Política

CASO PENTA-SQM

La dictadura también heredó corrupción

La derecha chilena se encuentra en el ojo del huracán. El escándalo tras el destape de sus irregulares financiamientos remece el debate público en medio de una crisis del régimen en su conjunto. Este es el peor de los aprietos que ha tenido que vivir especialmente la UDI en la historia como partido nacido y criado en la dictadura de Pinochet, y el fantasma de su benefactor aún los persigue. Ahora le toca al ex yerno de Augusto dar explicaciones.

Claudia Moreno

Antofagasta, Chile

Martes 20 de enero de 2015 | 23:43

La colusión de los pollos, Pentagate, ahora el yate neoyorquino: no hay ninguno que se salve ante las boletas que los acusan de los millonarios financiamientos. Son todos militantes, familiares y amigos que compartieron célebres cenas junto a personeros de la dictadura militar de los setentas, y que hoy enfrentan la luz pública. Los herederos del 73’ tiemblan hoy más que nunca.

Uno de ellos es Julio Ponce Lerou, accionista controlador y presidente del directorio de la Sociedad Química y Minera de Chile, SQM, ex Soquimich estatal, hoy completamente privatizada con él a la cabeza desde 1987. Actualmente dicha compañía se adjudica contratos especiales para explotar el ansiado oro blanco de Chile: el litio, y actualmente se guarda declaraciones ante la nueva vergüenza que está atravesando.

Se trata de la querella criminal por delios tributarios que el Servicio de Impuestos Internos (SII) interpuso en contra del ex subsecretario Pablo Wagner y Carolina de la Cerca (su cuñada) en su relación con SQM por boletas ideológicamente falsas. El Ministerio Público pidió a SQM la entrega de “toda la documentación contable correspondiente del 2009 al 2014”.

Con eso la Policía de Investigaciones allanó las oficinas de la compañía de Ponce Lerou con el objetivo de encontrar la boleta N° 8 que De la Cerda facilitó a SQM el pasado 21 de julio de 2009. Extendida por concepto de “Asesoría financiera” a dicha compañía por un monto líquido de $7.500.000, la Fiscalía de Alta complejidad Oriente la vinculó a la campaña senatorial por la V región que en esos momentos venía desarrollando el ex ministro UDI y ex candidato presidencial Joaquín Lavín.

De la pampa a las oficinas de Radio Agricultura, en cuestión de horas, Lavín se defendió en vivo ante la acusación argumentando que desconocía esta situación, y ante la crisis que atraviesa la oposición declaró que "cuando llueve todos se mojan y hoy día parece que salí sin paraguas, porque estamos viviendo una verdadera lluvia de declaraciones por el Caso Penta". Cosas entre empresarios y políticos patronales.
Las irrisorias declaraciones no logran tapar que no es la primera vez que SQM ha sido relacionada con el Caso Penta y los políticos de la derecha. Se transparenta que también hay relación entre la minera no metálica y la jefa de campaña de Pablo Zalaquett en 2013 durante su candidatura al Senado, extensión de boletas y buenas platas de por medio también. Si la dictadura heredó un sistema neoliberal, también heredó la desfachatez de políticos coludidos con sus familias y amigos de siempre.

POLÍTICA Y PATRONAL

Y si, es cosa de familia. Provisionalmente al alero de Pinochet tras casarse con una de sus hijas, Ponce Lerou durante la dictadura pasó de ser empleado público a encabezar de manera simultánea diversos organismos como la CONAF, CORFO, o empresas, hasta ese entonces estatales en vías de ser privatizadas, como IANSA, ENDESA, CHILECTRA. Todo esto mientras invertía en diversos negocios forestales y ganaderos en el sur del país.

Con una riqueza que data de aquella oscura época, hoy es nuevamente acusado de financiar a políticos ad hoc a la política que le dio todo lo que hoy día tiene. Recordemos un poco de historia gracias a Víctor Osorio e Iván Cabezas autores de “Los hijos de Pinochet”, libro donde inmortalizan a un Julio Ponce Lerou y a un Patricio Contesse siendo miembros de importantes directorios de la Chilean Nitrate Corporation en EE.UU, Inglaterra, Bélgica, entre otros puestos. De esa amistad y confianza se les ocurrió en 1989 lanzar la candidatura de Hernán Büchi, esperanzados en una continuidad de la dictadura. Sin frutos, a pesar de la derrota, como buenos amigos le guardaron un puesto dentro del directorio de la gran empresa.
“El [Ponce Lerou] no oculta, por otra parte su adhesión a la UDI, por cuyas candidaturas, tanto a nivel de municipios como al Parlamento, se ha jugado sin ambigüedades”, escribían los periodistas del revelador libro.

“La implacable política empresarial de Ponce y Contesse ha afectado la vida de los miles de trabajadores del salitre. (…) Se estima que aproximadamente 12 mil personas serán trasladadas y que varios centenares serán exonerados. (…) La presencia masiva de obreros dependientes de contratistas ha roto las tradicionales relaciones de solidaridad y apoyo entre los trabajadores. Los obreros a contrata se ven obligados a aceptar las peores condiciones laborales. Se han disuelto los signos de identidad de otrora y se ha puesto fin a la memoria histórica de los trabajadores del salitre. La que fue la vida de la comunidad obrera en la pampa es hoy cosa del pasado.”, acaba el capítulo en pleno 1995, fecha del libro y de las primeras investigaciones públicas ante el caso.






Temas relacionados

Corrupción   /   Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO