Política Chile

FRANCIA

[FRANCIA] ¿Y si el control de los trabajadores sobre la economía es la única forma de salir de la crisis sanitaria?

Replicamos el articulo Daniela Cobet de Revolution Permanente, medio hermano de La Izquierda Diario en Francia, sobre como se combate en Francia el covid-19 frente a décadas de desmantelamiento de la salud publica

Martes 24 de marzo

Por Daniela Cobet, traducido por Tomas San Bordo

En un contexto en el que las responsabilidades de las autoridades en el actual desastre sanitario ya no están por demostrar, así como su deseo de poner las ganancias por delante de nuestras vidas, reorganizar la producción, la distribución y los servicios bajo el control de los trabajadores podría ser la única solución para darse realmente los medios para derrotar al virus y evitar miles de muertes.

La dramática imagen que se está desarrollando frente a nosotros

Hospitales saturados desde el principio de la crisis, falta de máscaras, gel, batas, pruebas de detección, dispositivos de asistencia respiratoria... ¡Si creemos en las declaraciones de guerra del gobierno contra el virus, debemos concluir que nuestros generales son completamente incompetentes! Son los soldados del frente los que lo dicen más claramente en los numerosos testimonios que circulan en las redes sociales donde el personal hospitalario denuncia las deplorables condiciones de seguridad en las que trabajan y dicen sentirse "carne de cañón". El escándalo que rodea a las máscaras es sin duda el ejemplo más edificante de la preparación y gestión catastrófica de la crisis sanitaria. Ya sabemos que tendrá consecuencias importantes dentro de unas semanas, cuando se necesite todo el personal sanitario, ya en falta de personas, para responder al pico de la epidemia y que muchos de los propios trabajadores sanitarios serán enfermos.

En este contexto, el Haut-Rhin constituye hoy en día una especie de espejo avanzado, una terrible proyección del futuro inmediato, donde uno tras otro los pacientes mueren en total soledad, donde los pacientes ya están abiertamente clasificados según su edad (ya no se intuba a nadie de más de 75 años) debido a la clamorosa falta de camas de reanimación y dispositivos de asistencia respiratoria. Es de esperar que en los próximos días y semanas este sea el caso en la mayor parte de Francia.

¿Cómo llegamos aquí?

En primer lugar, hay un balance más a medio plazo, el de varios decenios de políticas liberales que han reducido el sistema hospitalario francés a un estado lamentable. Según algunos datos, se han eliminado más de 100.000 camas en sólo 20 años. Son precisamente estas camas, consideradas superfluas por los directivos que se sucedieron en el poder según la lógica de la "rentabilidad", las que faltarán y serán la causa de muchas muertes. Las suaves palabras del actual gobierno hacia el servicio público y, en particular, hacia el personal hospitalario en medio de la crisis no cambian el hecho de que ha continuado, incluso con más ferocidad que sus predecesores, la labor de estigmatización y desarticulación de este mismo servicio público, así como los logros de sus agentes. Por otra parte, no es insignificante que en el mismo momento en que estalló la crisis sanitaria en Francia, el gobierno estaba en proceso de imponer por decreto una reforma de las pensiones, una de cuyas principales víctimas eran precisamente los trabajadores de los servicios públicos estratégicos que tenían un régimen especial.

En un nivel más cercano, desde el principio la acción del Estado frente a la crisis actual ha sido más que errática. Basta pensar en las declaraciones de la Sra. Buzyn, entonces todavía Ministra de Sanidad, que descartaba la posibilidad misma de que la epidemia que se desarrollaba en China pudiera afectar algún día a Francia; en sus declaraciones posteriores sobre el hecho de que el gobierno había ignorado todas sus advertencias; en la arrogante seguridad con la que el gobierno explicaba que "Francia no era Italia" y elogiaba las cualidades de un sistema sanitario que, sin embargo, había contribuido a destruir mediante recortes presupuestarios; en el mantenimiento totalmente irresponsable de las elecciones municipales...

Sí, porque las personas verdaderamente irresponsables no son las que van al mercado de Belleville o de Barbès a comprar frutas y verduras a un precio asequible, sino las que están precisamente en puestos de responsabilidad. Son ellos quienes, a diferencia de la gran mayoría de la población, disponían de toda la información necesaria para anticiparse a la crisis a nivel científico, sobre todo porque la llegada de una nueva epidemia basada en una mutación de un coronavirus era una certeza entre los especialistas en la materia y la única pregunta era "cuándo y dónde". Fueron ellos, igualmente, los que ignoraron las múltiples alertas que llegaron de China y luego de Italia. ¿Cómo señalar con el dedo al pobre obrero que se resiste a permanecer confinado en su insalubre micro departamentos suburbano cuando el presidente de la República, hace apenas unas semanas, fue al teatro e instó a los franceses a no renunciar a nada, «sobre todo a las terrazas, a las salas de concierto, a las fiestas nocturnas de verano»? ¿Especialmente no la libertad»? ¿O cuando el gobierno envía sistemáticamente mensajes contradictorios pidiendo al mismo tiempo permanecer confinado en su casa e ir a trabajar 7 horas al día para no poner en peligro la economía y los beneficios de los capitalistas?

Guerra contra el virus: palabras y hechos

La realidad es que, detrás de las grandes declaraciones de guerra, que se utilizan principalmente para tratar de pasar la píldora del creciente autoritarismo y la destrucción de nuestros logros sociales, hay una brecha considerable entre las palabras y los hechos del gobierno en la lucha contra la epidemia. Si la política para detener la progresión del número de personas infectadas y evitar el desbordamiento total de los hospitales es la de una contención cada vez más estricta, es necesario, por lo tanto, limitar el movimiento y la actividad de los empleados a lo estrictamente necesario, garantizando al mismo tiempo las máximas condiciones de seguridad.

Sin embargo, lo que hemos visto en los últimos días es, por el contrario, la creciente presión de los empleadores, apoyados por el gobierno, para que vuelvan a trabajar en toda una serie de empresas cuya actividad no es esencial, a veces sin proporcionar ni siquiera el mínimo: guantes, máscaras, gel. Así es como el Ministro de Economía Bruno Lemaire ha multiplicado estos últimos días los llamamientos para asegurar la "continuidad económica de nuestro país", apoyados por la Ministra de Trabajo Muriel Pénicaud con sus sermones a los pequeños empresarios de la construcción y las obras públicas que optan por no poner en peligro a sus empleados. Al mismo tiempo, el Gobierno no está haciendo nada serio para resolver lo antes posible la flagrante escasez de equipo médico y hospitales.

La realidad obvia es que la prioridad del gobierno y de los jefes son las ganancias y no nuestras vidas. Cuando pensamos en el hecho de que los gobiernos europeos han considerado más o menos abiertamente la posibilidad de adoptar, para no paralizar la economía, una estrategia conocida como "inmunidad colectiva", sabiendo que esto podría (y tal vez lo hará) costar cientos de miles de vidas, nos damos cuenta de que, como dice Frederic Lordon, los que nos gobiernan no sólo son incapaces, sino verdaderos "bastardos", dispuestos a sacrificar una parte importante de la población, y en particular las clases trabajadoras, para conservar sus ganancias.

La guerra y la economía de guerra

Como lo señalan brillantemente Philippe Batifoulier, Nicolas Da Silva y Mehrdad Vahabi del Centro de Investigación en Economía de la Universidad Paris-Nord en su artículo publicado en Médiapart, más allá de la retórica, existe una fuerte vacilación por parte de las autoridades para "pasar a la economía de guerra" que implica la lucha contra la epidemia:

"Para luchar contra una amenaza vital (militar o, en este caso, enemiga sanitaria), la economía de guerra implica la gestión administrativa y centralizada de la economía. Si bien los precios son la principal palanca para la asignación de recursos y la coordinación dentro de una economía de mercado, la economía de guerra se basa en la nacionalización y el mando. ...] Las fallas políticas y económicas en el manejo de la crisis provienen de la renuencia del gobierno a cambiar a una economía de guerra. ...] Al negarse a nacionalizar las grandes empresas que participan en la gestión de los riesgos sanitarios (como la industria farmacéutica, los hospitales, etc.) y a administrar la asignación y la producción de recursos, el país se encontró pronto con una escasez de materiales esenciales (mascarillas protectoras y gel hidroalcohólico primero, camas de hospital equipadas con asistencia al vacío pronto). »

Por consiguiente, la economía de guerra contra el Covid-19 no sólo debe suponer una fuerte restricción de la actividad que no es esencial para garantizar la eficacia de las medidas de contención, sino también trabajar en pro de una reestructuración del sistema productivo de acuerdo con las necesidades de la guerra. Esto va desde la "nacionalización de las grandes empresas que participan en la gestión de los riesgos sanitarios" hasta la requisición de todos los establecimientos sanitarios privados, pero también la conversión de ciertas industrias para fines verdaderamente útiles. Porque es obvio que las fábricas de alta tecnología como las de los sectores aeronáutico o automovilístico podrían muy bien construir aparatos de respiración, al igual que la industria del prêt-à-porter podría empezar a fabricar máscaras y batas para el personal sanitario.

Algunos jefes empiezan a proponer pequeños gestos propios en este sentido, como fue el caso de LVMH, que anunció que sus fábricas de perfumes producirían gel hidroalcohólico. Pero no podemos confiar en la benevolencia de los grandes empresarios, para quienes cada mínimo gesto sólo será una contrapartida para mantener sus enormes beneficios a expensas de la salud de los trabajadores.

En un momento en el que todos pueden apreciar el valor social de nuestro trabajo: ¡hacerse cargo de nuestro negocio!

Nunca antes había sido tan evidente la utilidad y el valor social del trabajo manual de millones de proletarios, la mayoría de ellos despreciados. Durante las grandes crisis como la que estamos viviendo, de ellas depende toda la sociedad, "héroes" que arriesgan sus vidas cada día al servicio de las de toda la población. En esta situación, los esfuerzos realizados por los trabajadores de los servicios esenciales, y por la clase obrera en general, les dan un control total sobre la organización del trabajo y la economía.

Esto es lo que muchos trabajadores parecen haber comprendido instintivamente cuando impusieron su derecho a retirar y detener la producción en muchas fábricas, ya sea porque su producción no era indispensable o porque no se garantizaban las condiciones mínimas de seguridad. El derecho de retractación, cuando es el resultado de un enfoque colectivo y del equilibrio de poder, constituye así una primera forma de derecho de veto de los asalariados a la dictadura patronal que reina en las fábricas en tiempos normales, o sea, una expresión elemental del control de los trabajadores sobre la producción.

Pero en vista de la escala del desastre y el hecho de que parece que va a durar, no podemos detenernos ahí. Si mañana las empresas imponen la vuelta al trabajo, deben ser los trabajadores que asumen riesgos los que impongan sus propias condiciones, si deciden democráticamente en organismos que reúnan a todos los trabajadores, estén o no sindicados, quién debe trabajar, en qué condiciones de seguridad y con qué fin. Así pues, los trabajadores pueden decidir reanudar una actividad con una plantilla reducida para garantizar el distanciamiento social dentro de la empresa y preservar a los empleados más expuestos a la enfermedad (ancianos o enfermos crónicos), pero también para imponer que lo que producen sea realmente útil en el período actual.

A diferencia de los jefes, que sólo piensan en sus beneficios, los trabajadores ya están demostrando la fuerza de su voluntad de contribuir a salvar vidas, en la salud pero también en todos los servicios públicos esenciales. Si mañana se tratara de volver a trabajar en ciertas fábricas para producir respiradores, construir hospitales, fabricar máscaras, en condiciones de seguridad adecuadas, los trabajadores no estarían ciertamente ausentes. Sin embargo, mientras se trate de llenar los bolsillos de accionistas ya extremadamente ricos a riesgo de sus vidas, el derecho de retractación seguirá siendo perfectamente legítimo, tanto para preservar la salud de los propios trabajadores como para combatir el desarrollo exponencial de las enfermedades y la saturación del sistema hospitalario.

El control del trabajo y la cuestión democrática

Si los trabajadores no adoptan una posición central en la situación, la contención fomentará el aislamiento y la pasividad y fortalecerá al gobierno, a pesar de su impopularidad inicial y sus responsabilidades en la crisis. El Gobierno ya ha demostrado que tiene la intención de aprovechar la crisis sanitaria para imponer, a través de su ley de "emergencia coronavirus", un régimen cada vez más autoritario y poner en tela de juicio los logros históricos del movimiento obrero.
Pero si, por el contrario, los trabajadores toman en sus manos su destino en esta situación de vida y muerte, pueden comenzar a prefigurar una solución a largo plazo para este sistema capitalista que se ha convertido claramente en un peligro para la humanidad y para el planeta, un régimen social al servicio del bienestar de todos y organizado democráticamente por los propios trabajadores.

Durante el movimiento social contra la reforma de las pensiones, interrumpido brutalmente por la crisis sanitaria, los huelguistas a menudo planteaban la cuestión de la sociedad que dejarían para sus hijos. Puede ser que la situación actual, por muy dramática e inesperada que sea, como siempre lo son los períodos de gran agitación, nos confronta con la posibilidad y el deber de comenzar a sentar las bases de una nueva sociedad, aquí y ahora.






Temas relacionados

covid-19   /   Coronavirus   /   Política Chile   /   Salud pública   /   Francia

Comentarios

DEJAR COMENTARIO