Juventud

JUVENTUD

Este viernes: ¡Ven al campamento de verano de Pan y Rosas y Vencer!

La situación política se vuelve más convulsionada con la intentona autoritaria imperialista en Venezuela, apoyada por toda la derecha y la gran burguesía de la región. En Chile Piñera prepara nuevos ataques. Este fin de semana queremos conversar, qué juventud necesitamos levantar para hacerle frente a este escenario.

Jueves 24 de enero | 12:01

La derecha en América Latina hoy se viste hipócritamente de “demócrata”, apoyando la autoproclamación del derechista Juan Guaidó como Presidente Interino. Piñera fue uno de los primeros en reconocerlo, siguiendo rápidamente la línea que le impuso su jefe mayor, Donald Trump.

Este mismo gobierno pro imperialista en Chile prepara ataques para este 2019 para las y los trabajadores, jóvenes, y mujeres con las reformas estructurales que Piñera le debe a los grandes empresarios. Ya lo anunció con Admisión Justa, el Estatuto Laboral Juvenil, la reforma laboral y la previsional.

Pero estamos frente a un gobierno débil, cuestionado, que viene de crisis en crisis. El asesinato de Camilo Catrillanca lo demostró. La crísis del gobierno está abierta, la posibilidad de que se despliegue en las calles una fuerza viva de oposición de los y las trabajadoras, junto a nosotros los estudiantes y las mujeres para enfrentar a la derecha también tiene cabida.

Al mismo tiempo, nuevamente comienza a aparecer en el escenario la lucha en las calles y la movilización de sectores. Lo vimos a nivel internacional con la tremenda lucha de los “chalecos amarillos” en Francia enfrentando al gobierno de Macron, al cual le han sacado importantes demandas pero van por mucho más, porque su fuerza se lo permite.

En Chile este año fuimos miles de jóvenes quienes salimos a las calles a manifestarnos en contra de la policía asesina, por verdad y castigo por Catrillanca y por la desmilitarización de la Araucanía. En Temuco y Valparaíso asambleas y paros fueron organizados contra la violencia de la policía en universidades, y colegios.
En Valparaíso las y los estudiantes, se tomaron y paralizaron sus facultades y Universidades, apoyando la lucha portuaria, y resistiendo con los trabajadores la represión de la policía.

Las mujeres irrumpimos miles en las calles con la enorme fuerza de la marea verde en Argentina, y salimos a exigir el aborto legal, libre seguro y gratuito, contra derecha, la iglesia y los empresarios, que estan a favor de la clandestinidad y en contra de nuestros derechos.

Pero quienes dirigen los principales organismos estudiantiles, como el Confech, donde el Frente Amplio y las Juventudes Comunistas están a la cabeza, no tomaron ese camino. Prefirieron rebajar las expectativas de miles de mujeres, mientras miles seguíamos exigiendo que fuese ley en las calles.

No organizaron las fuerzas del movimiento estudiantil. Ni se aliaron a otros sectores como las mujeres, el pueblo mapuche y los trabajadores. Sino que se dedicaron a mantener nuestros organismos vacíos como apéndices de su cocina parlamentaria. Y es que teniendo esa gran fuerza política con más de 22 parlamentarios a nivel nacional, con un avance de su influencia en miles de jóvenes, prefirieron replegarse desde el FA, a quedarse en el marco "de lo posible".

Nosotros, desde Vencer y Pan y Rosas, pensamos que el camino que hay que tomar es precisamente el que tomaron los estudiantes en Valparaíso, y como hicimos este año, ligándonos profundamente a las luchas de las y los trabajadores, en Antofagasta con los compañeros despedidos de el FCAB, junto a los trabajadores del GAM, y los despidos en Komatsu, donde forjamos una unidad que queremos que se profundice mucho más, pues pensamos que si hacemos eso, estaremos construyendo una gran fuerza social para enfrentar a la derecha y sus planes.

Queremos es forjar una juventud revolucionaria en Chile, de miles, que se proponga enfrentar a la derecha, a la represión de la policía y por la disolución de las FFEE de Carabineros, que su único fin es reprimir las protestas sociales y defender los intereses de los empresarios y los ricos, el aborto legal, la educación gratuita y la desmilitarización de la Araucanía.

Pero nuestra perspectiva es mayor. Hoy no basta con organizarse en los movimientos en general. Hoy tenemos que levantar una corriente política que se prepare incluso para hacer frente a la injerencia imperialista en el continente como ocurre actualmente en Venezuela, que sin apoyar al gobierno autoritario de Nicolás Maduro, se la juegue por una salida de independencia de clase y movilización de la clase trabajadora venezolana, única salida verdaderamente democrática frente a la crisis del país.

Queremos organizarnos jóvenes y estudiantes, para levantar un gran partido de la clase trabajadora en Chile, en América Latina y en el mundo, para transformar de raíz esta sociedad capitalista y patriarcal, basada en la esclavitud asalariada y pelear por una sociedad distinta, una donde sea el pueblo trabajador el que gobierno, a través de un gobierno de las y los trabajadores de ruptura con el capitalismo, por una sociedad sin opresión, sin miseria, sin explotación.

Por eso, este 25, 26 y 27 realizaremos un campamento de verano, en una parcela cercana a Santiago, en un ambiente de discusión pero también de descanso, con piscina y actividades varias, donde te invitamos a discutir estas ideas y perspectivas, para pensar y enfrentar en común los desafíos que nos presenta un 2019 y la emocionante tarea de levantar una juventud que se proponga, el día de hoy, cambiar la historia.






Temas relacionados

Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO