Política Chile

INCENDIOS FORESTALES

Estado de Excepción de catástofe: ¿una excusa para militarizar La Araucanía?

Este miércoles comenzó "oficialmente" el Estado de Excepción Constitucional de Catástrofe en las regiones del Biobío, La Araucanía y Los Ríos. Sin embargo dirigentes y comunidades mapuche cuestionaron la medida tras las declaraciones del Ministerio del Interior para militarizar la Araucanía hace algunos meses.

Jueves 7 de febrero | 09:39

Tras los siniestros ocasionados por los incendios en las regiones del Bío Bío, La Araucanía y Los Ríos, que afectan un total de 34 viviendas destruidas, 44 personas afectadas y 119 damnificados sólo en la región de La Araucanía, el Ministerio del Interior declara zona de catástrofe este lunes lanzando a las Fuerzas Armadas para las regiones afectadas.

La medida será por 30 días, faculta el toque de queda y entre otras restricciones de libertades.

La llegada de militares a La Araucanía generó cuestionamientos de parte de las comunidades mapuche, organizaciones y a quienes solidarizan con la causa mapuche. En palabras de Aucán Huilcamán, líder del Consejo de Todas las Tierras, el gobierno encontró una manera para militarizar La Araucanía a raíz de los incendios forestales: “con el estado de excepción, el Gobierno encontró una manera de militarizar la región donde habita el pueblo mapuche. Lo habían intentado con la Operación Huracán y con el cobarde asesinato de Camilo Catrillanca”, aseguró el dirigente mapuche.

Además, Huilcamán aseguró que el Estado de excepción no resuelve el problema de fondo y el origen de los incendios: “El estado de excepción es una decisión de carácter bomberil del Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, porque no resuelve las cuestiones de fondo, como es la vigencia del decreto 701 – que impulsó el desarrollo forestal a través de bonos-, mientras permanezca vigente, la región de La Araucanía estará en un contexto de amenaza permanente”, argumentó.

Por su parte, el jefe de la defensa nacional en La Araucanía, Rodrigo Pino, negó este miércoles que exista una militarización de la zona después de que el Ejecutivo decretara estado de excepción constitucional de catástrofe.

“Quiero ser enfático respecto a esa situación. Mi presencia acá es, dado mi rango en el Ejército, asumir la dirección de todas las fuerzas militares en la zona”, recalcó el militar.

Por un plan nacional de emergencia contra los incendios levantado por trabajadores, comunidades mapuche y el pueblo

Frente a toda esta alarmante situación que está ocurriendo en nuestro país, se hace ultra necesario derogar el ilegitimo Decreto Ley 701, así como toda la herencia de la dictadura. Para que al mismo tiempo se ponga en marcha un gran plan preventivo de los incendios forestales, protegiendo así no sólo la flora y la fauna, sino que también la calidad de vida de todas las personas que viven en los alrededores.

Este propósito, requiere que todas las herramientas se pongan a disposición de esta emergencia; aviones cisterna con mieles de litros apaguen los fuegos, miles de brigadistas con salarios acorde a una canasta básica familiar por sobre los 450 mil pesos y todos los implementos de seguridad necesarios para abordar el siniestro.

Pero sabemos, que como las riquezas están en manos de unos pocos a los cuales nuestras vidas les valen menos que nuestras ganancias, es imperioso que este plan vaya de la mano con imponer grandes impuestos a las empresas forestales hasta lograr la completa expropiación de sus inmuebles que ilegítimamente poseen, sin pagarles ni peso de indemnización tras los años de saqueo y enriquecimiento a costa del pueblo trabajador.

Por el contrario, perfectamente se podría poner fin al negocio forestal, colocando en marcha un nuevo sistema alternativo, en donde CONAF pase al Estado y sean las mismas empresas publicas gestionadas por sus trabajadores y trabajadoras los que elaboren y administren una institución pública forestal que responda a sus propias necesidades y la del pueblo trabajador, terminando con la precarización laboral de miles de brigadistas que ponen el cuerpo, y en definitiva, ponga fin al negocio de los Matte, Angellini y se nacionalicen las más de 2 millones de hectáreas que hoy están en sus bolsillos.

Esta nueva empresa pública debe funcionar mediante el control de los sindicatos, comunidades mapuche y poblaciones del sector, buscando planificar de forma auto-organizada e independiente la producción forestal, hacia un camino transitorio que vele por la recuperación del bosque nativo que se ha descompuesto de manos de los empresarios, además de devolver las históricas tierras ancestrales a la nación mapuche que les fueron negadas y arrebatadas desde la invasión colonial.






Temas relacionados

Comando Jungla   /   Camilo Catrillanca   /   Comunidad mapuche   /   Araucanía   /   Incendio forestal   /   Política Chile   /   Mapuche

Comentarios

DEJAR COMENTARIO