Política Chile

TORTURA EN CÁRCELES

Informe de DDHH verifica tortura y maltrato en cárceles de Región Metropolitana

El 7 de diciembre de 2016 dos organizaciones de derechos humanos visitaron dos recintos penitenciarios, en los que detectaron torturas y malos tratos de parte de Gendarmería.

Lunes 30 de enero de 2017 | 17:10

La Casa Memoria José Domingo Cañas y ONG Leasur visitaron el Centro de Cumplimiento Penitenciario (CCP) de Colina II que vigila Gendarmería y el Centro de Internación Provisoria (CIP) de San Joaquín, a cargo del Servicio Nacional de Menores ambos en la Región Metropolitana.

En estos lugares estuvieron en los espacios de aislamiento y castigo y otros lugares como patios y enfermería. En estos lugares realizaron entrevistas, en las que estuvieron presentes los coordinadores del lugar, lo que pudo condicionar las respuestas.

En las dependencias del SENAME, el CIP de San Joaquín, los jóvenes entrevistados señalaron “haber sido víctimas de agresiones de forma previa al ingreso al recinto, tanto por Carabineros y la Policía de Investigaciones en el momento de su detención y su permanencia en comisarías, como por Gendarmería de Chile en la Zona de Tránsito del Centro de Justicia en que permanecen en calabozos a la espera de la Audiencia de Control de Detención”. Se habla de golpes, uso de gas pimienta y bastonazos.

Los jóvenes también denunciar peleas entre ellos, alentadas en muchos casos por funcionarios.

Uno de los elementos que destaca el informe es que el CIP San Joaquín fue utilizado como recinto de tortura por la DINA(3 y 4 Álamos) denunciando que debería ser un sitio de Memoria.

En la visita a la cárcel de Colina. Con capacidad para 1600 personas actualmente alberga a 2400. En ese lugar se visitó el Modulo de aislamiento donde “se encontraba un grupo de presos en una huelga de hambre por las condiciones infrahumanas de habitabilidad”. En este lugar las entrevistas fueron confidenciales.

Las condiciones de habitabilidad son en extremo precarias. En muchos de estas celdas no hay colchones para dormir, “la mayoría de las celdas no cuenta con agua constante. Los internos deben llenar sus botellas de agua en los breves momentos de patio para poder disponer de ésta y atender sus necesidades de higiene e hidratación”.

Las condiciones espaciales son brutales “El espacio de las celdas es tan reducido que no permite la movilidad de los presos. Por lo tanto, pasan acostados o en posiciones incómodas, con sus piernas flectadas durante períodos prolongados de tiempo. No tienen un régimen de ejercicios que evite la atrofia de su cuerpo”, además hay todo tipo de alimañas e insectos, también roedores. Los detenidos están encerrados 23 horas al día, la comida no alcanza para todos y no reciben atención de salud.

Denuncian que constantemente reciben golpes o agresiones verbales, además de amenazas de todo tipo de personal de Gendarmería. Los observadores señalaron haber visto marcas de golpes y lumazos en los cuerpos de los internos.

Como conclusiones, los observadores informaron que “Se constataron agresiones físicas y psíquicas que pudieran ser constitutivas de tortura y se concentran en los momentos de allanamientos en el interior de las celdas”.

Finalmente, se concluye con una serie de exigencias y medidas para mejorar el trato y las condiciones de los detenidos.

Para revisar el Informe: http://radio.uchile.cl/wp-content/uploads/2017/01/Informe-MPT-Sociedad-Civil.-1-dic-2016-1-1.pdf






Temas relacionados

Política Chile   /   Cárcel y castigo    /   Cárceles   /   Torturas   /   Gendarmería

Comentarios

DEJAR COMENTARIO