Cultura

CULTURA

Las creencias del mundo mapuche en el siglo XX

En esta reseña nos concentraremos en destacar el Capítulo V “Cambios en las creencias” del texto “Las últimas familias Araucanas” del investigador del mundo mapuche del siglo XX, Tomás Guevara.

Paloma Vargas

Santiago de Chile

Sábado 15 de julio

Esta obra fue publicada en 1913 y dado su contexto histórico, político y social el autor intenta visualizar la estructura social del pueblo mapuche de la época.
En este escrito, donde llama la atención la traducción mapuche en su primera parte, da indicios al punto de vista antropológico en un sentido amplio y detallado en que se encuentra la historia del orden de los recuerdos mapuche.

La intensión de destacar el capítulo quinto de la obra de Tomás de Guevara gira en torno al uso y sentido de las creencias del mundo mapuche en una sociedad donde el Estado chileno aún no se separa de la Iglesia católica. Para la realidad actual, es difícil creer en esta época cuando el Estado y los gobiernos de turno han ido a la defensa de los principios católicos y cristianos, y es por esto que es importante destacar la relación que tienen las sociedades mapuche con las influencias foráneas a su grupo.

El concepto moderno de Dios

Para el pueblo mapuche la noción de un ser supremo está más o menos velada o inconclusa pues, esta concepción es parte de una construcción histórica que ha permeado distintas bases de grupos residenciales bajo influencias de variadas interacciones con grupos sociales y étnicos. Pero a este Dios le dieron por nombre nenechen , según Guevara, quien plantea que seguramente lo concibieron en su imagen como una representación antropomórfica.

Sin embargo, la dualidad de espectros que favorecen las creencias de la sociedad mapuche en potenciar a nenechen , espíritu quien es el dueño de la gente, y nenemapu , dueño de la tierra, podrían distinguirse entre las distintas formas expresiones de creencias entre ambas concepciones.

Mientras que las ideas religiosas que abarcan la definición del pillán , quien es el dueño de los hombres y director de los fenómenos terrestres, operan en la transmutación de los hombres y las atribuciones que toman éstos en su espíritu. El pillán pasará a ser un espíritu que convive con los hombres y con la naturaleza, siendo protector de las tradiciones de la sociedad mapuche.

Para algunos, quienes han sido influenciados por las ideas católicas y cristianas, el concepto de Dios fue más abstracto que el anterior. Donde quienes han sido superficialmente catolizados fijaban su morada en el cielo, en sentido natural y figurado para acercarse cada vez a estas ideas.

Quienes han sido bautizados y catequizados por misioneros católicos o evangélicos también se han hecho una idea más precisa de un Dios cristiano, donde la idea y creencias católicas han sido transculturalizadas para confluir en una nueva creencia que recoge ambos elementos.

Para Guevara, la figura del pillán es la representativa en el estado de creencia animista de la sociedad mapuche, donde más adelante se configura como un sistema de religión politeísta al calor de las influencias de distintos sistemas religiosos de sociedades andinas, entre ellas la del sistema religioso peruano donde éstos personificaban los astros y manifestaciones atmosféricas. Así los indígenas de Chile personificaron al trueno con el nombre del pillán.

Desde la llegada a un sistema de creencias politeístas, se reemplaza la figura y definición de nenechén a fuerza por la imposición de la Iglesia católica, y esta transmuta a la definición de pillán, el cual fue perdiendo su carácter primitivo hasta que su significación terminó siendo del demonio para algunas reducciones a causa de la influencia de la religión católica, mientras que para otras reducciones el significado cambió a volcán.

Guevara se detiene en algunos vocabularios antiguos y le llama la atención la figura del término alwe o alhue , el cual tiene el significado de diablo, ánima o aparecido según la interpretación de las creencias mapuche. Pero donde hay mayor acierto en la palabra relacionada con el diablo es en el significado de wekufe , quien es concebido para los indígenas como la fuerza o poder maligno que rodea al hombre, en la cual causa todos los males que sobrevienen.

Las definiciones y significaciones del wekufe varían según la ubicación territorial de los grupos residenciales y territoriales, como por ejemplo en las secciones del norte se le llama wekuve donde además no se le confunde con la idea del espíritu maligno aunque le da cierta personalidad confusa a cierta hora de definir.

Del wekufe se desprenden fuerzas que se comunican con poderes sobrenaturales, el cual es un poder nocivo para la naturaleza; piedras, animales y los cuerpos de todas las clases de proporción y tamaño. Para la sociedad mapuche los wekufe son infinitos en el espacio y andan en tropas por el territorio. En esta perspectiva los mapuches le temen ya que su poder es muy dañino y su función es neutralizar los efectos positivos de la gente.

En este marco de creencias existe un verdadero dinamismo o sistema según el cual la materia es producto de dos fuerzas contrarias y que están en pugna para resolver el equilibrio entre la gente de la tierra. En este aspecto, la mayoría de los mapuches del tiempo del mil novecientos tienen ideas muy confusas sobre el alma, en la cual no han llegado a concebirla como incorpórea e inmortal, en ésta conservan la noción del doble de sus antepasados lejanos del cuerpo y del espíritu que obra físicamente.

Para Guevara, la creencia de que el alma de los muertos se transforma en animales es antigua, donde particularmente ésta se traduce en la transformación de seres alados como pájaros y moscardones.

Por otro lado, el culto a los muertos se deriva a la creencia de un sistema de creencias animista, el pasado de la sociedad mapuche se traducía a muchas ceremonias, festividades y prácticas que constituían un fuerte ritual que rayaba en lo metódico para mantenerse con una memoria fresca desde los mayores de la reducción y grupo residencial, mientras que inclinan su voluntad mediante espíritus en favor de deudos vivos.






Temas relacionados

Mapuche   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO