Mundo Obrero Chile

PENSIONES

¿Privilegios?: Las enormes diferencias en pensiones de militares y el pueblo trabajador

Un duro contraste que no ha dejado a nadie indiferente, ha sido la investigación de la Fundación Sol. Entre varios datos, destaca que quienes se desempeñaron como Oficiales de las Fuerzas Armadas reciben una pensión promedio de $2 millones, en tanto, quienes jubilaron en el Cuadro Permanente de las ramas del ejército registran una jubilación promedio de $806 mil, en promedio, casi nueve veces más que un trabajador

Felipe Flores

Egresado de Derecho

Miércoles 4 de septiembre | 07:11

Este martes, un nuevo estudio de la Fundación Sol denominado “Pensiones por la fuerza: Resultados del sistema de pensiones de las Fuerzas Armadas y de Orden”, analizó el sistema de pensiones bajo el cual se jubilan los funcionarios de las 4 ramas del Ejército, Carabineros de Chile, Gendarmería y Policía de Investigaciones.

Dentro de sus conclusiones, el informe estableces una comparación entre el monto de las pensiones recibidas por los jubilados de las Fuerzas Armadas y de Orden, versus los civiles que han cotizado en el sistema de capitalización individual administrado por las AFP y los resultados fueron concluyentes: la pensión de antigüedad promedio de Dirección de Previsión de Carabineros de Chile (Dipreca) es casi 5 veces (4,8) mayor a la pensión de vejez edad promedio que pagan las AFP y las Compañías de Seguro. Brecha que llega a 5,9 si se compara con Gendarmería y 6,6 veces con investigaciones. En el caso de la Caja de Previsión de la Defensa Nacional (Capredena), esta brecha llega a 4,3 veces a nivel general y alcanza casi 9 veces si se compara con la pensión promedio que reciben los Oficiales.

Marco Kremerman, investigador de Fundación SOL y uno de los autores del estudio, señaló: “A diciembre de 2018, Capredena pagó 70.649 pensiones de retiro (modalidad análoga a las pensiones de vejez, por edad o anticipadas, pagadas por las AFP y Compañías de Seguro), y el monto promedio pagado fue de $972.354, registrándose diferencias bastante grandes entre estamentos”.

En el mismo sentido, Recaredo Gálvez, investigador de Fundación SOL y otro de los autores del estudio agregó: “En el caso de Dipreca, a diciembre de 2018 se registran 37.403 pensiones pagadas de antigüedad y el 75,5% se concentra en Carabineros, 11,8% en Investigaciones y 11,4% en Gendarmería. El monto promedio pagado fue de $1.085.708, observándose un valor mínimo en la institución de Carabineros con $982 mil y un máximo de $1.511.857 en Investigaciones. Para el caso de las mujeres, éstas registran una pensión promedio de antigüedad levemente mayor a la de los hombres”

La dictadura: el origen del desastre de la seguridad social de los trabajadores

Como sabemos, el 1 de mayo de 1981 en plena dictadura y a punta de fusil, se implantó en nuestro país un mercado de cuentas individuales forzoso, que obliga a los cotizantes a ahorrar el 10% de su remuneración imponible promedio en las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Pero esta impositiva medida, paradójicamente, solo fue aplicable a las y los trabajadores, ya que las Fuerzas Armadas no quisieron tomar los riesgos que la imposición de un sistema de cuentas individuales podría traer para sus miembros, manteniéndoles hasta el día de hoy un sistema de seguridad social privilegiado, que ningún trabajador chileno tiene derecho a reclamar. Por su puesto, que este trato discriminatorio fue presentado de manera engañosa a la población, asegurando incluso que jubilarían con el mismo monto de sus últimas remuneraciones.

En este orden, el estudio de Fundación SOL, expone algunos párrafos extraídos de las Actas secretas de la Junta Militar, y que corresponden a transcripciones de las discusiones que se dieron entre sus miembros y los ministros, unas semanas antes que se decidiera sustituir el sistema. En palabras del propio dictador Pinochet: “Esto puede ser una crítica incisa para nosotros (que las FFAA mantuvieran el sistema de seguridad social), así que hay que buscar otra fórmula que podrían redactar los señores abogados, porque de lo contrario esta ley traería repudio total”.

Así mismo, se cita el reportaje publicado por el periódico The Clinic el 22 de noviembre de 2018, el cual señala que el Comandante en jefe del Ejército, Ricardo Martínez en una alocución a 900 Oficiales en el Aula Magna de la Escuela Militar, expresa: “Uno tiene que ser estratega. El bien a cautelar son las pensiones. Las pensiones es algo que hay que cuidar con dientes y muelas, si es necesario alargar la carrera militar, para que prevalezca la esencia de las pensiones nuestras, hay que hacerlo”.

Pensiones de quien reprime, por el cielo. Y del que trabaja, por el suelo

Sobre esto, la investigación agrega que entre 2005 y 2018, las pensiones de retiro pagadas por CAPREDENA han aumentado un 27,6% en términos reales, pasando de $762.118 a $972.354 y la brecha entre las pensiones recibidas por el Cuadro Permanente y los Oficiales aumentó en casi $300 mil. Para el caso de DIPRECA, entre 2006 y 2018, las pensiones de antigüedad han aumentado un 32,9% en términos reales, pasando de $816.898 a $1.085.708. Mientras en Carabineros e Investigaciones se registra aumentos reales de 27,2% y 27,6% respectivamente, en Gendarmería el alza sería de 75,9%.

Dado que los funcionarios de las Fuerzas Armadas actualmente pueden optar a una pensión completa con 30 años de servicio y al derecho a obtener una pensión con un mínimo de 20 años de servicio, se estable una comparación con los pensionados por vejez edad de las AFP y Compañías de Seguro que cotizaron entre 25 y 30 años. “Si bien la brecha se reduce, esta sigue siendo muy grande; específicamente, los pensionados por antigüedad de Dipreca, reciben una jubilación 3,5 veces mayor y los pensionados por retiro de Capredena, reciben una jubilación 3,1 veces mayor”, agrega Kremerman.

Y es que el contraste es brutal: mientras el presupuesto vigente a junio de 2019, para financiar pensiones de Capredena y Dipreca aumentó un 4,7%, los recursos destinados al Pilar Solidario registran un alza de sólo 1,9%.

Finalizo Gálvez, “Si consideramos que para financiar a 1,5 millones de personas beneficiadas con el Pilar Solidario (a través de la Pensión Básica Solidaria y el Aporte Previsional Solidario) se destinaron casi 2 mil millones de dólares, se puede dimensionar la magnitud de los recursos gastados en las Fuerzas Armadas y de Orden”.

Terminar con las pensiones de hambre del pueblo trabajador y con los privilegios de las FFAA: una tarea urgente

Hoy la lucha por acabar con la desigualdad, sobre todo en materia de pensiones, está sobre la mesa. Desde la transición pactada en los 90, ninguna reforma posterior, cambió en lo absoluto el modelo de pensiones impuesto en la dictadura. Es más, tanto la concertación en su tiempo y Chile Vamos con Nueva Mayoría en los últimos años, ha profundizado y acrecentado la abismante diferencia de las pensiones de los milicos versus la de los trabajadores y trabajadoras.

Hoy más que nunca, urge avanzar hacia un nuevo sistema de seguridad social, que sepulte definitivamente el negocio de las AFP y todos los privilegios otorgados a las fuerzas represivas del Estado, pasando a un sistema público y solidario con financiamiento tripartito, bajo el control de los propios trabajadores, trabajadoras y usuarios.

Es inaceptable que políticos corruptos, junto con un pequeño grupo cuya función es la de reprimir a estudiantes, docentes, trabajadores y Mapuche, se aprovechen del Estado con beneficios y privilegios, mientras las grandes mayorías, luego de haberse explotado por sueldos de hambre sean condenados a una vejez de miseria.






Temas relacionados

AFP   /   Sistema de Pensiones   /   Pensiones   /   Mundo Obrero Chile   /   NO + AFP   /   Militares   /   Trabajadores

Comentarios

DEJAR COMENTARIO