Política Chile

SALUD

Encuentro Nacional de Salud: a fortalecer la autoorganización contra la represión y la salud de mercado

El 15 y 16 de febrero se realizará en la comuna de Recoleta el 1° Encuentro Nacional de Salud, espacio de discusión y organización levantado por distintas brigadas de auxilio y que contará con la participación de brigadistas de distintas ciudades como Santiago, Temuco y Antofagasta, además de organizaciones relacionadas con la salud.

Néstor Vera

Comité de redacción La Izquierda Diario. Médico

Sábado 15 de febrero | 07:01

El 15 y 16 de febrero se realizará en la comuna de Recoleta el 1° Encuentro Nacional de Salud, espacio de discusión y organización levantado por distintas brigadas de auxilio y que contará con la participación de brigadistas de distintas ciudades como Santiago, Temuco y Antofagasta, además de organizaciones relacionadas con la salud.

Se realiza en el marco de la ofensiva represiva y criminalizadora del gobierno, con el brutal actuar de Fuerzas Especiales quienes siguen disparando y atropellando a manifestantes, mientras el gobierno implementa las leyes anti-manifestaciones, aumentando los casos de compañeros en prisión preventiva y con persecuciones políticas por Ley de Seguridad Interior del Estado. Esto mientras levanta el amañado proceso constituyente, hecho a medida de quienes quieren mantener lo fundamental del Chile neoliberal.

Sin duda el Encuentro se configura como un punto progresivo, buscado unir distintos espacios de autoorganización a nivel nacional e iniciar un debate político en torno a la revuelta, el rol de las brigadas de auxilio, la represión y al sistema de salud en su conjunto.

Primera línea de salud

Desde el inicio de la revuelta la respuesta del gobierno ha sido la represión, cada una de las movilizaciones terminaba con el brutal actuar de Fuerzas Especiales y que durante el estado de excepción sumó a militares y otras Fuerzas Armadas. Una política sistemática del gobierno contra la movilización pero que no logró aplacar la fuerza de millones que nos movilizamos en todo el país, al contrario, aumentó la rabia contra la represión y los agentes del estado, quienes además torturaron, abusaron sexualmente y asesinaron a manifestantes.

Como respuesta a la represión surgieron espacios de organización, dentro de esos han destacado las brigadas de auxilio que rápidamente se multiplicaron de norte a sur. Brigadas formadas por trabajadores de la salud, estudiantes y también pobladores, que durante todo este proceso han brindado asistencia a todos quienes han sido heridos por la represión. Tal es el caso de la Comisión de Auxilio que levantó el Comité de Emergencia y Resguardo en Antofagasta, el cual se replicó en distintas poblaciones de la ciudad, como la Miramar, la cual diariamente era sitiada por las fuerzas represivas, y que ha logrado una importante coordinación entre trabajadores, estudiantes y pobladores del sector.

Las brigadas han sido fundamentales para enfrentar la represión en la calles, en el sentido de la autodefensa, denunciando al mismo tiempo la política del gobierno en este contexto y que últimamente también ha afectado a las y los voluntarios de la brigadas, quienes han sido blanco de la violencia del Estado. En este aspecto, las brigadas también han funcionado como espacios políticos para ampliar la denuncia contra la represión y el gobierno, tal es el caso de la Comisión de Auxilio del Comité de Emergencia y Resguardo, quienes han levantado una campaña contra la represión, denunciando las acciones, mostrando los datos de atenciones y apuntando a los responsables políticos de la represión.

Además de las necesarias medidas de auxilio, las brigadas y comisiones de auxilio resaltan por el elemento de la autoorganización, es decir, cómo “desde abajo” y por fuera de la institucionalidad del régimen los trabajadores de la salud en conjunto con estudiantes y pobladores pueden dar respuesta a un problema de la población movilizada, aun con medios escasos y autogestionados. Sin duda son experiencias que hay que fortalecer y profundizar, pero que contienen en forma embrionaria la potencialidad de la autoorganización para levantar un nuevo sistema de salud, que no esté al servicio del mercado sino que acorde a las necesidades del pueblo trabajador.

40 años de salud de mercado

La salud pública es uno de los problemas más sentidos por la población, debido a la profunda crisis que cursa y que golpea a las familias trabajadoras que se atienden en el sistema público, así como también a quienes trabajamos en sus establecimientos.
Una salud pública que se cae a pedazos, con falta de infraestructura, déficit en medicamentos e insumos y falta de personal, lo que tiene como consecuencia las grandes listas de esperas para los usuarios que necesitan una consulta, hospitalización o cirugías. Y que para los trabajadores de salud significa un aumento de la precarización y explotación por la vía del subcontrato a empresas concesionarias, trabajo a reemplazo u honorario; o los extensos turnos y sobrecarga asistencial. Trabajadores y usuarios somos afectados por la misma salud de mercado.

Un sistema que no cayó del cielo, sino que fue impuesto en la dictadura militar donde se acabó con el Sistema Nacional de Salud y se instala la lógica neoliberal que tiene como bases el disminuir la inversión pública, “descentralizar” y fragmentar la administración, flexibilizar y precarizar el trabajo y abrir el camino para la inversión y negocios de empresarios. De esta forma se crean las Isapres, que además de gestionar cotizaciones pueden crear centros de salud privados (integración vertical). Dando como consecuencia un acceso discriminador, una salud para pobres y una para ricos.

El fin de la dictadura y la vuelta a la democracia no significaron un cambio en lo que respecta a las políticas implementadas en dictadura, al contrario, significaron su profundización. Así fue como durante 30 años, tanto en los gobiernos de la ex Concertación y la derecha, se profundizaron los traspasos de fondos públicos a la salud privada por motivo de compras de servicio y camas debido a que el sistema público no puede responder a las necesidades de la población, además de iniciar la política de concesiones hospitalarias como una vía de privatización de la salud. Particularmente la Reforma de Salud de Lagos (2004), mediante la implementación de una canasta focalizada y acotadísima de prestaciones sanitarias (AUGE).

Una salud al servicio del pueblo trabajador

Es este sistema de salud, sus responsables políticos y los empresarios de salud, lo que se impugna en las calles. Frente al rechazo a lo actualmente existente, es necesario establecer qué sistema de salud necesitamos.

Ante la privatización y el lucro en salud, debemos fortalecer la salud pública con la instauración de un Sistema Único/Universal de Salud que contemple una cobertura universal e integral, un acceso oportuno y de calidad, gratuito y con carácter intercultural. Un sistema que sea gestionado democráticamente por trabajadores de la salud y usuarios. Donde no haya precarización laboral y todo trabajador pase a planta con jornadas menos extenuantes.

Esto implica también acabar con el negocio de las Isapres y clínicas privadas, e instalar un modelo donde el financiamiento cubra al 100% de la población, es decir universal, mediante la renacionalizacion del cobre bajo control de las y los trabajadores y el impuesto progresivo a las grandes fortunas del país como los Luksic, Matte, Angelini, etcétera. Con prestadores 100% públicos, con co-gestión de usuarios y funcionarios. Que termine con el traspaso de recursos al sistema privado y por ende al bolsillo de los grandes empresarios de la salud.

Del mismo modo el gran “oligopolio” de las industrias farmacéutica, informática de la salud, de la tecnología médica, laboratorios e insumos, que han hecho millonarios negocios con nuestras enfermedades, debe terminar. Abriendo paso a una producción pública de medicamentos, aseguramiento público de los exámenes de todo tipo y un sistema de registro informático integrado y no la fragmentación actual dada por las licitaciones.

Un sistema que asegure los derechos sexuales y reproductivos, como acceso a métodos anticonceptivos y el derecho al aborto legal, libre, seguro y gratuito. Y una educación sexual e integral desde la infancia. Donde la integración de los conocimientos ancestrales, tradicionales u orientales, de las culturas indígenas en nuestro territorio puedan desarrollar todo su potencial e investigación. Donde el desarrollo de la investigación científica al servicio de la población y las condiciones laborales de las y los científicos están aseguradas para la producción nacional de medicamentos, biotecnología, tecnología médica, laboratorios estatales, etc.

¿Cómo lograr esto?

El proceso constituyente y su plebiscito cruzan hoy el debate nacional, un proceso que nace como un desvío a la movilización y que está enmarcado en un serie de restricciones que solo benefician a quienes quieren mantener el legado de la dictadura. Es por esto, que tanto la convención mixta como la constituyente no permitirían acabar, por ejemplo, con la salud de mercado.

Si queremos realmente decidir, discutir libremente, sin vetos de la derecha ni de ninguna institución del régimen, se hace necesario una Asamblea Constituyente Libre y Soberana donde sean las y los trabajadores, la mujeres y la juventud quienes decidamos. Una asamblea de esta características solo pueden ser conquistada por medio de la movilización, impuesta por un plan de lucha que avance hacia la huelga general.

Las organizaciones de la Mesa de Unidad Social, así como la CUT y lo gremios de la salud deben impulsar estas acciones, organizando la fuerza de las y los trabajadores. Un punto concreto en este sentido son las movilizaciones organizadas a nivel nacional por el 8M con el llamado a huelga general, contra las trampas del proceso constituyente y también contra la represión del gobierno. Es necesario que las direcciones de estos organismos organicen asambleas hacia el 8M para organizar desde las bases la jornada de huelga del 9M.

Que en Encuentro Nacional de Salud sea un punto de apoyo para llevar adelante estas políticas.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO