Géneros y Sexualidades

U. DE CHILE

Desde Bachillerato: ¿Legalizar el aborto o conformarnos con despenalización?

Argentina marcó un precedente para el movimiento de mujeres. En Chile, calentamos motores hacia el 25 de julio, por una movilización nacional por el derecho al aborto legal, libre, seguro y gratuito.

Javiera Rivas

Secretaria de comunicaciones del CCEE Bachillerato Uchile

Jueves 12 de julio

Las movilizaciones universitarias feministas, nos enrostraron sus límites para las conquistas de los derechos de las mujeres, desde ir contra la precarización laboral de mujeres y hombres, del que poco o nada se atendió - salvo en Bachillerato, por ejemplo, donde fue una demanda central-, hasta la lucha por un aborto legal, seguro y gratuito, (que estuvo planteada, pero no tomada seriamente por ninguna movilización) que no nos condene al aborto clandestino.

Para conquistar esta demanda, de un aborto legal, seguro y gratuito, desde ya debemos empezar a organizarnos, pero no sólo para la marcha/hito de este 25 de julio, sino que buscando tener un plan de lucha que nos perspective a una movilización que sabemos será de largo aliento, y que tiene enemigos fuertemente atrincherados.

El ejemplo de la marea verde Argentina es que la movilización es la única herramienta que puede más que los gobiernos de derecha de Latinoamérica, sus empresarios y la Iglesia que busca decidir por nosotras.

Levantar una gran campaña por un Aborto Legal, Libre, Seguro y Gratuito

Para esto debemos hacernos cargo de levantar una gran campaña por el aborto libre, legal, seguro y gratuito, en la que pongamos todas las fuerzas e iniciativas como movimiento de mujeres, pero también en unidad con las y los trabajadores y estudiantes.

Porque los mismos que hoy nos niegan este derecho, son también aquellos que dejan en la calle a miles de trabajadores, con cierres de fábricas, y que hoy legislan para crear un empleo más precarizado, especialmente para las mujeres y la juventud. Asimismo, los que también nos han negado la demanda histórica de las y los estudiantes, de educación gratuita.

El ejemplo de Bachillerato: Comisión por el Derecho al Aborto

Desde Bachillerato de la Universidad de Chile comenzamos con una reunión abierta con alrededor de 30 estudiantes, en la que se conversó y discutió al respecto de esta problemática actual, materializándose esto en una comisión por el derecho al aborto, y organizar la movilización del 25, buscando tender puentes hacia estudiantes de otras facultades y Universidades, así como de sectores de trabajadores.

Cada año, somos miles las mujeres que nos enfrentamos a riesgosos abortos en la clandestinidad, siendo principalmente las trabajadoras y estudiantes precarizadas quienes vivimos esta realidad, a diferencia de quienes tienen una vida llena de privilegios.

Esto nos empuja a la necesidad de pelear por este derecho desde cada lugar en que nos encontramos - colegios, universidades, lugares de trabajo - buscando confluir en un gran movimiento que busque enfrentar al Estado y la Iglesia que se oponen a nuestra demanda.

Las movilizaciones feministas que han protagonizado decenas de casas de estudio, han abierto debates en torno al movimiento de mujeres y el feminismo que nunca antes habíamos visto en el país.

Pero, este movimiento, no puede tener perspectivas si no es abriendo a nivel nacional los debates del aborto clandestino, y siendo un articulador para que estudiantes y trabajadores tomen esta demanda en sus propias manos.

Un asunto de Salud Publica

Porque hoy no bastan ni las tres causales, ni es suficiente la despenalización del aborto; pues no es que simplemente no nos queramos ir a la cárcel por hacernos un aborto, sino que al tratarse de una cuestión de salud pública, el Estado debe asegurar los abortos en cualquier causal en cada hospital del país.

Y es que no se trata solo de ser madres o no serlo, la prohibición del aborto muestra problemáticas más profundas que nos afectan a hombres y mujeres, como la carencia de una educación sexual integral, debido a la privatización del presupuesto educativo y un enfoque que busca mantener los roles de género, y el sistema de salud pública insuficiente a nuestras necesidades.

Organizaciones y tribunas dispuestas para la lucha

Al otro lado de la cordillera, mis compañeras de Pan y Rosas han sido parte activa de impulsar la marea verde, junto a las y los diputados del Frente de Izquierda y los trabajadores, poniendo esta inmensa tribuna a disposición de organizar esa pelea, quienes votaron en bloque por el aborto legal, a su vez que denunciaban los ataques del Gobierno de Macri.

Así también, hoy los centros de estudiantes, las federaciones y los sindicatos deben ponerse en sintonía con esta demanda, organizando desde cada lugar de estudio y trabajo un movimiento que se tome las calles por el aborto legal.

¿Qué rol puede jugar el Frente Amplio?

Así mismo el Frente Amplio, con la gran fuerza parlamentaria que tiene, además de las federaciones que dirige o el mismo Colegio de Profesores, debe utilizar estos medios para convocar y poner sus tribunas a disposición de esta lucha, especialmente si son el conglomerado que contempla el aborto legal como un eje de su propio programa.

Pero la verdad es que esto queda en nada si no depositamos nuestra fuerza en las calles. Sin eso, un proyecto de ley está destinado a ser reducido por la derecha y/o la misma ex Nueva Mayoría que históricamente, junto a la Iglesia, se han opuesto a este derecho mínimo.

Una pelea a nivel internacional

Hoy más que nunca está planteado este propósito, generar un gran movimiento en todaLatinoaméricaque pelee por conquistar el aborto legal, libre, seguro y gratuito. Países como Brasil o Venezuela vienen también preparando esta pelea. Por eso, lo que este martes ocurrió en Bachillerato debe ser un ejemplo por seguir, y que desde cada liceo, carrera o trabajo, surjan coordinaciones para levantar esta campaña.

Que el 25 de julio, hagamos resonar las calles con esta demanda, organizando esa marcha desde comisiones y coordinadoras en que se convoquen cientos. Pero que esta marcha no termine ahí, que sea un puntapié, un aliento, para tomarnos las calles y que, definitivamente, el espíritu de la marea verde que remeció Argentina inunde el país y el continente.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO