Mundo Obrero Chile

DEPORTES

El negocio del futbol: El drama que enfrentan los 15 jugadores sub 17 de unión san Felipe

A principios del mes de enero, el club profesional de futbol Unión San Felipe, el cual juega actualmente en la segunda división del futbol chileno (primera B) despide a 15 jugadores de la categoría sub 17.

Franco Altamirano

Presidente del Club Deportivo Newen Obrero

Jueves 25 de febrero de 2016 | 23:31

Tras la llegada del nuevo entrenador Luis Fredes proveniente de Cobresal se les explica a los jugadores que el motivo de su despido es netamente decisión técnica del nuevo cuerpo técnico, pero la verdad es que hay una realidad económica detrás de esa "decisión técnica"

Luego de ser desvinculados de la institución, los jugadores junto con sus familiares se dirigieron a las oficinas del club, para que estos les devuelvan los papeles de libertad de acción y renuncia a los derechos de formación del jugador. La negativa fue rotunda por parte de la gerencia de San Felipe, simplemente se niegan a pasar los documentos.

Matilde Sanhueza madre de uno de los jugadores afectados, señala a LID que:
“llegó un técnico nuevo y traía su equipo que tenía en cobresal, no dejando opción alguna a nuestros muchachos. Puedo entender las decisiones técnicas, pero creo que se han cometidos abusos e injusticias. Por otro lado a estas alturas los chicos incluyendo a mi hijo no tenían opciones para ingresar a otro equipo, hay jóvenes que fueron a otros equipos y no pudieron quedarse, porque unión san Felipe no quiere entregarles los derechos de formación. Yo he pedido en reiteradas ocasiones la carta que debe decir libertad de acción con renuncia de derechos de formación por parte del club, pero este se niega, ni mi esposo ni yo hemos otorgado los derechos de formación y mi hijo es menor de edad para haberlos entregado”.

Los derechos de formación

Este “derecho” que para los jugadores supuestamente es un beneficio, realmente es un arma de doble filo que puede llegar a truncar una carrera en el fútbol. Para los clubes profesionales y amateur es un negocio redondo, actualmente se paga 15 millones de pesos por año a la institución que formo al jugador, estos se pueden cobrar hasta los 23 años.

Sin duda es un arma legal en la cual se resguarda la gerencia de Unión San Felipe, el problema es que ningún club va pagar semejante suma de dinero por un muchacho que nunca lo ha visto jugar.

Matilde Sanhueza además nos cuenta que: “Hoy en día hay una molestia generalizada de parte de los padres, ya que hay muchachos que llevaban tres o más años y no se fijaron en ellos a pesar de tener un buen rendimiento. El presidente del club no se ha hecho presente en nada y el abogado y vicepresidente del club da declaraciones poco coherentes en radio ADN. El técnico actual Luis Fredes, en conjunto con un dirigente Guillermo (no recuerdo el apellido) les ha mandado mensajes con tono de amenazas si nosotros seguimos reclamando, tengan cuidado que si siguen reclamando los voy a demandar, no sé cuál es nuestro pecado si sólo pedimos lo que es justo después de que ellos los desvincularon”.

La indignación de los padres y jugadores fue mayor al escuchar las declaraciones del gerente Eduardo Olivares "Ni Alexis Sánchez tiene su contrato asegurado. Los jugadores no siguen. Esta es la ley del fútbol. No hay ningún equipo que siga con todos sus jugadores para el próximo año", dijo.

Actualmente la situación no es muy alentadora ya que la dirigencia del club, precisamente Eduardo Oliveros que solo facilitaran la carta de libertad de acción pero no renunciaran a los derechos de formación, si bien podrán jugar en cualquier club que se interese en ellos, solo si este acepta no recibir ningún dinero al ser vendido por ejemplo a un club extranjero o del medio local.

Esta vez el negocio del fútbol afecta a jóvenes que tienen la ilusión de llegar a ser futbolistas profesionales, las leyes en las que se amparan los empresarios del fútbol están hechas a la medida de estos, definitivamente las canteras de los clubes ya no son el semillero o la esperanza de que crezcan nuevos jugadores identificados con los colores del club, solo importa venderlos al extranjero, para así saldar las enormes deudas económicas que tienen las sociedades anónimas.






Temas relacionados

Mundo Obrero Chile   /   Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO