Géneros y Sexualidades

LEY DE ABORTO

Escandaloso: Gobierno de Piñera arrasa con el derecho al aborto en tres causales

A dos semanas en el gobierno Piñera y Emilio Santelices arremetieron contra la a Ley de Aborto. Se abren todas las posibilidades para que establecimientos privados y personal de salud se nieguen al derecho de abortar en una de las tres causales.

Raúl Gómez

Trabajador Atención Primaria de Salud

Sábado 24 de marzo de 2018

En una publicación oficial se decretaron una serie de resoluciones que en resumen permitirán, tanto a instituciones privadas como al personal de salud, negarse por decisión propia ("objeción de consciencia") a realizar un aborto en cualquiera de sus tres causales recientemente aprobadas. Cuestión que había sido restringida para aquellas instituciones que tuvieran contratos con el Ministerio de Salud por concepto de prestaciones obstétricas y ginecológicas.

En primer lugar, se suprimió el "carácter excepcional" de la objeción de consciencia y si antes era restringida para "médicos cirujanos" ahora cualquier miembro del personal de salud podrá negarse, indiscriminadamente, a entrega de información, diagnóstico o toma e informe de exámenes ¿Cómo se logró esto? Eliminaron el párrafo que decía "la objeción de conciencia no procede respecto de los actos que... deban realizarse fuera del pabellón quirúrgico”.

Más retorcido se vuelve el panorama cuando se advierte que el nuevo reglamento suprime el texto que establecía que “los establecimientos públicos de salud así como aquellos privados que se encuentren adscritos al Sistema Nacional de Servicios de Salud mediante la celebración de convenios (…) no pueden invocar objeción de conciencia, en la medida en que el objeto de dichos convenios contemple prestaciones de obstetricia y ginecología”.

Así, siguiendo con las modificaciones a nivel administrativo y con relación las responsabilidades del prestador privado ya no será necesario "manifestarse por escrito ante el director del establecimiento de salud, en forma previa a la recepción de una solicitud de interrupción voluntaria del embarazo... de modo de ofrecer a la dirección del establecimiento un tiempo adecuado para administrar el recurso humano”. De modo que sólo pasará por la disposición personal de un profesional que "objete de consciencia" el que una mujer no pueda ejercer su decisión de interrumpir voluntariamente le embarazo, en cualquier momento y sin asegurar la alternativa a tiempo para que esta pueda ser atendida en otro establecimiento.

Hasta se acortaron los tradicionales obstáculos burocráticos, ya que solo bastarán 5 días para que el MINSAL analice los antecedentes y empiece a regir la objeción. O como el hecho de que ahora establecen que “la omisión de una formalidad ... no viciará la declaración de voluntad del objetor de serlo": si hay errores en el documento, eso no impedirá que un profesional se niegue a practicar el aborto. Una pincelada más: no será necesario manifestar nuevamente su objeción de conciencia en virtud de las disposiciones de este protocolo”. Es decir, una vez uno se declara objetor, el trámite está solucionado para siempre.

A tal punto es servil a la estructura opresiva del "machismo hecho institución" que la Clínica de la PUC retiró el recurso de protección por estar "obligada" a realizar abortos sin objeción de consciencia (ya que perciben ingresos estatales por compra de servicios en esta especialidad), pero como ya vimos el hecho de tener convenios no será una limitante para objetar el acto médico.

No puede ser más evidente cómo se está plantando el gobierno de Piñera que en menos de un mes está ejecutando una serie de políticas que atentan contra los derechos de los sectores más oprimidos. Puesto que a los despidos que vemos en el sector privado, funcionarios públicos, trabajadores de correos, también se recrudeció la represión a los mapuche.

Ahora se anota con este violento retroceso en el derecho de la mujer a decidir mínimamente en una de las tres causales aprobadas en el gobierno anterior: ahora cualquiera tendrá más potestad que ella misma, incluso recibiendo dineros del MINSAL, sin la oportunidad de una alternativa a tiempo, sin derecho a la información de lo que sucede con su cuerpo y todo en medio de un sistema de salud público que está a merced del sector privado, ya que es en este donde pululan la mayor proporción de especialistas. Un problema transversal que no puede pasar inadvertido y donde el movimiento feminista, estudiantes y trabajadoras debemos organizar una resistencia ante la ofensiva conservadora del gobierno de Piñera, exigiendo el aborto legal, libre, seguro y gratuito.






Temas relacionados

Reforma ley del aborto   /   Aborto legal, seguro y gratuito   /   Sebastián Piñera   /   Mujeres trabajadoras   /   Pan y Rosas   /   Aborto   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO