Géneros y Sexualidades

BRASIL

"Ministerio de la Familia": Nueva cartera de Bolsonaro para su política homofóbica y misógina

A la cabeza del ministerio se encontrará el homofóbico pastor evangélico Magno Malta, quien durante el 2015, presidió el Frente Parlamentario Mixto en Defensa de la Familia Brasileña, teniendo la atención del presidente ultraderechista.

Edson Elgueta

Valparaíso, Chile

Viernes 2 de noviembre | 09:40

El fenómeno Jair Bolsonaro se ha instalado con fuerza. Y luego de su triunfo en el ballotage del pasado 28 de Octubre, ya comienzan a aparecer algunas de las distintas medidas que aplicará durante su gobierno, donde su terrorífica lista de ministros ha comenzado viralizarse por distintos medios y redes sociales.

Es así como a su futuro ministro de hacienda, el “Chicago Boy” Paulo Guedes, y al próximo ministro de justicia, el encargado del Impeachment a Dilma Russef, el juez Sergio Moro, se suma el pastor evangélico Magno Malta, quien se encontrará a la cabeza ni más ni menos que del “Ministerio de la Familia”, una cartera que creará el mismísimo presidente Bolsonaro, donde se ha señalado desde el medio Folha Do Sao Paulo, abarcaría áreas del desarrollo social y de los derechos humanos, aunque a simple vista uno se pregunta qué clase de vínculo podrían tener.

Al pastor evangélico Malta, se le ha reconocido por el contenido homofóbico de sus discursos como también su mensaje en contra de los derechos de las mujeres, al mismo tiempo de su negativa frente a la legalización de las drogas y el aborto legal, libre, seguro y gratuito.

"En tiempos de relativismo moral exacerbado, constará como pauta en la agenda ’progresista’ la relativización de la pedofilia también, como ocurrió recientemente en el movimiento pro-legalización de la marihuana. No digan que enloquecí o soy paranoico" fue una de las tantas frases señaladas por Malta, hace unos años.

La Iglesia evangélica como brazo de la ultraderecha

Los dos brazos en los que Bolsonaro ha buscado descansar su plan político, ha sido por una parte en la “familia militar” y, por otra, en la “religión”.

Sin duda la Iglesia evangélica viene durante los últimos años instalándose como un interlocutor entre los gobiernos burgueses, y su base militante, promotora de medidas reaccionarias como el “Salven las dos vidas”, una política en contraposición al derecho por el aborto legal. Así también, en contra de la ley de Identidad de Género o la restricción a la educación sexual en los colegios.

En Chile pudimos visualizarlo concretamente el pasado domingo 28 de Octubre, en la denominada “Marcha por Jesús”, que concentró a unos 3 mil adherentes, incluyendo a militantes de la agrupación nacionalista, y ultraderechista “Movimiento Social Patriota”, siendo escoltados por Carabineros, y produciéndose una serie de incidentes durante el trayecto de la marcha.

Esto demuestra que como en Brasil, en Chile los líderes y seguidores de la política misógina, homofóbica y en contra de las libertades democráticas del pueblo trabajador, de la Iglesia Evangélica se han posicionado de manera importante, por medio de alianzas incluso en la superestructura política que es el parlamento, donde por medio de la denominada bancada cristiana, han impulsado una línea conservadora en función de defender la “familia”. Incluso hoy existen fricciones entre diputados de la bancada, y el gobierno a quienes incluso acusan de traición, frente al impulso medidas legislativas como la Ley de Identidad de Género, lo cual ha comenzado a generar un puente entre su política y la apuesta programática del ultraderechista José Antonio Kast, que ha venido participando de diversas actividades desarrolladas por estos sectores.

El triunfo de la extremaderecha en Brasil, alienta a los sectores conservadores más recalcitrantes, donde buscan atacar al conjunto de la izquierda y sectores populares, coartando y liquidando derechos democráticos para instalar su agenda política y económica, que no es otra cosa que la implementación de una política neoliberal, con peso en los valores más reaccionarios de la sociedad burguesa “la patria” y “la familia”. Sin embargo esta polarización, ha mostrado que existe un sector importante de la población, dispuesto a luchar en las calles, y a organizarse en sus lugares de estudio, trabajo, poblaciones y comunidades contra estas nuevas variantes que alertan sobre un nuevo periodo para América Latina. Bajo esa base, pareciera poder apoyarse en una alternativa que defienda los derechos ya conquistados por las luchas históricas del pueblo trabajador.






Temas relacionados

Jair Bolsonaro   /   misoginia   /   Aborto legal, seguro y gratuito   /   Iglesia evangélica   /   Homofobia   /   Aborto   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO