Mundo Obrero Chile

CRISIS SANITARIA

Hospitalización, testeo, trazabilidad y aislamiento: la pesada mochila que el Gobierno pone sobre los hombros de los trabajadores de Atención Primaria

Desde las subsecretarías del ministerio de salud emanan directrices para sortear este desastre sanitario. A cuatro meses de la pandemia los consultorios del país asumen hospitalizaciones y tareas de control epidemiológico ¿Estamos, las y los funcionarios de la salud primaria, preparados para asumir esta pesada carga?

Raúl Gómez

Trabajador Atención Primaria de Salud

Lunes 6 de julio | 07:08

El sábado, desde el sur de Chile, Arturo Zúñiga (Subsecretario de Redes Asistenciales) se dirigía a la comunidad de trabajadores de la Atención Primaria (APS) con estas palabras: "Hoy en los hospitales, además de atender a los pacientes COVID-19, estamos haciendo las cirugías de alto impacto y oncológicas. Por eso hacemos un llamado a que los municipios nos ayuden de hacer las atenciones en la atención primaria".

Sin embargo, hay que dilucidar que no es por las otras cirugías que solicitan ayuda, sino porque la atención hospitalaria para quienes tienen requerimientos como el oxígeno no dio a basto en un sistema de salud como el actual. Y hoy vemos como los consultorios o CESFAM han tenido que reconvertir su atención a tareas para las cuales no existe la infraestructura, los insumos y las instalaciones para este tipo de atenciones.

No sólo eso, sino que los equipos de la APS no reciben esa parte estratégica de los procesos nuevos que es la adecuada capacitación y estos hacen "lo mejor que pueden", incluso dedicando autoformación por fuera del horario laboral. Otra raya para la suma: a nivel nacional son más de 13.000 funcionarios y funcionarias del entorno sanitario que han sido contagiados con COVID, dentro de los cuales están nuestros y nuestras trabajadoras de CESFAM.

No bastando con exigir a la atención primaria turnos extenuantes (que muchos asumen por la necesidad económica), tan tarde como a cuatro meses del inicio de la pandemia y con tanto daño como los casi 300.000 contagiados y alrededor de 7000 muertes; el pasado 2 de julio se presentó el protocolo de la estrategia sanitaria "TTA" [1]: de Testeo, Trazabilidad y Aislamiento. Una estrategia necesaria pero que viene a sobrecargar la demanda en los consultorios.

Ese mismo jueves se anunció que se destinarán más $ 90 mil millones de pesos para la Atención Primaria de Salud, de los cuales $13 mil millones irán destinados a una amplia estrategia de trazabilidad lo que presupone dotar al personal de los medios suficientes y los resguardos de protección personal.

Algunas de las metas: 90% de trazabilidad (seguimiento sistemático de casos y contactos) cuando en la Región Metropolitana estamos en el 78.5%; y otro objetivo importante, alcanzar menos de un 5% de positividad (PCR positivo del total de test realizados), siendo que actualmente el promedio alcanza el 30%, es decir, entre 3 y 4 de cada 10 test resultan de casos confirmados de COVID-19 [2].

Entonces, con un déficit de personal por contagio o cuarentenas preventivas, con poca capacitación, asumiendo la hospitalizaciones por días de pacientes que no tienen cupos en los hospitales y con la importante tarea de le Estrategia TTA; controlar la pandemia (menos del 5 % de positividad) se hará una tarea titánica y sobrecargará a las y los funcionarios, ya que la oferta de estos versus la demanda de los usuarios implica un enorme esfuerzo físico y mental de quienes estamos en la primera línea de la pandemia.

Te puede interesar: Médicos de atención primaria:“Jamás hemos recibido capacitación de cómo hacer trazabilidad”

Esto en el marco de que las orientaciones "bajadas" desde los protocolos del MINSAL no son, ni por lejos, discutidas con el conjunto de trabajadores de salud, ni menos abordan a la comunidad para echar a andar estas estrategias y aunque los documentos ministeriales asuman la integración con otros sectores, sabemos por experiencia que "el papel aguanta mucho".

Por eso, desde el Partido de Trabajadores Revolucionarios y la agrupación de trabajadores de salud Abran Paso, apostamos por la creación de comisiones de higiene y seguridad al interior de los establecimientos para decidir y organizarnos frente a la pandemia, así como comités territoriales de funcionarios junto a usuarios y otros sectores de trabajadores y pobladores, también estudiantes, para enfrentar la pandemia con una estrategia que surja desde el poder de autoorganización para implementar un control y vigilancia epidemiológica real y efectivos, a pesar del Gobierno de Piñera.

Te puede interesar: ¡Abran paso a la primera línea!: Levantemos una agrupación combativa de las y los trabajadores de la salud

Pero como sabemos que esto es de largo alcance debemos contar con toda la infraestructura, insumos y personal de salud para dar igualdad de condiciones ante la enfermedad o la muerte. Es por esto que nos organizamos por un Sistema Único de Salud, controlado y gestionado por sus propios trabajadores y que implique la estatización de todo recinto sanitario, terminando con el lucro de Isapres y Clínicas que segregan el acceso, la calidad y la oportunidad de la atención según el bolsillo de cada cual y no la necesidad de salvar la salud o la vida de los trabajadores y sus familias.

Te puede interesar: Comités de salud y emergencia de Santiago y Valparaíso levantan declaración común por ¡Salud, Pan y Trabajo! ¡Paro Nacional YA!

[1] PROTOCOLO DE COORDINACIÓN PARA ACCIONES DE VIGILANCIA
EPIDEMIOLÓGICA DURANTE LA PANDEMIA COVID-19 EN CHILE:
ESTRATEGIA NACIONAL DE TESTEO, TRAZABILIDAD Y AISLAMIENTO

[2] CIPER CHILE: Razones para dudar de la “leve mejoría”






Temas relacionados

Covid-19   /   Pandemia   /   Coronavirus   /   Mundo Obrero Chile   /   Política Chile   /   Salud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO