Política Chile

PLEBISCITO

Los castillos en el aire de la derecha: Creen que octubre es un mejor escenario para que gane el rechazo en el plebiscito

La derecha ha buscado de todas las formas posibles recomponerse en medio de la cuarentena. Con la gente fuera de las calles, han aprovechado para instalarse en los medios de prensa y en cada matinal para buscan repuntar en los ficheros de aprobación. Sin embargo, su estabilidad reposa sobre arena movediza. Los castillos que la derecha ha construido en este último mes peligran, y buscan evitar esta posibilidad a toda costa.

Felix Melita

Estudiante de Psicología Universidad de Antofagasta

Domingo 3 de mayo

“Todos los argumentos del Rechazo que eran válidos en abril estarán más fuertes en octubre. No sólo el tema de la prioridad económica versus la prioridad política, sino el resto: si en abril era equivocado tirar lo logrado por la borda para partir de cero, en octubre será suicida”. Con estas declaraciones de Andrés Allamand, senador de Renovación Nacional y excandidato presidencial por la derecha, la derecha busca ubicarse con una posición ofensiva en la arena política.

Y es que alentados con los pequeños aumentos en las encuestas de aprobación a la gestión del Gobierno de Sebastián Piñera, la derecha comienza a festejar: “Va para arriba. Ha manejado bien la crisis sanitaria e impulsado una batería de medidas para proteger el empleo, ayudar a quienes no tienen ingresos formales y apoyar a las empresas que las necesitamos vivas apara que sean el motor de la recuperación”, afirmaba Allamand al referirse a las medidas adoptadas por ChileVamos.

Sin embargo, no todos son análisis al límite de la cordura del optimismo. El exministro de RN e integrante de la Academia de la misma tienda política, Enrique Correa, ofició una reunión por zoom de “formación política del partido”, en donde alertó al derechismo que la confianza no es algo que debe abundar en sus análisis.
En este sentido, Correa afirma que hay un “grave error” en cuanto al debate que se ha hecho por parte del empresariado y la derecha entre economía vs salud, debido a que esto –además de revelar los verdaderos intereses de la derecha- debido a que le resta confianza a la gente: “En verdad estamos ante una crisis principal que es la sanitaria, porque amenaza la vida de la gente. Las medidas para salvarlos de esa crisis tienen consecuencias económicas que pueden ser catastróficas. Poner en el mismo nivel la salud, la vida y la economía no es una buena idea. El principal deber de quien nos gobierna es salvar la vida de los gobernados, sea una guerra, una epidemia o una catástrofe.”

¿Es esta problematización un llamado de atención honesto a Piñera para que priorice la vida del pueblo chileno. De ninguna manera. Se trata de un llamado de atención para pronunciar palabras menos “peligrosas” para la imagen de la derecha frente a la TV, para que de esta forma las llamas del estallido social se apaguen y puedan seguir reposando en los cómodos sillones del palacio de La Moneda.

Es así que el mismo Correa afirma que: “El gobierno ha ganado terreno y la oposición no. El gobierno, porque dirige la agenda en la medida en que dirige la estrategia para enfrentar el problema principal, la epidemia. Pero acompaña esta mayor fuerza con errores políticos inexplicables” como las “múltiples polémicas y excesos verbales” refiriéndose a las declaraciones de Jaime Mañalich, quien hasta el día de hoy espera mirando al cielo que el COVID-19 “se vuelva buena persona”.

Correa además afirma que el llamado de retorno a la normalidad no es una carta que debiese jugar la derecha, debido a que una de las principales demandas de la población, como lo es el plebiscito y la demanda de una verdadera asamblea constituyente, no se encuentran resueltas; es más, el plebiscito se aplazó mientras los Malls se abren: “No es consistente afirmar que podemos normalizar ahora, y sin embargo no podemos votar en octubre. Ambas afirmaciones no caben en una misma caja de zapatos. Las señales contradictorias generan desconfianza y esto es lo último y lo peor que puede ocurrir, cuando más confianza necesitamos y el Presidente está fuerte para suscitar la confianza”.

En definitiva se trata de una reflexión que busca realizar la derecha para dar un giro de timón de 180° para buscar recomponerse frente a un escenario que presenta cada vez mayores limitaciones para abrir rangos de recuperación de las figuras del oficialismo. Es decir, se encuentran profundamente presionados por la bomba de tiempo que es la crisis económica que hoy en día se encuentra azotando la economía estadounidense –uno de los principales socios comerciales del país después de China-, lo que le da menores rangos de reformas y concesiones, a la vez que menos tiempo para pararse del suelo.

Lo que busca jugarse la derecha es una nueva táctica comunicacional, y buscar cerrarle un poco la boca a Mañalich para que éste deje de meter la pata. Para que de esta forma la derecha pueda salir más airosa de la crisis que genera el COVID-19, para de esta forma buscar recuperar la confianza del pueblo chileno y que mágicamente todos los hechos del estallido social queden en el olvido.

Sin embargo, con lo que no cuenta la derecha es que la situación es más profunda de lo que creen –o al menos de lo que afirman públicamente-, debido a que el estallido social vino a poner sobre la mesa exigencias que se encuentran profundamente ligadas al régimen chileno, las cuales no pueden ser modificadas son una simple ley. Estamos hablando de pensiones, salarios, salud, educación, vivienda, y un largo etcétera. Pero a esto también se le debe añadir las cifras de desempleo que sólo suben y suben. El mismo Piñera afirmó que para el segundo trimestre las cifras de desempleo alcanzarían los dos dígitos. Y para qué hablar de toda esas familias que se encuentran con los contratos de trabajo suspendidos, sin recibir ninguna parte de sueldo y haciendo malabares para sobrevivir con el dinero de sus ahorros.

Chile es una bomba de tiempo. Y la derecha busca recomponerse para no ser pulverizados por un nuevo aliento de estallido social ¿Podrán lograr sus planes? Todo pareciera indicar que no.






Temas relacionados

debateplebiscito   /   Rebelión popular en Chile   /   Jaime Mañalich   /   Chile Vamos   /   Política Chile   /   Chile   /   Sebastián Piñera   /   Derecha chilena   /   Plebiscito   /   Opinión

Comentarios

DEJAR COMENTARIO