Mundo Obrero Chile

JORNADA LABORAL

Gobierno sudando la gota gorda por debate de reducción de la jornada laboral

El debate de la reducción de la jornada laboral se ha instalado en la población como uno de los temas más en boga. Y así lo demuestran los últimos resultados de encuestas como Cadem y Barómetro del Trabajo. Por su parte, el gobierno busca aminorar su crisis con su proyecto de 41 horas.

Felix Melita

Estudiante de Psicología Universidad de Antofagasta

Domingo 11 de agosto

Presión de la población y crisis del gobierno

La derecha no sólo ha tenido que enfrentar su segundo año de gobierno con una desaprobación que alcanzó cifras históricas, sino que también masivas movilizaciones con las y los docentes al frente. Todo este contexto ha marcado una debilidad profunda del gobierno.

Y es que el debate de la reducción de la jornada laboral –ya instalado en la población- ha sido un balde de agua fría para el gobierno. Si antes planeaban una “reducción flexible" de las jornadas de trabajo –proyecto que fue ampliamente rechazado-, ahora pasan a proponer una rebaja de la jornada a 41 horas semanales promedio. ¿La razón del cambio? Un duro revés en el cual la misma derecha ha apoyado el proyecto del Partido Comunista de reducción de la jornada laboral a 40 horas semanales.

Ante esto, el mismo gobierno ha tenido que salir a poner paños fríos al asunto, para evitar así una mayor crisis. En este sentido, Mario Desbordes, presidente de Renovación Nacional, afirma que "de 70 diputados de Chile Vamos hay solo dos o tres que apoyaron el de Camila Vallejo. La enorme mayoría ha apoyado lo que planteó el gobierno, sobre todo después de las indicaciones que se pusieron. Prefiero ni entrar en el debate que pasó en la semana. Lo que sí creo es que con lo que se anunció el jueves deberíamos estar conforme todos los diputados de Chile Vamos y buena parte de la oposición.”

La misma línea ha sido seguida por Sebastián Torrealba (RN), afirmando que: “Me sorprenden y de mala forma (las declaraciones de sus compañeros de bancada), porque si hay un gobierno que ha hecho algo por mejorar la agenda laboral, es el del Presidente Piñera”.

Declaraciones que son parte de un saludo a la bandera después de que Piñera, Monckeberg y Blumel zanjaran apurar la urgencia legislativa de su proyecto de 41 horas semanales frente a la presión que ha significado el apoyo a reducir la jornada a 40 horas semanales o incluso menos.

Te puede interesar: Empresarios ponen el grito en el cielo por baja a la jornada laboral: “Chile no está preparado para reducir las horas de trabajo”

La reducción de la jornada laboral es una necesidad de primer orden, pero no la obtendremos sin organizarnos para enfrentar a los empresarios

Como hemos argumentado anteriormente en La Izquierda Diario Chile, la jornada laboral es una gran fuente de enfermedades psicológicas y de deterioro en la salud del pueblo trabajador, así como también de la misma calidad de vida, social e incluso sexo-afectiva de las personas.

Es así que la reducción de la jornada laboral como necesidad de primer orden es algo innegable. Quizás por lo mismo personeros de la derecha se han visto forzados a apoyar el proyecto del Partido Comunista.

Sin embargo, a diferencia del Partido Comunista que busca convencer a los empresarios nacionales de que reduciendo la jornada laboral se aumentaría la productividad, lo que se debe hacer no es convencer a quiénes se enriquecen a costa del trabajo de miles de familias trabajadoras, sino que enfrentarlos. No es casualidad que la derecha se apure a sí misma para que su proyecto sea aprobado, y es que los mismos empresarios le pisan los talones para que aprueben reformas y leyes a su favor.

Entonces ¿puede existir una rebaja de la jornada laboral que no implique gastos para los empresarios? La verdad es que si se mantienen los mismos objetivos de producción y la misma cantidad de trabajadores, los ritmos podrían ser más extenuantes, pero no implicaría costos necesariamente para los empresarios.

El desafío pasa entonces por levantar un programa que contemple la reducción de la jornada laboral, como lo podría ser seis horas, cinco días a la semana, con una escala móvil de salarios acordes a la canasta familiar, que no sean inferiores a los $450 mil, en donde además se reparta el trabajo entre aquellos que tienen y quiénes no. Si el gobierno dice que hay desempleo por la gran cantidad de gente que se incorpora al mundo laboral y por culpa de las y los migrantes, nosotros decimos: repartamos el trabajo sin costos para el pueblo trabajador.

Pero para eso hay que confiar en las fuerzas y en los métodos de lucha de la clase trabajadora, lejos de los acuerdos con los parlamentarios de la vieja concertación y la confianza en la buena voluntad de los empresarios, que ha venido impulsando la oposición, alejada de las calles, de los métodos con que se imponía la agenda como en el 2011. Se trata en definitiva de que todos trabajen, que se trabaje menos, que todos ganen sobre la canasta familiar, priorizando los intereses de las mayorías por sobre los privilegios de las grandes fortunas.

Te puede interesar: Para reducir la jornada laboral hay que enfrentar a los empresarios






Temas relacionados

Partido Comunista de Chile    /   Reparto de las horas de trabajo   /   Chile Vamos   /   Puestos de trabajo   /   Mundo Obrero Chile   /   Política Chile   /   Derecha chilena   /   Jornada laboral   /   Opinión

Comentarios

DEJAR COMENTARIO