Géneros y Sexualidades

GÉNERO Y SEXUALIDADES

Entrevista a Pamela Olivares, Equipo Jurídico de Observatorio contra el Acoso Callejero

El Observatorio contra el Acoso Callejero surgió en el año 2013, con el objetivo de visibilizar uno de las formas de violencia de género, como es el acoso callejero.

Natalia Cruces

Santiago de Chile

Pamela Contreras

Valparaíso, Chile

Lunes 30 de marzo de 2015 | 10:39

A partir de las conversaciones entre un grupo de conocidas y amigas, en noviembre del año 2013 se lanzó el Observatorio contra el Acoso Callejero, cuyo objetivo era denunciar los efectos del acoso callejero a través de la realización de campañas de fotos y videos.

Sus organizadoras no solo habían vivido esta forma de violencia de género, sino que también se basaban en estadísticas de organizaciones como Naciones Unidas, que señalan que más de un 70% de las mujeres vive al menos una vez en su vida alguna forma de acoso. En Chile, si bien las estadísticas no son claras según estudios se señala que 4 de cada 5 personas han sufrido algún tipo de acoso, el que comienza aproximadamente a los 12 años.

A partir de diversos debates, definieron el acoso como “una forma de violencia de género no deseada que implica silbidos, comentarios sexuales, alusiones groseras al cuerpo de la mujer, tocaciones, masturbación pública, miradas extremadamente lascivas y exhibicionismo”.

A través de sus campañas buscaron visibilizar las situaciones que cotidianamente enfrentan mujeres de todas las edades y también varones en la calle, en el metro, en el transporte público y también en trabajos, colegios y universidades.

Las integrantes del Observatorio señalan que no necesariamente su movimiento es feminista, ya que consideran que está mal entendido este término en la actualidad.
Con el paso del tiempo, el Observatorio fue cobrando fuerza y organizando distintos equipos y áreas, entre ellas la Jurídica, la de Estudios, Comunicaciones y otras.

En la actualidad, el Observatorio presentó un proyecto para sancionar el acoso callejero, donde se sanciona con multas e incluso cárcel a quienes cometen estos actos. El proyecto apunta también a cambiar las formas culturales de relaciones de género, para erradicar el acoso.

Para saber más acerca de este proyecto y las políticas del Observatorio, desde La Izquierda Diario entrevistamos a Pamela Olivares, Equipo Jurídico de Observatorio contra el Acoso Callejero.

- Quisiéramos saber cómo y por qué surge el Observatorio y la campaña contra el acoso callejero

El Observatorio contra el Acoso Callejero (OCAC Chile) surge en noviembre de 2013, a partir de las inquietudes de un grupo de investigadoras en temas de género que vieron cómo nadie abordaba este tipo de violencia.

Durante el primer semestre del 2014 comienzan a llegar más profesionales voluntarios y voluntarias y el OCAC se estructura en cinco áreas: Estudios, Jurídica, Internacional, Intervención y Comunicaciones.

Durante el segundo semestre del 2014 lanzamos la campaña #AcosoEsViolencia, patrocinada por ONU Mujeres y la Unión Europea. Esta campaña, la primera masiva de la organización, buscaba visibilizar y desnaturalizar esta forma de violencia de género. La campaña logró gran cobertura mediática, logrando poner el tema del acoso sexual callejero en la agenda país. Sentimos que este es uno de nuestros mayores logros, teniendo claro que somos una organización muy joven y que recién comienza: lograr instalar un debate público.

Finalmente este año, lanzamos nuestro segundo estudio sobre el acoso sexual callejero (el primero se realizó en enero de 2014) y el proyecto de ley de Respeto Callejero. Estamos muy felices con la recepción que han tenido estas iniciativas, recibimos a diario mensajes de apoyo, sobre todo de las muchísimas personas que han sido víctimas de este tipo de violencia.

- ¿Qué se proponen como organización?

Como OCAC pretendemos, a través de la concientización del tema, terminar con las relaciones desiguales que hoy existen en la vía pública. Queremos que las víctimas de acoso sexual callejero sean escuchadas y acogidas en nuestras instituciones, legislación y en la sociedad en su conjunto. Asimismo como fin último, pretendemos, a través de una legislación responsable y políticas públicas de prevención y educación, crear el cambio social necesario para que este tipo de violencia sea erradicada de nuestras calles y por fin empecemos a respetarnos.

- Por último, ¿nos podrían comentar de qué se trata el proyecto de ley contra el acoso callejero que presentaron?

La semana pasada se ingresó al Congreso el proyecto de "Respeto callejero", con el cual como OCAC pretendemos otorgar una herramienta legal que proteja a todas aquellas víctimas de acoso sexual callejero que actualmente se encuentran desamparadas en nuestra legislación, al no existir al día de hoy un tipo penal que abarque las conductas de este tipo de acoso.

Este proyecto contempla distintas conductas que implican acoso sexual callejero separadas en faltas (casos menos graves) y delitos (casos graves que implican contacto físico). El proyecto propone sancionar como falta actos de acoso callejero "leves", como toma de fotografías, frases sexuales, persecución y masturbación; agresiones no consentidas y de connotación sexual explícita sin contacto físico. Por otro lado, tipifica como delito toda práctica de acoso callejero que implique contacto físico no consentido, como roces, tocaciones, "manoseos", "punteos", etc.; que son agresiones sexuales no abordados por la actual ley de abuso sexual. Existe un vacío en esa norma.

Las faltas serán sancionadas con multas que van de media a 20 UTM. Las conductas abusivas que consistan en contacto físico con la víctima, consideradas delitos, serán penadas con presidio menor en su grado mínimo.

Un dato importante de este proyecto, que plasma el enfoque preventivo y de cambio cultural que esperamos como organización, es la creación de medidas alternativas a la multa o presidio, consistentes en asistir a sesiones de sensibilización sobre acoso callejero o pedir disculpas públicas. Queremos que la privación de libertad sea la última opción, aplicada sólo cuando haya reincidencia o cuando la agresión vulnere a grupos con dificultades para defenderse, como niños, niñas o embarazadas.




Temas relacionados

OCAC   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO