo la precariedad de ser mujeres trabajadoras, no pudieron asistir. Y también de aquellas docentes, que el año pasado durante al mayo feminista discutieron junto a nosotras el cómo enfrentar la violencia machista en nuestras facultades y que sin duda estuvieron en la calle, al igual que nosotras.

Si algo nos demostraron las últimas movilizaciones, es que no basta con la masividad. Ocurrió por ejemplo con NO + AFP, que luego de convocar a cientos de miles de personas en todo Chile en la calle, demostrando una enorme fuerza, su potencial se dispersó, al concentrarse la Coordinadora No + AFP en marchas esporádicas y por hitos y actividades “domingueras”.

Y aunque sigue siendo una demanda con la que cientos de miles nos sentimos identificadas (os), las fuerzas que se expresaron en las calles aquel año, hoy se encuentran difuminadas.

Ese es un riesgo que corre el movimiento de mujeres, si no logra sobrepasar a quienes esperan de su fuerza un despliegue esporádico, sin fortalecer sus bases. Limitando así la capacidad que tenemos de convertirnos en un actor político, no solo un par de días al año o durante cada marcha, sino que permanente en la escena. Para ello, no podemos conformarnos con su masividad.

La enorme capacidad y demostración de fuerzas y convocatoria que hemos expresado no se puede quedar sólo ahí. Si logramos llevarla a nuestros colegios, liceos y universidades, y volvemos a llenar nuestras asambleas, poniendo de manifiesto que las demandas del movimiento de mujeres son también las demandas del movimiento estudiantil, nuestra fuerza sin duda se redoblaría, empujando a la movilización también a nuestros compañeros.

Si avanzamos a tomar la posta, por ejemplo, de todas aquellas compañeras que no pudieron entrar a la universidad porque no les dio el puntaje PSU o porque no podían pagar los 4 millones de arancel. O discutiéramos qué hacer con todas aquellas que están entre los 27.000 que perdieron la beca gratuidad y que hoy día no saben cómo continuar sus estudios. O por las que están siendo reprimidas en la Araucanía por Carabineros y que asistieron al Encuentro Plurinacional de Mujeres que Luchan, donde organizamos la movilización de este 8M, integrando en el petitorio de la marcha y de la Coordinadora la desmilitarización de La Araucanía.

Quienes apostamos a que este movimiento se fortalezca, tenemos que ser parte activa de llevarlo a nuestras universidades y liceos. Porque qué distinto sería si luego de llenar las calles llenáramos además nuestras asambleas, para discutir cómo continuar y cuál es el próximo paso.

Las demandas que desde la Coordinadora 8 de Marzo levantamos hacia la huelga feminista, no pueden quedar en el olvido. La conquista del aborto libre, legal, seguro y gratuito; la justicia y verdad para las violaciones de los Derechos Humanos hacia las mujeres; el derecho a la vivienda; la democratización y desmercantilización de la educación; el derecho a la organización y sindicalización de las mujeres migrantes, o el mismo fin de las AFP, son demandas que siguen completamente vigentes, y para conquistarlas requerimos de la mayor fuerza social organizada. ¡Desde el movimiento estudiantil podemos tomarlas en nuestras manos!

Aquellas demandas son las que debemos llevar a cada espacio de estudio y trabajo para transformarlas en fuerza organizada y movilizada, para que las Federaciones las tomen en sus manos, que la CONFECH organice movilizaciones con estos petitorios, discutidos y reafirmados en asambleas, junto a la exigencia de una educación gratuita, cuando por responsabilidad de la falsa gratuidad en forma de beca, más de 27.000 estudiantes van a tener que pagar, o dejar de estudiar.

Con esta fuerza nosotras podemos dar vuelta los planes de la derecha y conquistar nuestras demandas. Para eso, debemos ser nosotras las protagonistas también en nuestras carreras y facultades. Volviendo a levantar e impulsar la organización estudiantil junto a nuestros compañeros, para redoblar nuestras fuerzas y sacar a las calles nuevamente a aquel movimiento estudiantil que en 2011 hizo temblar a Piñera y que hoy, puede fortalecerse aún más con nosotras como protagonistas.






Temas relacionados

Movimiento de mujeres   /   Estudiantes   /   Secundarios   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO