Política Chile

CORONAVIRUS

La juventud precarizada que el gobierno arroja al hambre en su plan económico

Después de la segunda noche de toque de queda impuesto por el gobierno de Sebastián Piñera, que ha venido con una serie de medidas represivas que de manera inconsistente pretenden afrontar el coronavirus con más control militar ¿Que es lo que le queda a la juventud?

Lorena Gjik

Estudiante de licenciatura en música UA

Martes 24 de marzo

Te puede interesar : ¡Gravísimo! MINSAL prohíbe dar licencias médicas a todos los casos de contactos directos de COVID-19

Hace un par de días se anunció el plan económico del gobierno, que en realidad es un salvataje a los empresarios, en donde los empresarios recibirán inyecciones de recursos mientras los trabajadores sin trabajo estable recibirán un bono de 13 mil pesos, es ahí donde cientos de trabajadores jóvenes que reparten cada día comida en servicios como Rappi, Uber Eats o Pedidosya! quedarán a la deriva, junto con quienes en turnos nocturnos en pubs o restaurantes, los cuales además trabajan la mayoría de las veces totalmente desprotegidos, sin implementos de higiene o de seguridad.

Te puede interesar: El desprecio e insulto del gobierno: bono Covid-19 serán $13.155: "apenas alcanzaría para comprar un balón de gas de 11 kilos"

¿Quienes son los trabajadores sin contrato?

Esa misma juventud que salió a las calles durante el estallido social, que junto con los estudiantes secundarios cuestionó las herencias de la dictadura, enfrentándose a la brutal represión del gobierno asesino de Sebastián Piñera, es la que ve su futuro truncado por la desidia y la ineptitud de los empresarios únicamente servil a sus intereses.

Quienes optan por trabajos más flexibles se encuentran entre los 15 a los 25 años (firstjob, 2014), en este sentido La juventud universitaria tiene que trabajar en horarios Part Time o en trabajos sin contrato, con flexibilidad laboral y precariedad, para poder costear los altos aranceles de una educación de mercado, además de pagar alimentación, transporte y vivienda.

En un estudio realizado por el Centro de Políticas Públicas UC, publicado el 2012, que trataba sobre la flexibilidad laboral en el país, se expone que la población de entre 18 y 25 años que participaba del mercado laboral representaba un 50,8%. Otra cifra importante es que solo el 48,3% de los trabajadores de jornada parcial tenían contrato.

Las cifras deben haber cambiado desde ese entonces, durante el 2017 el empleo cuentapropista aumentó un 6%, para el 2018 el 37% no contaba con contrato, lo que deja una puerta ancha a la precariedad y a la poca claridad de lo que realmente son los trabajos de cuenta propia.

Lo que nos espera después del Coronavirus

Antes mirábamos el futuro con desconfianza, algunos con desesperanza, frente a lo que implicaba el calentamiento global y los desastres naturales, además de las inestables tasas de crecimiento y una débil economía que anunciaba el fantasma de la recesión.

Hoy día ese temor es mucho más real, aún no sabemos cuando podamos poner fin al crecimiento de la curva de contagio, sin embargo los economistas ya preparan proyecciones, que no son para nada favorables. Se pronostica que las tasas de crecimiento caigan, en Chile el crecimiento declinará un 0.5% respecto al Producto Interno Bruto, según el Diario Financiero "La economía Chilena se ubicaría en el tercer lugar de la región, después de Perú y Colombia que no registran crecimiento”.

Como es de esperar, será una crisis económica que pagarán las familias y la juventud trabajadora, como ya vienen dando luces el gobierno, con el plan económico anunciado hace unos días el actuar de los empresarios.

Te puede interesar: DENUNCIA: Corona despide a trabajadores ante cierre de sus puertas por crisis sanitaria

¿Qué hacer?

Frente al futuro incierto y lleno de miserias que nos quieren imponer los empresarios, debemos recordar las lecciones que nos dejó la revuelta que comenzó el 18 de octubre del año pasado. En ese entonces, no demostramos solo fuerzas, si no que un gran potencial de autoorganización, en regiones como Antofagasta se levantaron iniciativas como el Comité de Emergencia y Resguardo, junto con los Club´s Obreros y de la juventud, con el objetivo de responder a la represión con la que nos querían acedia.

Ahora nos vemos ante un desafío no menor, atravesar la crisis sanitaria y económica a causa del COVID- 19, con un gobierno asesino a la cabeza, que pretende o enfermarnos o matarnos de hambre. Ante esto debemos buscar la organización con los demás trabajadores para imponer un plan de emergencia ante el coronavirus, que tenga como base la autoorganización, tal cual lo están haciendo los trabajadores de Orica Chile, que han levantado comisiones de higiene o como las trabajadoras del calzado en españa.

Te puede interesar: Ejemplos de solidaridad de clase: organización y reconversión de la producción podrían evitar las muertes

Además: Trabajadores de Orica Antofagasta votan Comisión de Higiene y Seguridad frente a la pandemia del Coronavirus

La juventud de las universidades, los liceos, los trabajos part time, de retail y servicios ha demostrado tener la fuerza necesaria, hoy tiene que ponerse una vez más de pie denunciando la desidia empresarial sin límite, exigiendo los recursos y las medidas concretas necesarias para afrontar esta crisis con los cuidados correspondientes sin poner en peligro nuestros trabajos.






Temas relacionados

Coronavirus   /   #FueraPiñera   /   Trabajadores Honorarios   /   Juventud    /   Política Chile   /   subcontrato   /   Juventud precarizada

Comentarios

DEJAR COMENTARIO