Sociedad

MEDIO AMBIENTE

Más de 1000 hectáreas afectadas por incendios forestales

Comenzó el 2019 de la mano de grandes incendios forestales que vuelven a aquejar a los habitantes de las regiones del centro del país como Valparaíso y O’higgins. Esto no es nuevo, hace ya 2 años se vivió la última catástrofe de este tipo afectando a la misma zona, pero ¿Cuáles son los verdaderos responsables de estos fenómenos?

Lunes 7 de enero

Comenzó el 2019, y la zona central del país se ha visto considerablemente afectada, esto porque hasta la fecha se han visto afectadas 1285 hectáreas aproximadamente.

Según cifras de la Onemi entregadas en la mañana del sábado, hay un total de 26 incendios forestales registrados a nivel nacional, de los cuales 7 se encuentran activos, 10 están controlados y 9 fueron extinguidos.

En Limache, ubicado en la V región, según el último reporte de las autoridades municipales hay un total de 250 damnificados y 60 viviendas destruidas. Lo que da cuenta que frente a estos desastres naturales las personas más afectadas son los trabajadores rurales, agricultores y ganaderos, el pueblo pobre y la flora y la fauna del sector.

Ante esto la Fiscalía no descarta intervención de terceros, teniendo como principal responsable a la compañía CGE Distribución S.A. misma que el año 2017 fueron formalizados tras los mega-incendios ocurridos ese verano en Vichuquén y Licantén.

Justamente el 2017 fueron los grandes empresarios forestales los beneficiados con estos incendios, gracias al decreto 701 heredado de la dictadura de Pinochet, conocida como ley al “fomento forestal”. Con el objetivo en un comienzo de impulsar el desarrollo forestal e industrial.

La iniciativa implicaba una bonificación de un 75% para las plantaciones de pinos y eucaliptus, beneficio que era aprovechado por las grandes empresas como la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones (CMPC) del Grupo Matte y el Grupo Arauco de los Angelini.

Tras la implementación del decreto, los grandes grupos forestales al ser beneficiados por este, comenzaron paulatinamente a desaparecer los bosques nativos por medio de acusaciones de talas ilegales e incendios “sospechosos”.

Te puede interesar: Bosques que no son nuestros: el negocio forestal tras la ola de incendios

Frente a toda esta alarmante situación es necesario que el gobierno se haga cargo de este conflicto, a través de un gran plan preventivo de los incendios forestales, protegiendo así no sólo la flora y la fauna, sino que también la calidad de vida de todas las personas que viven en los alrededores.

Además este plan debe ir de la mano de la expropiación de las forestales, sin pago a los privados y que se compruebe que acuden a incendios para aumentar sus ganancias, y que éstas pasen a ser controladas por sus trabajadores y comunidades. Además de la derogación inmediata del Decreto 701.






Temas relacionados

Incendio forestal   /   Ecología y medioambiente   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO