SUPLEMENTO

La Internacional Comunista, el PCF y la cuestión colonial en Argelia

Philippe Alcoy

ARGELIA
Ilustración: cartel del PCF en favor de la independencia de las colonias.

La Internacional Comunista, el PCF y la cuestión colonial en Argelia

Philippe Alcoy

[Desde Francia] El nacimiento del Partido Comunista en Francia estuvo marcado por varias luchas fraccionales y políticas. Las disputas sobre la cuestión de la adopción de una línea a favor de la independencia de las colonias, en particular Argelia, ocuparán un lugar central en este proceso.

La Sección Francesa de la Internacional Comunista (SFIC), más tarde conocida como el Partido Comunista Francés (PCF), fue fundada en diciembre de 1920 tras la Revolución Rusa (1917) y la creación de la Tercera Internacional de Lenin y León Trotsky, principales líderes de la Revolución de Octubre.

A pesar de todo lo que afirma (o, mejor dicho, no afirma) una cierta historiografía, entre los primeros y más importantes cuadros y dirigentes de este partido estaban los trabajadores que se opusieron a la Primera Guerra Mundial desde el principio, sindicalistas cercanos al anarquismo o directamente anarcosindicalistas, mujeres y pueblos "indígenas".

Pero también, entre estos comunistas había muchos militantes y líderes de la socialdemocracia, algunos de los cuales habían defendido las políticas socialchovinistas de su organización poco antes. En otras palabras, muchos desertores, arribistas y oportunistas vieron el ingreso al joven PCF, coronado por la victoria de los obreros y campesinos del imperio zarista, como una forma de construir sus propias carreras políticas o intelectuales.

Precisamente para evitar la llegada de estos oportunistas y arribistas de todo tipo, la Internacional Comunista había elaborado en julio de 1920, durante su II Congreso, las famosas "21 condiciones para la admisión de los partidos en la Internacional Comunista". En el Congreso de Tours de diciembre de 1920, la mayoría de los delegados de la SFIO (Sección Francesa de la Internacional Obrera) votaron a favor de unirse a la Internacional Comunista y, por lo tanto, a las "21 condiciones".

Entre las "21 condiciones" estaba la octava que decía: “Todo partido perteneciente a la Tercera Internacional tiene el deber de desvelar despiadadamente las "hazañas" de "sus" imperialistas a las colonias, de apoyar, no de palabra sino de hecho, cualquier movimiento de emancipación en las colonias, de exigir la expulsión de las colonias de los imperialistas de la metrópoli, de alimentar en los corazones de los trabajadores del país sentimientos verdaderamente fraternales hacia la población trabajadora de las colonias y nacionalidades oprimidas y de mantener entre las tropas de la metrópoli un continuo malestar contra cualquier opresión de los pueblos coloniales".

Esta octava condición era fundamental, sobre todo en los países imperialistas donde unos años antes los partidos socialdemócratas de la II Internacional habían apoyado, no de palabra, sino en los hechos, a sus burguesías nacionales en la carnicería de la Primera Guerra Mundial, donde millones de obreros y campesinos se mataron unos a otros en nombre de los intereses de sus explotadores y opresores.

En Francia, esta octava condición era particularmente importante, porque la SFIO socialdemócrata había apoyado previamente posiciones políticas contrarias a la autodeterminación de las colonias francesas. En efecto, era común que los prejuicios colonialistas, impregnados de un discurso pseudo-marxista, alabaran los "beneficios civilizadores" de la colonización y consideraran que lo mejor para los colonizados era ser "asimilados" a la sociedad francesa y no tener su independencia o autonomía.

Si bien estas ideas tuvieron una influencia muy fuerte en la Francia metropolitana, fueron aún más significativas en las colonias, especialmente en Argelia, donde vivía un número relativamente grande de europeos. Y si esto era cierto para la sociedad en general, también lo era para las organizaciones de trabajadores. De hecho, en Argelia, las secciones de la SFIO estaban compuestas esencialmente por europeos, pequeños funcionarios de la administración colonial. Además, el Código Indígena prohibía a los "indígenas" participar en cualquier actividad política o sindical.

Así, sólo unos meses después del Congreso de Tours, en abril de 1921, la sección de Sidi Bel Abbès votó una moción llena de racismo y prejuicios colonialistas, desafiando la octava condición impuesta por la Internacional Comunista. Dice así:

"Hay pueblos bajo tutela que ya son capaces de gobernarse a sí mismos, y otros que aún no lo son; y si el deber comunista ordena la libertad de los primeros, ordena aún más imperativamente que no abandonen a los segundos a su destino miserable, les ordena fuertemente que sirvan como preceptores humanos desinteresados. Si la soberanía egipcia es necesaria, la soberanía antropófaga no es deseable; si un Gandhi puede convertirse en jefe de estado, un Bantuala no.”

Como afirma Alain Ruscio en su libro Les communistes et l’Algérie sobre esta moción: "La opinión subyacente, aquí, surge: oponer un Gandhi (un nacionalista que lucha contra los británicos no podía ser tan malo) a un Bantuala (referencia al título de la novela de René Maran, quien había tomado como héroe a un líder tribal africano) [....] fue una elección abiertamente despreciativa: Obviamente, para estos "neocomunistas", un indio era cien veces mejor que un "negro", posiblemente un "antropófago", tan cercano a un "musulmán nativo". Otras declaraciones de este tipo tendrían lugar en 1921 y 1922, especialmente en el congreso de los Comunistas del Norte de África".”

Las primeras respuestas procedieron del propio partido, de dirigentes como Abdelkader Ali-Hadj, una de las figuras principales del PCF a principios de la década de 1920, que más tarde fundó y dirigió, junto con otros militantes comunistas en los territorios colonizados, la Estrella Norteafricana, que inspiraría los movimientos de liberación nacional, incluidos los movimientos a favor de la independencia de Argelia.

Pero la respuesta principal vendrá del IV Congreso de la Internacional Comunista en diciembre de 1922, en el que León Trotsky desempeñó un papel central al hacerse cargo del informe sobre la crisis en la sección francesa. El documento, titulado "Resolución sobre la cuestión francesa", afirma que la "extrema lentitud" del partido francés para pasar del "socialismo parlamentario" al "comunismo revolucionario" no puede explicarse por "condiciones que son únicamente objetivas, por tradiciones, por la psicología nacional de la clase obrera, etc., sino[...], sobre todo, por la resistencia directa, y a veces excepcionalmente obstinada, de elementos no comunistas que siguen siendo muy fuertes en las cumbres del Partido".

Este mismo documento repasa varios aspectos críticos con respecto a la dirección del partido, donde se dedica toda una sección a la política a seguir hacia y en las colonias francesas, que reproducimos en su totalidad a continuación:

La acción comunista en las colonias

El IV Congreso llama una vez más la atención sobre la importancia excepcional de una actividad justa y sistemática del Partido Comunista en las colonias. El Partido condena categóricamente la posición de la sección comunista de Sidi-Bel-Abbès, que cubre una posición puramente esclavista con palabras pseudo-marxistas, apoyando en el fondo la dominación imperialista del capitalismo francés sobre sus esclavos coloniales. El Congreso cree que nuestra actividad en las colonias debe basarse no en elementos llenos de prejuicios capitalistas y nacionalistas, sino en los mejores elementos de los propios pueblos indígenas y, en primer lugar, en la juventud proletaria indígena.

Sólo una lucha inflexible del Partido Comunista en la metrópoli contra la esclavitud colonial y una lucha sistemática en las colonias mismas pueden debilitar la influencia de los elementos ultranacionalistas de los pueblos coloniales oprimidos sobre las masas trabajadoras, atraer la simpatía de estos últimos a la causa del proletariado francés y, por lo tanto, no dar al capital francés, en la era del levantamiento revolucionario del proletariado, la oportunidad de emplear a los indígenas coloniales como la última reserva de contrarrevolución.

El Congreso Internacional invita al partido francés y a su Comité Directivo a prestar infinitamente más atención, fuerza y recursos que nunca a la cuestión colonial y a la propaganda en las colonias y, entre otras cosas, a crear una oficina permanente de acción colonial dentro del Comité Directivo, incluyendo representantes de organizaciones comunistas indígenas.

El mismo congreso insiste en la cuestión colonial y en la obligación de los comunistas de luchar contra su propio imperialismo, apoyando las demandas nacionales de los pueblos oprimidos, en otro documento titulado "Programa de trabajo y acción del Partido Comunista Francés". El punto 9 de esta última afirma:

“El Partido debe asumir la causa de las poblaciones coloniales explotadas y oprimidas por el imperialismo francés, apoyar sus reivindicaciones nacionales como pasos hacia su liberación del yugo capitalista extranjero, defender su derecho a la autonomía o independencia sin reservas. Luchar por sus libertades políticas y sindicales sin restricciones, contra el reclutamiento de indígenas, por las demandas de los soldados indígenas, esa es la tarea inmediata del Partido. Debe combatir sin piedad las tendencias reaccionarias que existen, incluso entre ciertos elementos obreros, y que consisten en limitar los derechos de los pueblos indígenas. Creará un organismo especial dedicado al trabajo comunista en las colonias bajo su Comité Directivo.”

Después de estas mociones votadas en el IV Congreso de la Internacional Comunista, las secciones del PCF en Argelia dieron un giro de 180 grados en su política hacia la cuestión colonial y la independencia. Sin embargo, esto no sucedió sin la marcha de activistas, ejecutivos y líderes, algunos de los cuales regresaron a las filas de la socialdemocracia. A pesar de ello, esto no marcó completamente el fin de las ambigüedades de algunos militantes con respecto a las colonias francesas.

Por el contrario, los problemas se volverían más complejos con la estalinización de la URSS y la Internacional Comunista. Como explica Ian Birchall en un artículo de la revista Contretemps:

"La estrategia del PCF hacia el norte de África estuvo muy influenciada por las posiciones adoptadas por la Internacional Comunista. En China, el incipiente Partido Comunista Chino recibió instrucciones de la Internacional para subordinarse al nacionalista Kuomintang. Esta alianza duró hasta que los comunistas de Shanghai fueron masacrados por las fuerzas de Kuomintang en abril de 1927. Durante 1925, hubo discusiones dentro del PCF sobre el establecimiento de un Kuomintang norteafricano, que condujo a la formación de la Estrella Norteafricana. Esto implicaba, en particular, la cooperación con el emir Khaled, que era un nacionalista puro y duro, pero que había formado un grupo de partidarios en Argelia trabajando desde dentro de las instituciones electorales proporcionadas por el Estado francés a la población musulmana.”

Posteriormente, el PCF cayó completamente en manos de los representantes franceses de la burocracia contrarrevolucionaria estalinista en el poder en la Unión Soviética después de la muerte de Lenin. Seguirá todos los "errores" ideológicos y estratégicos del estalinismo, pasando de una posición catastrófica de "ultraizquierda" a un giro no menos catastrófico hacia el reformismo del frente populista a partir de los años treinta, todo ello marcado por la adhesión a la "teoría del socialismo en un solo país" y a la "revolución por etapas" en los países colonizados.

El resto de la historia va más allá de los límites de este artículo, que buscaba sobre todo exponer las contradicciones políticas del joven PCF y sus luchas internas para adoptar una línea comunista y revolucionaria contra las influencias reformistas y socialchovinistas heredadas notablemente de la socialdemocracia. En estas luchas políticas, al menos hasta su estalinización, el papel de la Internacional Comunista fue decisivo y demuestra la importancia del internacionalismo orgánico en la construcción de organizaciones revolucionarias.

La Tercera Internacional y el poder soviético han dado desde el principio una importancia central a la lucha por la autodeterminación de los pueblos y a la lucha contra el imperialismo, como lo demostró el Congreso de los Pueblos del Este en Bakú en 1920. Fue esta misma determinación la que le permitió luchar por la "corrección" de la línea política del joven PCF en Argelia y frente a las colonias del imperio francés.

Tradución: Roberto Jara

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
CATEGORÍAS

[Colonialismo]   /   [Argelia]   /   [Francia]   /   [Cultura]   /   [Internacional]

Philippe Alcoy

París
COMENTARIOS