Política Chile

POLÍTICA

Los números que no le cierran a Piñera

Inicia el segundo año del segundo gobierno de Sebastián Piñera. Con cifras contundentes, el gobierno busca una nueva estrategia para superar su declive.

Felix Melita

Estudiante de Psicología Universidad de Antofagasta

Martes 9 de abril

El gobierno a la baja

Los tiempos mejores no llegaron ni tampoco parecieran anunciar su llegada. Con un Imacec inferior a lo presupuestado por el gobierno para el crecimiento económico, con un desempeño de éste calificado como el peor desde junio del año 2017, el gobierno baja 10 puntos en su aprobación, registrando una desaprobación del 51%.

Te puede interesar: No hay “Tiempos mejores”: economía no creció en febrero según Imacec

Es así que se evidencia la debilidad del gobierno en cuanto a hacerse de la mayoría de la aprobación de la población y de ambas cámaras. Situación agudizada por el descontento de las masas frente a la desilusión de la farsa de los llamados “Tiempos Mejores”, y por la presión de los grandes empresarios que comienzan a apurar al gobierno para que lleve adelante sus anheladas reformas laboral, tributaria y previsional.

Te puede interesar: Gobierno sigue cayendo en las encuestas

Frente a esto hay que considerar también el descontento abierto en la población no sólo con Carabineros, sino que también con el gobierno después del asesinato cobarde y encubierto del comunero mapuche Camilo Catrillanca. Además, la reciente movilización del 8 de marzo, en donde más de 400 mil personas salieron a las calles, cuestionando la violencia patriarcal de la cual este gobierno también es cómplice.

Movimientos sociales y desafíos futuros

Es así que se presenta un gran desafío para movimientos sociales como el de mujeres, el movimiento estudiantil y sobre todo la lucha de las y los trabajadores.
Frente a un año que el gobierno comienza con tropiezos, se hace necesaria una articulación que permita cerrarle el paso al gobierno y sus reformas.

En este sentido, uno de los elementos que reflejó la masiva movilización del 8 de marzo es que hay aún una gran fuerza por explorar que salió a las calles a movilizarse contra la violencia patriarcal y machista. Por lo que un gran desafío para todo quien se considere contrario a este gobierno y al sistema capitalista y patriarcal de conjunto, pasa por desarrollar una práctica política orientada a la propia unificación de estas luchas para enfrentar verdaderamente al gobierno y sus cómplices –entiéndase la policía corrupta y asesina, los empresarios, la derecha, la iglesia-.

Fuego contra...¿humo?

Es en este sentido que es primordial pensar qué estrategia debemos seguir para hacer frente a este gobierno, que no sólo conforme con precarizar la vida de las millones de personas que habitan en Chile, profundiza los pactos imperialistas con personajes como Macri, Bolsonaro, Guaidó y Donald Trump.

Por su parte, las fuerzas políticas que se reclaman ajenas al duopolio como el Frente Amplio y el Partido Comunista, se han centrado en la mera negociación parlamentaria y en las mesas de diálogo con la derecha y la exConcertación. En este sentido, no han dispuesto de ningún esfuerzo por organizar un paro nacional activo, desde las bases, con movilización en las calles entre trabajadores, mujeres, diversidad sexual y estudiantes contra el gobierno de Piñera y sus reformas.

En este mismo sentido, el paro convocado por la CUT, dirigida históricamente por Bárbara Figueroa, militante del Partido Comunista, sólo se ha conformado con realizar llamados por redes sociales al paro del 11 de abril, sin embargo, esto no lo han llevado de la mano con la discusión y organización en las asambleas de cada espacio de estudio y de trabajo, evidenciando que buscar hacer de éstas instancias hitos de presión para sus negociaciones en la cocina del Congreso.

Te puede interesar: Luchar contra los despidos es la forma de resistir unidos los ataques del gobierno

En tanto, el Frente Amplio que ha preferido votar para presidente de la Cámara Baja a un anti-aborto como Iván Flores (DC), en vez poner sus fuerzas en organizar un paro activo, con movilización y lucha a nivel nacional, por más que se proclamen “socialistas, feministas y libertarios”.

Para enfrentar al gobierno, que busca atacar a la juventud, a las mujeres y a la clase trabajadora, hace falta oponer una oposición enraizada en los trabajados y los centros de estudio, movilizada en las calles y con un plan unificado de luchas. Una práctica verdaderamente feminista socialista y anti-capitalista tiene que luchar de la mano de un programa que se proponga enfrentar y reducir al gobierno en las calles y no abrirle espacio en las infértiles tertulias parlamentarias.

Sólo con la propia auto-organización y la movilización podremos cerrarle el paso al gobierno y sus ataques. Si se encuentra alicaído, debemos aprovecharlo, y movilizarnos con un paro activo y de lucha a nivel nacional, superando a las oposiciones meramente parlamentarias y tibias.

Te puede interesar: Estudiantes y mujeres: ¡Podemos y tenemos que derrotar las reformas y ataques de la derecha!






Temas relacionados

Partido comunista Chile    /   Chile Vamos   /   Política Chile   /   Sebastián Piñera   /   Derecha chilena   /   Frente Amplio   /   Opinión

Comentarios

DEJAR COMENTARIO