Géneros y Sexualidades

DISCRIMINACIÓN

La hora de enfrentar la homofobia

Al día siguiente de que las mujeres junto a las diversidades sexuales se tomaran las calles en la conmemoración del 8M, un joven de 23 años fue víctima de un brutal ataque homofóbico en un bus del transantiago, como consecuencia del alza de discursos de odio hacia las mujeres, migrantes y LGBT.

Domingo 10 de marzo | 15:35

Luego de una ola de balances positivos por las multitudinarias movilizaciones del 8M a nivel mundial, vemos que la homofobia lamentablemente vuelve a posicionarse, esta vez con un cobarde ataque a Luis Lillo, de 23 años, quien se encontraba tomando el transporte en la intercepción de San Antonio con Alameda. El brutal registro visual no tardó en viralizarse, viendo como dos hombres golpeaban e insultaban al joven tratándolo de “depravado”, “te gustan los cabros chicos”, mientras le robaban sus pertenencias.

Si bien los responsables del ataque fueron detenidos, estas acciones de odio no se tratan de casualidades, ni tampoco es que se presenten en el vacío en esta sociedad. Tras el resurgimiento de los populismos de extrema derecha, junto con el alza de los discursos de odio hacia la diversidad sexual por parte de las jerarquías ecleciásticas, es que los sectores reaccionarios se comienzan a envalentonar para ponerse en primera línea contra nuestras libertades democráticas y nuestros derechos, llevando a cabo ataques homolesbotransfóbicos.

Luis es otra víctima de estos discursos de odio, como también Carolina Torres, quien hace pocos días pudo comenzar su proceso de recuperación en su hogar, tras una fuerte golpiza que la dejó internada en la posta central por varias semanas.

¿Quienes son los verdaderos responsables?

Como mencionamos más arriba, estos ataques no se deben considerar como simples casualidades, pues el escenario político nos permite avanzar a la comprensión del alza de la homolesbotransfobia, la xenofobia y el racismo; en el mundo volvieron a resurgir los partidos de extrema derecha, que de la mano con las iglesias llaman a frenar al movimiento de mujeres y diversidad sexual, bajo el dicurso del “lobby globalista”, la “ideología de género” y el “marxismo cultural”, denunciamos que las consecuencias de estos discursos demagógicos se traducen en golpizas y asesinatos a gays, lesbianas y trans; el asenso del bolsonarismo en Brasil es un claro ejemplo, pues lo fanáticos del facho Bolsonaro han salido a las calles envalentonados a golpear a activistas trans y homosexuales.

En Chile, figuras como J. A. Kast, Marcela Aranda y Eduardo Durán, entre otros, se alzan para perpetuar la discriminación y el castigo moral a las mujeres y LGBT, siendo los principales impulsores a que grupos e individuos realicen cobardes ataques. Como también grupos neo nazis como el Movimiento Social Patriota o el Partido Libertario, que dialogan con un sector de la población con políticas sociales y económicas, mientras por otro lado se organizan contra las mujeres y diversidades sexuales, tres compañeras apuñaladas en la Marcha por el Aborto Legal en julio del 2018, son la prueba empírica de aquello.

¡No basta con denunciar!

Frente a esta situación, el movimiento de la diversidad sexual debe hacerse presente con fuerza, tomando el ejemplo del 8M donde millones de mujeres salieron a las calles a enfrentarse a los sectores reaccionarios. El método de la mera denuncia, lo que tiene de necesario también lo tiene de insuficiente, pues sólo poniendo nuestras fuerzas en las calles podemos enfrentarnos a la extrema derecha y su demagogia, a las iglesias y su castigo moral, exigiendo el fin a la discriminación, la separación efectiva de la iglesia y el estado, en miras de la conquista de todos los derechos que nos son negados por el conservadurismo podrido de las instituciones.

Las organizaciones como el Movilh deben hacerse parte de este llamado a movilización para fortalecer el movimiento de la diversidad sexual que se ve fuertemente amenazado por los sectores mencionados. Desde la agrupación Pan y Rosas proponemos este método para enfrentarnos cara a cara a quienes pretenden relegarnos a la exclusión, la discriminación, los ataques homolesbotransfóbicos y al no reconocimiento de nuestras identidades en nuestros puestos de trabajo y lugares de estudio.






Temas relacionados

Diversidad   /   Homofobia   /   Opinión   /   LGTBI   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO