Mundo Obrero Chile

FCAB

Finalmente Luksic es derrotado en la Corte Suprema: se ratifica la existencia del Multirut en FCAB

Después de un año y 10 meses de haber interpuesto la demanda, la Corte Suprema termina por ratificar la existencia del Multirut en el FCAB, poniendo al desnudo este mecanismo anti obrero, popularizado en Dictadura, con que operaba Luksic en uno de sus centros estratégicos dentro de la capital minera.

Jueves 6 de febrero

Duro golpe a imperio Luksic: Suprema determina la existencia del Multirut en el FCAB

El Multirut es un mecanismo por el cual los empresarios dividen sus áreas de trabajo en firmas distintas o crean “empresas de fantasía” que funcionan como “asociadas” a la compañía principal, pero que operan bajo una misma dirección laboral y que es usado por los capitalistas para dividir y atomizar la fuerza de los trabajadores; así mismo es una modelo gerencial pensado para esconder ganancias y pagar menos impuestos.

Y es que finalmente el pasado 13 de enero se hizo efectiva la sentencia de la Corte Suprema, en la cual se rechaza los recursos de unificación presentados por el staff de abogados del grupo Luksic, ratificando una vez más el anterior fallo del tribunal laboral de Antofagasta en que se condena la práctica de Multirut en FCAB y se acoge la demanda iniciada por el Sindicato Interempresa el 16 de febrero del 2018, en que basándose en la abundante prueba (con contratos, videos, fotografías, documentos de políticas internas y hasta una aplicación celular) se logra determinar cómo FCAB, junto a sus “empresas de fantasía” FCAB Shippers, FCAB Train y FCAB Ingyser conforman una dirección laboral común dentro del Ferrocarril Antofagasta Bolivia, algo que para los ferroviarios era una realidad del día a día, a pesar de los maniobras y pretensiones de la gerencia por tapar el sol con un dedo.

Durante todo el juicio la empresa negó la existencia de esta situación. Sus testigos (como Claudia Tamblay y Pilar Marambio) negaban que gerentes de FCAB tuvieran voz de dirección en las empresas, pero no podían explicar cómo éstos firmaban los contratos, finiquitos y documentos en representación de una u otra empresa. Esta es una de la causas del porque en el transcurso de la demanda FCAB desmanteló una de sus empresas, FCAB Shippers, cuna del sindicato que presentó la demanda, para lo cual se valió de subcontratar los servicios y nuevamente despedir a sus trabajadores.

Esta Demanda tiene su origen, en las denuncias realizadas por el Sindicato Interempresa de FCAB contra los abusos cometidos por la gerencia, desde la diferencia de salarios, tratos y beneficios en los diferentes “rut´s”, hasta la lucha contra los despidos por supuesta “necesidades de la empresa” y la pelea por la reincorporación de los ferroviarios despedidos de Shippers, a otra área de la compañía.

El Multirut es herencia de la Dictadura, la fortuna de Luksic También.

La familia Luksic es el principal grupo empresarial del país, con Iris Fontoba a la cabeza, matriarca del clan, con 13.700 millones de dólares duplica la fortuna del magnate Donald Trump, pase a ser parte de una de las familias más ricas del planeta.

Muchas de sus empresas fueron obtenidas en la Dictadura, como lo es el FCAB y gran parte de su fortuna se debe a mecanismos como el subcontrato y el Multirut, que no son más que herramientas hechas para la precarización del trabajo, la atomización de los trabajadores, siguiendo la lógica sindical del Plan Laboral del 78´, a la vez que mecanismos útiles para la elusión tributaria y el consiguiente ocultamiento de las ganancias.

Los Luksic, forman parte de uno de los engranajes que sostienen el régimen del Chile Neoliberal de los ultimo “30 años”, Luksic está íntimamente ligado a la casta de políticos empresariales, con las que actuado desde la Dictadura hasta hoy en día; parte de sus empleados han terminado en puestos estratégicos de la política nacional y regional, como el ex intendente de Piñera, Marco A. Diaz, antes gerente de recursos humanos en Zaldívar, o la misma Aurora Wiliams, ex gerente de ATI, y Ministra de Minería de Bachelet, como parte de sus personajes más visibles; La familia Luskic es uno de los principales grupos controladores de la economía, dueños de navieras como Sudamericana de Vapores, controlando puertos estratégicos como el de Antofagasta y San Antonio, la containera Hapag Lloyd, CCU, Canal 13, Banco de Chile, Enex y su brazo Minero AMSA, donde está inserto el FCAB como uno de sus principales resortes económicos, prestando servicios de transporte y logística a toda la industria minera de la región de Antofagasta, la cual concentra el 51% de la exportación de cobre nacional.

El Multirut en las posiciones estratégicas tiene un fin político contra los trabajadores.

El FCAB así transporta 6,1 millones de toneladas anuales a través de los trenes y camiones alimentando las principales mineras como lo es Escondida, Spence, El Abra, Zaldívar, Codelco, San Cristóbal, Sierra Gorda, Alto Norte, Antucoya, Rockwood Litio o incluso INACAL, constituyendo así una posición estratégica para el funcionamiento del circuito minero, tanto para los procesos de lixiviación del Cobre a través de la transferencia de ácidos, hasta el transporte del mineral hasta su embarque; la paralización del Ferrocarril terminaría afectando los intereses de todas las grandes patronales mineras, transnacionales y nacionales.

Es por esto, que el Multirut en FCAB no solo es parte de un modelo de gestión empresarial pensando para el enriquecimiento patronal, y buscar mecanismos de elusión tributaria, también es una herramienta de control, para mantener la división sindical y reducir la capacidad de acción de los trabajadores. No es casualidad que este mismo mecanismo junto al mencionado subcontrato sea utilizado en la gran minería o en los Puertos, para limitar la organización de los trabajadores y garantizar el “orden social” de los empresarios. Para este propósito el empresariado no solo se vale de todo mecanismos y maniobras que permite la ley a los empresarios, también echan mano a un aliado indispensable, la burocracia sindical, que crear intereses particulares, operando contra los mismos trabajadores, privilegiándose del mismo Multirut o el subcontrato, transformando los sindicatos en “negocios personales”, una verdadera policía que vigila y confabula con la empresa, contra los activistas y trabajadores que buscan organizarse para detener el abuso empresarial.

En el estallido social se vio demostrado el poder de acción de la clase trabajadora en el paro nacional del 12N, donde se llevó a cabo la huelga general más importante desde el fin de la dictadura.

A pesar de la fuerza desplegada por los trabajadores, la juventud y los pobladores en las calles, cortando las principales avenidas y rutas productivas, paralizando centros importantes de la actividad economía, el movimiento no logro su objetivo, y derrotar a Piñera. Las medidas de fuerza fueron levantadas al día siguiente por la burocracia sindical, de la CUT y el resto de las organizaciones sindicales, la mayoría dirigidas por organizaciones políticas como el PC y el FA, que que sin consulta a las bases, depusieron el paro y firmaron una tregua con el régimen; además de contener la fuerza de la clase trabajadora, la burocracia sindical y política evito que entraran en acción los sectores estratégicos de la economía, ferrocarriles, aeropuertos, las refinerías, bancos y mineras, jugando un rol traidor, para evitar la caída de Piñera.

La derrota en tribunales del grupo Luksic, representa un paso importante para los trabajadores del FCAB, siendo un punto de apoyo para los ferroviarios y las y los trabajadores de conjunto, en la tarea de organizarse para unificar las filas de la clase trabajadora, recuperar los sindicatos y poner las fuerzas para terminar con el multirut a nivel nacional, como con toda la forma de división impuesta por los empresarios, fortaleciendo la unidad y organización de las y los trabajadores. Para ello es urgente que la CUT, los sindicatos y la MUS se hagan parte de esta pelea para terminar con la herencia de la dictadura, terminar con esta tregua impuesta con el gobierno, y retomar el camino de la huelga general del 12 de Noviembre del 2019.






Temas relacionados

FCAB   /   Multirut   /   Luksic   /   Mundo Obrero Chile   /   Antofagasta

Comentarios

DEJAR COMENTARIO